El teléfono móvil ¿ha mejorado nuestra comunicación?

 

ha-mejorado-el-telefono-movil-la-calidad-de-nuestra-comunicacion

Imagen tomada de Moguefile.com

Hace aproximadamente algo más de diez años, eran muy pocos los que disponían de teléfono móvil o celular. Muchos hemos vivido la mayoría de nuestra vida sin móvil, hoy no podemos vivir sin él. La extensión de este aparato es imparable y cada día surgen nuevas posibilidades de comunicación, de mensajería… el proceso de expansión cada vez va a más. Pero me cuestiono: ¿ha mejorado nuestra comunicación? Sin duda que ha aumentado la cantidad, ¿pero son nuestras comunicaciones de calidad? En una serie de entradas que iré publicando quiero compartir mi reflexión sobre el tema y los retos que a la familia y profesionales de la educación plantea.

Algunas escenas

En este primer artículo me voy a centrar en algunas escenas que suelo contemplar relacionadas con el uso del móvil.

1. Chicos que se reunen pero no conversan

Es fácil encontrar a un grupo de niños o de adolescentes sentados en el banco de cualquier parque o en los recreos, cada uno con su móvil más o menos sofisticado. No están hablando entre ellos, cada uno está pendiente de su pantalla escribiéndose con aquellos que no han acudido a la reunión. Pueden pasar horas, sin dirigir una sola palabra al amigo que tienen al lado.

Curiosamente ignoran al que tienen al lado y prefieren hablar con el que está al otro lado de la pantalla.

3. Parejas que hablan con terceros

Otra escena frecuente es encontrarse parejas sentadas en una cafetería o paseando, cada una con su teléfono móvil hablando o escribiendo mensajes a un tercero, pero no hablan entre ellos.

Otras parejas suelen comunicarse más a través del móvil que cara a cara.

4. Llamadas que interrumpen

La tercera escena reconozco que no me agrada cuando la vivo, me parece repulsivo, y hasta de mala educación. Es aquella en la que estás hablando con alguien a la que constantemente le está sonando su teléfono: llamadas, mensajes… no es solo la interrupción a nuestra conversación que pierde dinamismo, es que la persona que entra siempre tiene la preferencia sobre la persona que está. En realidad no sé para qué intenta hablar conmigo. En el trabajo me ocurre a menudo; me estoy planteando poner un cartel en el despacho de “por favor, apague su teléfono“.

5. El teléfono no prepara la comunicación

La última escena, suelo verla en los trenes, autobuses, gente que camina… Alguien llama a casa para decir que ya está llegando. Se supone que es una llamada que prepara a una comunicación posterior, cuando se produzca el encuento. Sin embargo, no es una  preparación a la comunicación, sino que la sustituye: después no habrá más comunicación.

Son cuatro escenas relacionadas con esta comunicación virtual: jóvenes que se juntan no para conversar entre ellos, sino para hacerlo de forma virtual con los que no están; parejas que usan el móvil cuando están juntos; los que no paran de atender mensajes y llamadas cuando están hablando con una persona que tienen delante; y la llamada que no prepara la comunicación sino que la sustituye.

En próximas entradas seguiré abordando la cuestión con otros aspectos: “los inconvenientes” de la comunicación interpersonal y las “ventajas” de la comunicación teléfonica.

Jesús Jarque García

Puedes seguirme también en las redes sociales

Facebook Twitter Google+ 

23 comments on “El teléfono móvil ¿ha mejorado nuestra comunicación?

  • Amigo Jesús… buen tema, sí señor.
    Seré un bicho raro o una especie en extinción,pero nunca me ha gustado el móvil, siempre lo rechacé y cuando me regalaron uno… no lo usaba… porque no quería. Quien me lo regaló lo hizo para estar seguro de poderme localizar en cualquier momento y lugar.
    ¿Por qué nunca lo quise conmigo?, por la misma razón que ahora mismo (sigo sin móvil ya que ése que me regalaron lo di de baja hace un par de años): no lo quiero conmigo en parte porque realmente nolo necesito, en segundo lugar porque no quiero que nadie me localice en cualquier lugar ni a cualquier momento sin más y en tercer lugar por estas razones que expresas tan claramente (sobre todo cuando ya he visto los efectos que produce en quien al movil vive pegado).
    No onbstante… es una relaidad y en relación con la educación de los hijos y también en relación con el alumnado… lo hemos de valorar: no se trata de evitarlo -como hago yoconmigo mismo- sino de EDUCAR adecuadamente su uso, és es nuestro reto.
    ¡Un abrazo! y gracias por este análisis que aunque sencillo es muy certero.

