Dice mentiras

Niño con malestar por haber mentido

Imagen tomada de Morguefile.com

Casi todos los niños mienten alguna vez; algunos lo hacen con más frecuencia y esto preocupa a sus padres y educadores. En esta entrada trataré de facilitar unas pautas para tratar este problema.

En qué consiste el problema

Las mentiras suelen depender de la edad. Los pequeños dicen mentiras del tipo “mañana es mi cumpleaños”.

En otros casos niegan lo evidente: acaban de pintar la pared o romper algo y cuando los padres le preguntan lo niegan

Cuando son mayores, especialmente a partir de los 10 u 11 años, pueden empezar a decir algo distinto a lo que realmente ha ocurrido o han hecho. Por ejemplo, mentir sobre hechos que han ocurrido en el colegio o en casa: decir que “no tienen deberes o nada que estudiar“, o decir que no pudieron preparar el examen porque estuvieron enfermos, cuando en realidad no fue así.

Los casos más graves que no vamos a tratar en esta entrada se refieren a culpar a otros, calumniar, dar falso testimonio o la mentira patológica, por otro lado, poco frecuentes en las edades que tratamos.

Por qué mienten

1º. Los pequeños, 3 – 4 años

Los niños más pequeños, 3 o 4 años, confunden el deseo con la realidad, por eso hacen afirmaciones que en realidad no son falsas, son la expresión de deseos: “mi padre me va a comprar una bici mañana“.

2º. De 3 a 5 años

En esas edades, 3 a 5 años, la mentira es utilizada como forma de agradar a los adultos de referencia (familia y educadores) o como forma de no enfadarlos. Por eso mienten aunque sean pillados “con las manos en la masa”.

3º. A partir de los 4 años

A partir de los 4 años, aproximadamente, la mentira es un mecanismo de defensa o de evitación de situaciones: normalmente evitar un castigo, disimular ignorancia, eludir una responsabilidad, conseguir algo o parecer mejor. Esta es la causa más frecuente de la mentira.

Comportamiento inadecuado

La mentira es un comportamiento inadecuado que surge de manera natural en los niños y que hay que enseñarles a corregir.

Principalmente merma y resta confianza: si eres mentiroso no se fiarán de tí y a medio plazo pierdes credibilidad. La confianza es uno de los pilares en las relaciones humanas comenzando por las personas más cercanas: padres, hermanos, educadores…

Cómo abordar las mentiras de los niños

Estos son los pasos para tratar este problema:

1º. Diferenciar entre verdad y mentira

El primer paso es enseñarles con ejemplos prácticos la diferencia entre decir la verdad y mentir, entre la realidad y la ficción.

Podemos hablar con el niño y decir: “ahora yo estoy hablando contigo, eso es verdad y si yo digo que ahora estoy en la calle, estoy diciendo una mentira”. Jugar a “esto es verdad y esto es mentira“, puede servir con los más pequeños.

2º. El valor de la verdad

Después hay que enseñarle las consecuencias negativas de mentir y por tanto, el valor de decir la verdad. En los niños pequeños, hasta los 7 años, el cuento “El pastor mentiroso es un instrumento impecable para enseñarles las consecuencias de mentir.

También se les puede explicar la importancia de la confianza y credibilidad y cómo la mentira merma esos dos valores.

3º. Dar ejemplo positivo

Ya saben que los niños aprenden por imitación: dé buen ejemplo en este sentido.

Si usted utiliza la mentira el niño quedará desconcertado. Creo que no es necesario insistir en este aspecto: si ustedes como padres mienten, su hijo lo descubrirá y no tendrán argumentos para corregirle.

4º. Adoptar medidas adiccionales

Además de las tres pautas anteriores si el niño o la niña continúa mintiendo debe adoptar medidas. Si la mentira acompañaba a un mal comportamiento, debe adoptar medias sobre el mal comportamiento y adiccionales por mentir.

Las medidas deben ser proporcionales y las más adecuadas para esto es la retirada de privilegios.

5º. Si entra en una dinámica de mentiras

Algunos adolescentes y también preadolescentes (11 – 12 años) entran en una dinámica de mentiras, normalmente relacionadas con los estudios, los amigos, el uso del tiempo libre.  Si comienzan a ser habituales debe tomar otro tipo de medidas:

– En primer lugar, no sea ingenuo y no se deje engañar. Para eso tendrá que hacer un pequeño sobre esfuerzo y mantenerse informado y contrastar la información que su hijo le aporte. Si le reprocha su falta de confianza, puede explicarle que es consecuencia de su conducta y que tendrá que ganarla de nuevo.

