El lado bueno de las cosas

El lado bueno de las cosasHace unos días estuve viendo en el cine la película “El lado bueno de las cosas”. Hacía tiempo que no visitaba una sala y tanto el título como la crítica que ha recibido la hacían atractiva.

No voy a revelar nada del contenido por aquellos que la queréis ver, pero sí quiero compartir algunos  aspectos que me han llamado la atención y que me sirven de pretexto para hablar de algunas cuestiones que quería comentar.

Las enseñanzas de el lado bueno de las cosas

Pastillas para la pena

Desde mi punto de vista se trata el tema del exceso de fármacos, no ya en los trastornos mentales, sino ante cualquier desajuste del ánimo. Estamos llegando a un punto en el que casi todos los contratiempos que forman parte de la dinámica de la vida y que nos pueden producir pena, dolor o sufrimiento, son tratados como problemas psiquiátricos que se alivian “ tomando la medicación”.

Resulta que muchos de esos problemas se empiezan a solucionar, de manera natural, cuando su curso normal los conduce a la solución y las personas tienen nuevas metas e ilusiones.

No es que esté en contra de la medicación, pero creo que hay un abuso de “pastillas contra el dolor del alma” en nuestra sociedad: no tenemos capacidad de tolerar el mínimo sufrimiento.

De tal palo, tal astilla

Es un refrán castellano que resume muy bien el tema de la herencia, los modelos familiares, etc. Es otra cuestión que aparece en la película: los modelos familiares, y también su influencia en los problemas mentales.

No sé si es el eterno dilema entre herencia y ambiente, si es la genética o el ejemplo de los padres, pero muchos de esas llamadas conductas inadecuadas, desviadas, enfermizas, anormales… son en gran medida fruto de una exposición continua a un modelo inadecuado. El ejemplo, nuevamente, es una pauta educativa clave.

El niño está mal, pero sus padres están peor”, podía ser la conclusión. ¿Verdad que os suena?

Excelsior

La tercera idea, es ese buen sabor de boca con el que abandonas la sala de cine: “el lado bueno de las cosas”. Es esa filosofía tan fácil de ver cuando todo va bien y todo ha pasado, pero que se hace invisible y no creíble en los momentos difíciles.

Qué bueno sería que con nuestros hijos, en lugar de salir constantemente al quite de cualquier contratiempo, del exceso de sobreprotección, de conceder cualquiera de sus caprichos y deseos antes de que los pidan, les enseñáramos a ver el lado bueno de las cosas y en los contratiempos y momentos difíciles enseñarles a levantarnos, a volver a ascender, a retomar el vuelo como las águilas de Filadelfia.

Jesús Jarque García

Puedes seguirme también en las redes sociales

Facebook Twitter Google+ 

9 comments on “El lado bueno de las cosas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Completa la operación matemática * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.