Se porta mal en el tren

Se porta mal en el tren

Imagen tomada de MorgueFile.com

Con cierta frecuencia tenemos que viajar en tren. El viaje suele durar unas dos horas y siempre nos encontramos con el mismo problema: nuestro hijo de 5 años se portan muy mal: enseguida se cansa, no para de preguntar cuándo llegamos, corre por los pasillos y molesta a los demás viajeros: ¿Qué podemos hacer?”

Se trata de un problema relativamente frecuente  que yo, que también viajo en tren con frecuencia, padezco como viajero. Les propongo una serie de medidas sencillas que pueden aplicarse a otras situaciones, como acudir a la consulta del médico e incluso, los viajes en coche:

1º. Efectivamente dos horas de viaje es demasiado tiempo para un niño. Pretender que esté todo el trayecto sentado y en silencio no solo no es realista, sino que en la mayoría de los casos, es casi imposible.

2º. Explíquenle que no van solos en el vagón, que hay otras personas y que por ese motivo, el comportamiento debe ser diferente al que tenemos en casa: hay que hablar en voz baja, no gritar, tenemos que tener cuidado de no manchar si bebemos o comemos y no podemos correr por los pasillos porque molestaríamos. Eso es mejor que amenazarlo o asustarlo con mentiras como que “viene la policía o el revisor“.

3º. Vayan preparados para el viaje. Lleven consigo diferentes actividades y utensilios que puedan entretener al niño durante el viaje: varios cuentos, algunos juguetes sencillos, unos lápices de colores y hojas para pintar. Algunos padres utilizan un DVD portátil para que el niño pueda ver una película o algunos videos de cuentos o canciones. ¡Eso sí! lleven auriculares para no molestar a los demás pasajeros.

4º. No saquen todas las actividades de golpe.  Intenten utilizar el viaje para hablar con el niño, enseñarle el paisaje, nombrarle las cosas que ven. De vez en cuando saquen algún material del que han preparado. Cuando se canse, esperen un poco, no saquen más cosas inmediatamente.

5º. Antes de que el niño se empiece a portal mal den un pequeño paseo por los pasillos hasta la plataforma para que pueda cambiar de postura y andar.

6º. Si el trayecto lo realizan con frecuencia, pueden recordarle algunos puntos para que tenga una referencia del tiempo restante: por ejemplo, algunas estaciones o elementos del paisaje: “fíjate, ya hemos cruzado el río; después tenemos que pasar por el pueblo de la chimenea y ya llegamos…”

7º. Enséñele a pedir disculpas. También es necesario que el niño aprenda a pedir disculpas si molesta a otros viajeros. Los padres son los primeros en dar ejemplo, disculpándose si el niño les molesta y diciéndole: “pídele disculpas a la señora por el pisotón que le has dado“. No solamente es una forma directa de educarle, sino que esto hará que los acompañantes del viaje sean también más comprensivos con el niño.

8º. Refuercen su buen comportamiento con elogios. A la llegada, díganle lo bien que se ha portado y lo orgullosos que están de él. Hagan este comentario a los familiares o amigos que vean en el destino.

Creo que son suficientes. Seguro que muchos de los que leen este Blog tienen anécdotas al respecto y sobretodo, otro trucos que les han dado resultado; les animo a compartirlos con los demás. Hasta entonces… ¡buen viaje!

Jesús Jarque García

Puedes seguirme también en las redes sociales

Facebook Twitter Google+ 

4 comments on “Se porta mal en el tren

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Completa la operación matemática * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.