Sea contundente y adopte medidas del tipo “retirada de privilegios” por este comportamiento. En este aspecto es importante no ceder hasta que la confianza quede de nuevo más que demostrada.

Cuando se habla de retirada de privilegios me refiero a retirar temporalmente algunos objetos o actividades atrayentes para el chico. El tiempo de retirada, irá de menos a más. Se puede comenzar por una tarde, un día, dos días… en preadolescentes reducir el tiempo de dedicación al ordenador, restringir las salidas, la “paga semanal”, el uso del móvil, pueden ser empleados en la retirada de privilegios.

No rompa la comunicación. Aunque suelen ser momentos tensos, es conveniente mantener la comunicación y el diálogo cuando se den las condiciones adecuadas para ello. Esta tendrá que abordar las causas de las mentira, cómo actuarán los padres si dice la verdad y sobre la necesidad de recuperar la confianza.

Busque apoyos. En estas situaciones es clave que la pareja se mantenga unida y que el niño reciba el mismo mensaje de ambos. También es clave buscar el apoyo de otras personas implicadas: tutores, orientador escolar…

Resumiendo, las pautas a seguir son:

  1. Diferenciar entre verdad y mentira
  2. Enseñar el valor de la verdad
  3. Dar ejemplo positivo
  4. Adoptar medidas adiccionales
  5. Si entra en una dinámica de mentiras, contrastar la información, adoptar medidas de retirada de privilegios, no romper la comunicación y buscar apoyos.

Jesús Jarque García

Puedes seguirme también en las redes sociales

Facebook Twitter Google+ 

20 comments on “Dice mentiras

  • Este artículo me parece muy bueno, seguro q a muchos educadores les puede venir muy bien y muchos padres deberían leer esto todos los días y a todas horas para q no se les olvide q sus hijos tb saben mentir.Saludos y gracias por vuestro trabajo!.

    Reply
    • Estimada Blanca, gracias por su participación. Sí es buena idea lo que dice, algunos profes y educadores, imprimen las entradas y las entregan a las familias si lo creen interesante, no es mala idea.

      Reply
  • Muy buenas las estrategias para poder entender y comprender a los niños!!!
    Ellos nacen sanos! Cuidemos el entorno para que se desenvuelvan, estableciendo relaciones sociales que los enriquezcan diariamente!

    Reply
  • Yo también he necesitado jugar/trabajar con mi hija para diferenciar entre broma y mentira. Tiene 4 años y todo lo que no era verdad, ella decía que “es una broma”. Tuvimos que enseñarle que una hace gracia a todos y la otra no…algo difícil, pero necesario.
    Gracias por el blog!

    Reply
  • Buenos dias Jesus, ¿hasta cuando se pueden considerar una etapa normal del desarrollo del niño?, mi hijo tiene 3 años recien cumplidos y esta con el “mañana es mu cumple” y algunas cosas más como “me ha pegado la prima” sin que sea cierto.

    Reply
    • Estimada Elena, como explico en la entrada, la conducta de tu hijo parece ser habitual en su edad. La normalidad es un concepto estadístico, lo que hace un porcentaje significativo de la población. Aún así, hay otro porcentaje que siendo “normal” se sale de esta pauta.

      Reply
  • Estimada Elena, como explico en la entrada, la conducta de tu hijo parece ser habitual en su edad. La normalidad es un concepto estadístico, lo que hace un porcentaje significativo de la población. Aún así, hay otro porcentaje que siendo “normal” se sale de esta pauta.

    Reply
  • Buenos días Jesús
    Tengo un hijo de 6 años que tiene una verdadera capacidad para maquillar la realidad, fantasea constantemente lo que supone una serire de mentiras sumamente convincentes hasta que deja correr su imaginación y descubres que son mentiras. Qué hacer si con esta edad, va por delante de ti?

    Reply
  • Buenos días Jesús
    Tengo un hijo de 6 años que tiene una verdadera capacidad para maquillar la realidad, fantasea constantemente lo que supone una serire de mentiras sumamente convincentes hasta que deja correr su imaginación y descubres que son mentiras. Qué hacer si con esta edad, va por delante de ti?

    Reply
  • Pingback:PROBLEMAS DE COMPORTAMIENTO | PsicoEducación
  • Pingback:PROBLEMAS DE COMPORTAMIENTO | PsicoEducación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Completa la operación matemática * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.