¿Qué son los terrores nocturnos?

Qué son los terrores nocturnos

Imagen tomada de MorgueFile.com

Son las 2 de la madrugada. En el silencio de la noche, Alonso de 3 años, comienza a gritar y a llorar angustiado. Los padres se sobresaltan y acuden rápidamente a la habitación del niño ante los gritos de pavor. Al llegar encienden la luz, lo encuentran incorporado en la cama, con los ojos abiertos y vidriosos y que no se percata de la presencia de sus padres. Intentan consolarlo y hablarle, pero sus intentos son inútiles:  Alonso no responde, continúa gritando. A los pocos minutos el niño se vuelve a dormir como si nada hubiera ocurrido. Los padres sobresaltados e impresionados por los gritos de su hijo, ya no consiguen conciliar el sueño en toda la noche. A la mañana siguiente, acuden a preguntarle, pero Alonso no se acuerda de nada.

El hecho que he descrito corresponde a un episodio típico de terrores nocturnos. Suelen ocurrir en la primera mitad de la noche, el niño o la niña parece que se despierta gritando o llorando. Los intentos de los padres para tranquilizarlo o consolarlo son inútiles, porque en realidad el niño se encuentra en una fase profunda del sueño.

Las medidas que generalmente se pueden tomar para tratar los terrores nocturnos son:

1º. En primer lugar, es un fenómeno frecuente entre los niños hasta los 7 años y no tiene, en principio ningún carácter dañino.

2º. Piensen que el niño está profundamente dormido y que en realidad no le está pasando nada. Pueden intentar tranquilizarlo, pero esto no resultará eficaz. Sí es importante que no traten de despertarlo. Dado que está en una fase profunda de sueño de sobresaltaría en exceso y estaría totalmente desorientado.

3º.  Intenten que no llegue excesivamente cansado a la hora de dormir. En algunos casos, una pequeña siesta de 45 minutos puede evitar un sueño excesivamente profundo.

4º. Solo es necesario consultar con un especialista si los episodios son demasiado frecuentes (varios a la semana) y/o le impiden realizar ciertas actividades propias de su edad, como ir de excursión o dormir fuera de cada.

Generalmente, los terrores nocturnos desaparecen en la adolescencia.  Si desean ampliar la información les recomiendo mi libro “El sueño infantil y sus dificultades”, de la Editorial Grupo Gesfomedia.

Jesús Jarque García

Puedes seguirme también en las redes sociales

Facebook Twitter Google+ 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Completa la operación matemática * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.