Tutoría con familias sobre problemas de conducta

Soy tutora de 4 de Primaria y la semana próxima tengo una tutoría con los padres de un alumno. Su comportamiento es negativo: interrumpe, molesta, a veces trata mal a los compañeros…

Tutora preocupada por los problemas de conducta de sus alumnos

Imagen tomada de Morguefile.com

Aunque lo he castigado y hemos tomado medidas con él, parece que no son efectivas. Su conducta está afectando a su aprendizaje desde hace tiempo. He decidido llamar a los padres y hablar con ellos. ¿Cómo la planteo?

Esta es una demanda habitual de muchos tutores de Primaria y Secundaria. En entrada os dejo unas pautas para afrontarla.

¿CUÁNDO LLAMAR A LA FAMILIA?

En primer lugar hay que citar a la familia cuando, pasado un tiempo prudencial, aproximadamente 20 días, el comportamiento es significativamente distinto al habitual en esas edades y perjudica tanto a su rendimiento escolar, como al rendimiento del aula.

PREPARAR LA REUNIÓN

Antes incluso de citar a los padres, hay que preparar la reunión recopilando alguna información.

1. Recopilar información de los profesores

En Primer lugar, recopilar es necesario recopilar información de todos los profesores. Para ello es útil pasar una ficha a todos los que le dan clase para que anoten cómo va en su asignatura: calificaciones, rendimiento, realización de tareas y comportamiento. Todo ello de una forma sintética.

2. Recopilar las incidencias más significativas

Recopilar algunas de las incidencias más significativas: si hay un parte de incidencias o si se recuerdan las fechas de algunas más llamativas.

En el caso que nos ocupa, tener anotadas las conductas que más frecuentemente muestra el alumno.

El tutor puede completar alguna escala de conducta: los orientadores pueden facilitársela y les puede ayudar a describir mejor el comportamiento.

Recopilar también comportamientos adecuados que el alumno presenta o inadecuados que no muestra. Por ejemplo, que no agrede físicamente a compañeros o que rompe material, que respeta y cumple las medidas que se han adoptado con él.

3. Llevar medidas previstas

Por último, llevar previstas las conductas concretas que queréis que el niño cambie e incluso medidas concretas que le vamos a pedir a la familia.

La reunión no es momento para pensar qué se puede hacer y convocar una reunión posterior es poco efectivo. Algunas medidas que se pueden adoptar van desde que los padres mentalicen al chico, a llevar anotaciones en la agenda, tomar medidas en casa, hasta derivar a un especialista en los casos más graves.

CITAR A LA FAMILIA

Cuando se cita a la familia el motivo de demanda de la entrevista siempre es la preocupación por el rendimiento escolar: sois maestros y profesores, estamos en un centro educativo y la principal preocupación es esa, el rendimiento escolar. Los problemas de conducta se deben abordar por sus consecuencias en el rendimiento escolar

Por eso, los citaremos con ese motivo: tratar algunas cuestiones (o problemas) del rendimiento escolar.

Debe realizarse una citación formal, como el centro tenga establecido. No es necesario el correo ordinario, basta con una nota para el alumno. Pero no da una imagen profesional comunicárselo al alumno verbalmente, hacerlo como una amenaza o en una hoja de papel mal presentada.

LA ENTREVISTA

1. Objetivos de la entrevista

Es importante no perder de vista la finalidad de la entrevista:

  • Exponer la preocupación del tutor
  • Prevenir dificultades mayores
  • Acordar medidas de colaboración con los padres

2. Tener presente

Durante la entrevista es conveniente no perder de vista algunas referencias:

  • No se va a hablar del comportamiento, sino del rendimiento del niño.
  • No hay que culpabilizar a los padres, ni reprocharles.
  • Mostrarles la importancia de su colaboración.
  • Las medidas de colaboración deben ser muy concretas y operativas.
  • Los padres siempre quieren lo mejor para sus hijos y siempre pueden hacer algo.

3. Desarrollo de la entrevista

La entrevista debería llevar el siguiente desarrollo:

  • Comentar brevemente el trabajo de recopilación de información que has hecho. Da una imagen de profesionalidad que se demuestre que la reunión no es improvisada y que el tutor o tutora la ha preparado.
  • Hablar del rendimiento del niño, incidiendo también en los aspectos positivos.
  • Presentar las dificultades de comportamiento como negativas para él y para el grupo. No se trata de algo molesto para el profesor, sino perjudicial para el niño o niña y para los demás chicos. Concretar  las dificultades las dificultades
  • Dejar que los padres expresen su opinión y expongan su punto de vista, e incluso sus “excusas”.
  • Algunas preguntas clave son: ¿Cómo se comporta en casa? ¿Ha habido cambios en casa últimamente?
  • Establecer alguna medida concreta de colaboración. Por ejemplo las “cartas de buen comportamiento” y otras medidas de modificación de conducta compartida. Fijar plazo de revisión.