    Reply
    • Gracias Santi por tu comentario: no eres un bicho raro, conozco a bastante gente que no tiene móvil, aunque efectivamente es una minoría.
      En el caso de los niños y jóvenes no lo vamos a evitar, es algo que está ahí, pero sí es un reto para los educadores ¿verdad?

      Reply
  • Amigo Jesús… buen tema, sí señor.
    Seré un bicho raro o una especie en extinción,pero nunca me ha gustado el móvil, siempre lo rechacé y cuando me regalaron uno… no lo usaba… porque no quería. Quien me lo regaló lo hizo para estar seguro de poderme localizar en cualquier momento y lugar.
    ¿Por qué nunca lo quise conmigo?, por la misma razón que ahora mismo (sigo sin móvil ya que ése que me regalaron lo di de baja hace un par de años): no lo quiero conmigo en parte porque realmente nolo necesito, en segundo lugar porque no quiero que nadie me localice en cualquier lugar ni a cualquier momento sin más y en tercer lugar por estas razones que expresas tan claramente (sobre todo cuando ya he visto los efectos que produce en quien al movil vive pegado).
    No onbstante… es una relaidad y en relación con la educación de los hijos y también en relación con el alumnado… lo hemos de valorar: no se trata de evitarlo -como hago yoconmigo mismo- sino de EDUCAR adecuadamente su uso, és es nuestro reto.
    ¡Un abrazo! y gracias por este análisis que aunque sencillo es muy certero.

    Reply
    • Gracias Santi por tu comentario: no eres un bicho raro, conozco a bastante gente que no tiene móvil, aunque efectivamente es una minoría.
      En el caso de los niños y jóvenes no lo vamos a evitar, es algo que está ahí, pero sí es un reto para los educadores ¿verdad?

      Reply
  • Amigo Jesús… buen tema, sí señor.
    Seré un bicho raro o una especie en extinción,pero nunca me ha gustado el móvil, siempre lo rechacé y cuando me regalaron uno… no lo usaba… porque no quería. Quien me lo regaló lo hizo para estar seguro de poderme localizar en cualquier momento y lugar.
    ¿Por qué nunca lo quise conmigo?, por la misma razón que ahora mismo (sigo sin móvil ya que ése que me regalaron lo di de baja hace un par de años): no lo quiero conmigo en parte porque realmente nolo necesito, en segundo lugar porque no quiero que nadie me localice en cualquier lugar ni a cualquier momento sin más y en tercer lugar por estas razones que expresas tan claramente (sobre todo cuando ya he visto los efectos que produce en quien al movil vive pegado).
    No onbstante… es una relaidad y en relación con la educación de los hijos y también en relación con el alumnado… lo hemos de valorar: no se trata de evitarlo -como hago yoconmigo mismo- sino de EDUCAR adecuadamente su uso, és es nuestro reto.
    ¡Un abrazo! y gracias por este análisis que aunque sencillo es muy certero.

    Reply
    • Gracias Santi por tu comentario: no eres un bicho raro, conozco a bastante gente que no tiene móvil, aunque efectivamente es una minoría.
      En el caso de los niños y jóvenes no lo vamos a evitar, es algo que está ahí, pero sí es un reto para los educadores ¿verdad?

      Reply
  • jkarloiglesias says:

    En los países y sociedades pobres y subdesarolladas es un crimen vender móviles en la calle o a domicilio cuando la gente no tiene para comprar comida. En El Salvador la mayoría tiene “móvil” gracias a la publicidad y el avance del consumismo pero esa mayoría no tiene para la escuela de su hijo(a).

    Reply
  • jkarloiglesias says:

    En los países y sociedades pobres y subdesarolladas es un crimen vender móviles en la calle o a domicilio cuando la gente no tiene para comprar comida. En El Salvador la mayoría tiene “móvil” gracias a la publicidad y el avance del consumismo pero esa mayoría no tiene para la escuela de su hijo(a).

    Reply
  • jkarloiglesias says:

    En los países y sociedades pobres y subdesarolladas es un crimen vender móviles en la calle o a domicilio cuando la gente no tiene para comprar comida. En El Salvador la mayoría tiene “móvil” gracias a la publicidad y el avance del consumismo pero esa mayoría no tiene para la escuela de su hijo(a).

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Completa la operación matemática * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.