Pautas para padres separados

 

Pautas para padres separados

Imagen tomada de MorgueFile.com

El final de las relaciones de pareja, salvo contadas excepciones, es un momento doloroso, precedido casi siempre de tensiones, hostilidad y disputas de las que el hijo o la hija es testigo. Es el punto final de un proyecto de vida que se inició con amor e ilusión.

Sin embargo, al terminar la relación se deja de ser pareja, pero cada uno de sus miembros seguirá para siempre siendo el padre y la madre de su hijo.

Suele ser habitual que en alguno de los miembros permanezcan sentimientos negativos de odio, venganza y rencor. Con esos sentimientos la tentación suele ser utilizar al hijo o a la hija como arma arrojadiza e instrumento para atacar a la expareja. Expresiones como “no volverás a ver a tu hijo“, o similares, van en esa línea.

Pero no lo olvide, cuando se actúa de esa manera, la primera y principal víctima es el propio hijo o hija, por ello, no lo utilice.

La separación vista desde los ojos del niño

La separación de la pareja es vista de manera diferente de la perspectiva del hijo:

1º. Él comprueba que papá y mamá han dejado de quererse y en su interior surge la duda: “¿dejarán de quererme a mí también?”

2º. Desde su perspectiva siguen siendo su papá y su mamá, los querrá y admirará por igual y necesitará de ambos en la misma medida. Si alguien habla mal de uno de ellos será doloroso para él, si además lo hace uno de sus progenitores, todavía más.

3º. Es frecuente que aparezcan en el niño sentimientos de culpa. Creerá que él es la causa de que la pareja se haya roto.

¿Qué pautas se pueden seguir?

Cada pareja es un caso particular. De todas formas aquí les ofrezco unas pautas básicas de actuación que como mínimo deberían mantener por el bienestar psicológico del niño o niña:

1º. Explicarle la situación de manera conjunta.

Siempre que sea posible, es necesario que la pareja, de manera conjunta, le explique cómo queda la situación: “papá y mamá vamos a dejar de vivir juntos, pero te vamos a seguir queriendo igual y seguiremos cuidándote…”

2º. Eliminar esperanzas de reconciliación.

Deben dejarle claro que la pareja se ha roto para siempre y no alimentar ninguna falsa esperanza de reconciliación.

3º. Eliminar sentimientos de culpa.

Deben dejarle muy claro que es una decisión que toma la pareja, como personas mayores, que él está totalmente al margen y que no ha tenido nada que ver.

4º. Favorecer la relación y comunicación.

Si de verdad quieren al hijo o a la hija y desean que este trance tenga el menor impacto posible, deben favorecer la relación y comunicación con papá, mamá, los abuelos, tíos, etc. Es algo que necesitan estos parientes, pero sobre todo lo necesita el niño o la niña.

5º. No hablar mal de la expareja.

Desde la perspectiva del niño siguen siendo su padre y su madre. Los comentarios negativos sobre estos resultarán especialmente dolorosos. Si es necesario, aleccionen a los abuelos y familiares para que cumplan esta norma.

6º. No trate de sonsacarle información.

Tratar de sonsacar información de la expareja puede ser especialmente dañino para el niño. Le obliga a tomar partido por una de las partes y aumenta los sentimientos de culpa y traición hacia uno de sus progenitores.

7º. Consensuar y mantener normas básicas.

En la medida de lo posible deben acordar unas normas básicas respecto a comportamiento, estudios, hábitos… y mantenerlas. Que uno de los progenitores sea exigente y otro todo lo contrario, tampoco favorece la educación del niño.

8º. Mantenga informado o informada a la expareja.

Como padre o madre que son tienen derecho a estar informados de la vida del niño y de sus acontecimientos vitales. Hoy en día no tenemos excusa para informar con los medios que tenemos a nuestro alcance: telefonía, correo electrónico, SMS… Informe de las revisiones médicas, si cae enfermo, de las calificaciones escolares, de sus estudios, de las actividades de tiempo libre…

9º. No trate de comprar al niño o niña.

Tratar de ganar el afecto o el reconocimiento del niño con regalos o similares suele ser contraproducente a medio plazo. Peor aún si con ello trata de compensar otras actitudes que debería mantener como padre o madre. En poco tiempo descubrirá la estrategia y simplemente se valdrá de ella para chantajearlo.

10º. Consejo final.

Como padre o madre, su hijo lo que necesita de usted es que le preste atención, que le dedique tiempo, que se implique en su vida y sus intereses, que pueda presumir de usted, que sea respetuoso con él y con su expareja, que le exija y que lo siga queriendo y amando.

Jesús Jarque García

Puedes seguirme también en las redes sociales

Facebook Twitter Google+ 

14 comments on “Pautas para padres separados

  • Hola Jesus, soy Trabajadora Social, te agradezco que hayas introducido esta entrada, me será muy útil para un caso de separación con el que estoy trabajando en estos momentos, les haré llegar estas pautas, las repasaremos para intentar llegar a un acuerdo, aunque siempre recomiendo para un mejor asesoramiento en temas de separación de pareja los centro de orientacion y mediación familiar.
    Te agradezco tu labor, espero leerte por mucho tiempo. Nos ayudas mucho a padres y a profesionales.

    Reply
    • Gracias Ana por tu comentario. Está muy bien que hagas referencia a los centros de Orientación y Mediación Familiar. No sé si existen en todas la comunidades autónomas, pero es un recurso poco conocido entre los que nos movemos en el ambiente escolar y la verdad es que, he descubierto que hacen una importante labor.

      Reply
  • Estimado Jesús no se te escapa detalle en la maravillosa labor de educar a los niños, para hacerlo bien lo primero es aceptarles y quererles como a nuestros propios hijos. Y sólo podremos ayudarles y sacar lo mejor de ellos si conocemos y mejoramos su entorno familiar, y siempre con extrema delicaeza con el animo de ayudarles, lo conseguiremos para nuestros alumnos.
    Un abrazo y te seguimos!!!!
    Piedad.

    Reply
  • María José Cifuentes says:

    Por experiencia propia recomiendo no sentirnos responsables o culpables de cada cosa que hagan nuestros hijos, disfrutar de ellos viendo como toman sus propias decisiones e intentar no tanto guiarles como orientarles.

    Reply
  • María José Cifuentes says:

    Por experiencia propia recomiendo no sentirnos responsables o culpables de cada cosa que hagan nuestros hijos, disfrutar de ellos viendo como toman sus propias decisiones e intentar no tanto guiarles como orientarles.

    Reply
  • Fabiola Figueroa says:

    Jesús yo quiero aprovechar para felicitarte y agradecerte por el excelente material que compartes con nosotros, a mi me resulta de mucha mucha utilidad en mi trabajo desde el Departamento de Consejería Estudiantil. Éxitos en tu labor, sigue adelante con todo el empeño y dedicación, Dios te bendiga e ilumine, y no dejes por favor de compartir tu trabajo. GRACIAS

    Reply
  • Fabiola Figueroa says:

    Jesús yo quiero aprovechar para felicitarte y agradecerte por el excelente material que compartes con nosotros, a mi me resulta de mucha mucha utilidad en mi trabajo desde el Departamento de Consejería Estudiantil. Éxitos en tu labor, sigue adelante con todo el empeño y dedicación, Dios te bendiga e ilumine, y no dejes por favor de compartir tu trabajo. GRACIAS

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Completa la operación matemática * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.