En ocasiones, este tipo de entrevistas discurren por el camino del reproche y el “y tú mas“. Tenemos que ser profesionales y no dejarnos “embarrar”. En esos casos, es mejor no descender al detalle y recuperar el objetivo: “consideramos que hay comportamientos inadecuados que repercuten negativamente en el aprendizaje de su hijo ¿Quiere colaborar?

En los cursos de formación en los que participo como ponente suelo decir que a entrevistar a las familias se aprende entrevistando, así que ¡manos a la obra!

Jesús Jarque García

Puedes seguirme también en las redes sociales

Facebook Twitter Google+ 

27 comments on “Tutoría con familias sobre problemas de conducta

  • Hola quería comentar este artículo tanto como madre de una niña con necesidades por TSP y como profesional. No veo lógico, el tener que utilizar tantos castigos, creo que es un acto que genera en el alumnos más negativida y es fomentar más su comportamiento y afianzarlo. Llega un momento que los alumnos piensan que hagan lo que hagan siempre va a recibir un castigo.
    Perdemos los nervios con facilidad, debemos profundizar en el por qué de su actitud, sus antecedentes, leer los informes previos de alumnos, que ha veces quedan bien guardados en su expediente. Intentar no ridiculizar a ese alumno delante de los demás. Pensad por un momento, si tu jefe te coge delante de tus compañeros y te pone en vergüenza constantemente, que pensaran tus compañéros de ti, tú como te sentirás? Debemos empatizar más y descubrir el epicentro de esa actuación, no somos psicólogos, pero si tenemos recursos suficientes para conseguirlo. Por supuesto pedir ayuda a la familia que estamos encantados de trabajar de forma coordinada, y por supuesto es necesario llevar las mismas pautas de actuación y seguimiento. Un saludo.

    Reply
  • Hola quería comentar este artículo tanto como madre de una niña con necesidades por TSP y como profesional. No veo lógico, el tener que utilizar tantos castigos, creo que es un acto que genera en el alumnos más negativida y es fomentar más su comportamiento y afianzarlo. Llega un momento que los alumnos piensan que hagan lo que hagan siempre va a recibir un castigo.
    Perdemos los nervios con facilidad, debemos profundizar en el por qué de su actitud, sus antecedentes, leer los informes previos de alumnos, que ha veces quedan bien guardados en su expediente. Intentar no ridiculizar a ese alumno delante de los demás. Pensad por un momento, si tu jefe te coge delante de tus compañeros y te pone en vergüenza constantemente, que pensaran tus compañéros de ti, tú como te sentirás? Debemos empatizar más y descubrir el epicentro de esa actuación, no somos psicólogos, pero si tenemos recursos suficientes para conseguirlo. Por supuesto pedir ayuda a la familia que estamos encantados de trabajar de forma coordinada, y por supuesto es necesario llevar las mismas pautas de actuación y seguimiento. Un saludo.

    Reply
  • Hola quería comentar este artículo tanto como madre de una niña con necesidades por TSP y como profesional. No veo lógico, el tener que utilizar tantos castigos, creo que es un acto que genera en el alumnos más negativida y es fomentar más su comportamiento y afianzarlo. Llega un momento que los alumnos piensan que hagan lo que hagan siempre va a recibir un castigo.
    Perdemos los nervios con facilidad, debemos profundizar en el por qué de su actitud, sus antecedentes, leer los informes previos de alumnos, que ha veces quedan bien guardados en su expediente. Intentar no ridiculizar a ese alumno delante de los demás. Pensad por un momento, si tu jefe te coge delante de tus compañeros y te pone en vergüenza constantemente, que pensaran tus compañéros de ti, tú como te sentirás? Debemos empatizar más y descubrir el epicentro de esa actuación, no somos psicólogos, pero si tenemos recursos suficientes para conseguirlo. Por supuesto pedir ayuda a la familia que estamos encantados de trabajar de forma coordinada, y por supuesto es necesario llevar las mismas pautas de actuación y seguimiento. Un saludo.

    Reply
  • Yo voy a opinar, suponiendo que el problema de conducta es simplemente por ausencia de normas o por llamada de atención. Lo que viene siendo un niño molesto y malcriado por los padres.
    Yo le indicaría los pormenores de todo lo que hace, con ejemplos concretos y como normalmente los padres no es que hagan mucho por mejorar la conducta, lo único que a mí me ha dado resultado es plantear que los niños lo ven como un compañero molesto y que esto puede plantear problemas de aislamiento social. Solo viendo a su hijo como alguien que tiene un ploblema ( nunca que lo sea para los demás) es cuando se ponen manos a la obra.

    Reply
  • Yo voy a opinar, suponiendo que el problema de conducta es simplemente por ausencia de normas o por llamada de atención. Lo que viene siendo un niño molesto y malcriado por los padres.
    Yo le indicaría los pormenores de todo lo que hace, con ejemplos concretos y como normalmente los padres no es que hagan mucho por mejorar la conducta, lo único que a mí me ha dado resultado es plantear que los niños lo ven como un compañero molesto y que esto puede plantear problemas de aislamiento social. Solo viendo a su hijo como alguien que tiene un ploblema ( nunca que lo sea para los demás) es cuando se ponen manos a la obra.

    Reply
  • Yo voy a opinar, suponiendo que el problema de conducta es simplemente por ausencia de normas o por llamada de atención. Lo que viene siendo un niño molesto y malcriado por los padres.
    Yo le indicaría los pormenores de todo lo que hace, con ejemplos concretos y como normalmente los padres no es que hagan mucho por mejorar la conducta, lo único que a mí me ha dado resultado es plantear que los niños lo ven como un compañero molesto y que esto puede plantear problemas de aislamiento social. Solo viendo a su hijo como alguien que tiene un ploblema ( nunca que lo sea para los demás) es cuando se ponen manos a la obra.

    Reply
  • Un niño que presenta una conducta como la que describen aquí, es un niño que tiene un gran dolor por algo y que lo expresa de esa manera. Soy licenciada en Educación y tengo 17 años de experiencia y considero que el castigo no genera ningún cambio en el estudiante, si primero no se aborda su parte personal. Hay que conversar con ese niño, atenderlo, escucharlo, realizar una intervención pedagógica, no intervenciones punitivas, porque con esos castigos excluyes al niño y un niño que se siente excluído no mejora, hay que incluírlo y trabajar con él, la docente , la psicólogo escolar y la familia. En el 90% de los casos, los niños que presentan estas conductas reflejan dolores que vienen de su sistema familiar, por eso hay que tener entrevistas armoniosas con esas familias y en gran parte de las ocasiones el trabajo está con los padres, más que con el niño y una vez que los padres sanan aspectos personales el niño automáticamente mejora. Ya hay que ir cambiando la mirada de esa escuela tradicional antigua, basada en castigar y sancionar, hay que centrarse en trabajar con las familias y con los niños desde una mirada más amorosa. Les invito a leer mi blog, en donde desarrollo estos temas: http://vinculosistemica.blogspot.com/

    Reply
  • Un niño que presenta una conducta como la que describen aquí, es un niño que tiene un gran dolor por algo y que lo expresa de esa manera. Soy licenciada en Educación y tengo 17 años de experiencia y considero que el castigo no genera ningún cambio en el estudiante, si primero no se aborda su parte personal. Hay que conversar con ese niño, atenderlo, escucharlo, realizar una intervención pedagógica, no intervenciones punitivas, porque con esos castigos excluyes al niño y un niño que se siente excluído no mejora, hay que incluírlo y trabajar con él, la docente , la psicólogo escolar y la familia. En el 90% de los casos, los niños que presentan estas conductas reflejan dolores que vienen de su sistema familiar, por eso hay que tener entrevistas armoniosas con esas familias y en gran parte de las ocasiones el trabajo está con los padres, más que con el niño y una vez que los padres sanan aspectos personales el niño automáticamente mejora. Ya hay que ir cambiando la mirada de esa escuela tradicional antigua, basada en castigar y sancionar, hay que centrarse en trabajar con las familias y con los niños desde una mirada más amorosa. Les invito a leer mi blog, en donde desarrollo estos temas: http://vinculosistemica.blogspot.com/

    Reply
  • Un niño que presenta una conducta como la que describen aquí, es un niño que tiene un gran dolor por algo y que lo expresa de esa manera. Soy licenciada en Educación y tengo 17 años de experiencia y considero que el castigo no genera ningún cambio en el estudiante, si primero no se aborda su parte personal. Hay que conversar con ese niño, atenderlo, escucharlo, realizar una intervención pedagógica, no intervenciones punitivas, porque con esos castigos excluyes al niño y un niño que se siente excluído no mejora, hay que incluírlo y trabajar con él, la docente , la psicólogo escolar y la familia. En el 90% de los casos, los niños que presentan estas conductas reflejan dolores que vienen de su sistema familiar, por eso hay que tener entrevistas armoniosas con esas familias y en gran parte de las ocasiones el trabajo está con los padres, más que con el niño y una vez que los padres sanan aspectos personales el niño automáticamente mejora. Ya hay que ir cambiando la mirada de esa escuela tradicional antigua, basada en castigar y sancionar, hay que centrarse en trabajar con las familias y con los niños desde una mirada más amorosa. Les invito a leer mi blog, en donde desarrollo estos temas: http://vinculosistemica.blogspot.com/

    Reply
  • Teniendo en cuenta las distintas situaciones que se presentan a diario , sin lugar a dudas, es necesario leer con atención, las pautas a seguir, dadas por Jesús.
    Es muy cierto que a veces nos paralizamos ante determinadas actitudes, que al observarlas, no sólo se producen en relación al aprendizaje ,sino también a otros momentos de la vida cotidiana que evidencian las mismas conductas. Ej: cuando,los problemas de conducta de un niño, no sólo se producen en la escuela, sino también con los padres, con los compañeros, puestas en conductas sociales atípicas que traspasan el nivel escolar.Cuando estos hechos se producen ,es necesario, recurrir a profesionales que ayudarán a detectar las causas y orientar a los padres,maestros a un adecuado enfoque para resolver dicha problemática.

    Reply
  • Teniendo en cuenta las distintas situaciones que se presentan a diario , sin lugar a dudas, es necesario leer con atención, las pautas a seguir, dadas por Jesús.
    Es muy cierto que a veces nos paralizamos ante determinadas actitudes, que al observarlas, no sólo se producen en relación al aprendizaje ,sino también a otros momentos de la vida cotidiana que evidencian las mismas conductas. Ej: cuando,los problemas de conducta de un niño, no sólo se producen en la escuela, sino también con los padres, con los compañeros, puestas en conductas sociales atípicas que traspasan el nivel escolar.Cuando estos hechos se producen ,es necesario, recurrir a profesionales que ayudarán a detectar las causas y orientar a los padres,maestros a un adecuado enfoque para resolver dicha problemática.

    Reply
  • Teniendo en cuenta las distintas situaciones que se presentan a diario , sin lugar a dudas, es necesario leer con atención, las pautas a seguir, dadas por Jesús.
    Es muy cierto que a veces nos paralizamos ante determinadas actitudes, que al observarlas, no sólo se producen en relación al aprendizaje ,sino también a otros momentos de la vida cotidiana que evidencian las mismas conductas. Ej: cuando,los problemas de conducta de un niño, no sólo se producen en la escuela, sino también con los padres, con los compañeros, puestas en conductas sociales atípicas que traspasan el nivel escolar.Cuando estos hechos se producen ,es necesario, recurrir a profesionales que ayudarán a detectar las causas y orientar a los padres,maestros a un adecuado enfoque para resolver dicha problemática.

    Reply
  • yesenia funes says:

    yo opino que primero buscar a Dios luego platicar con el padre en cargado ya que hoy en día se encuentra uno con malas actitudes de los niños y niñas problemas de aprendizaje poca colaboración pero luchando todo saldra mucho mejor.

    Reply
  • yesenia funes says:

    yo opino que primero buscar a Dios luego platicar con el padre en cargado ya que hoy en día se encuentra uno con malas actitudes de los niños y niñas problemas de aprendizaje poca colaboración pero luchando todo saldra mucho mejor.

    Reply
  • yesenia funes says:

    yo opino que primero buscar a Dios luego platicar con el padre en cargado ya que hoy en día se encuentra uno con malas actitudes de los niños y niñas problemas de aprendizaje poca colaboración pero luchando todo saldra mucho mejor.

    Reply
  • Recopilar también comportamientos adecuados que el alumno presenta o inadecuados que no muestra. Por ejemplo, que no agrede físicamente a compañeros o que rompe material, que respeta y cumple las medidas que se han adoptado con él.

    Reply
  • clarisa flores says:

    Bueno, hablar de conducta creo es complicado y muy serio ya que con facilidad podemos confundir desobediencia con transtornos tanto del oido, atencion, procesamiento de informacion incluso transtornos emocionales. Se de ninos que no eran desobedientes sino sordos. Antes de encasillar a un nino o cualquier persona con un seudo, debemos conocer su historia familiar y clinica. Eso cambia la manera de evaluar a una persona.

    Reply
  • Muchas gracias por varolar el contenido de nuestro blog. Trabajamos muy cuidadosamente en e9l, por eso nos gratifica saber que resulta interesante y fatil a quienes lo consultan.Saludos desde Buenos Aires, ArgentinaCarmen

    Reply
  • muy interesante me gusto mucho para resolver un problema este debe estar involucrado la familia ante todo y tener paciencia

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Completa la operación matemática * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.