El caso de Alex

Alex tiene 14 años. No estudia. Su comportamiento no es negativo, simplemente que no estudia. En clase rara vez trabaja, en casa no dedica ningún tiempo a los estudios y suspende la mayoría de las asignaturas. Sus profesores y sus padres dicen que solo está desmotivado.

adolescente-que-ni-estudia-ni-trabaja

Imagen tomada de Moguefile.com

 

En casa no le falta de nada: tiene su habitación propia, TV, videojuegos… Suele ir a la última en telefonía móvil y no le falta su dinerillo para las salidas.

Ahora quiere una moto. Sus padres le prometieron que si aprobaba en Navidad se la compraban. Al final no aprobó pero se la compraron. Explicaron que era para que viera lo que sus padres lo querían y así se motivara. ¿Les resulta familiar este caso?

No suelo adentrarme en la etapa de Educación Secundaria ni más allá de los 12 años. Sin embargo, en los cursos que imparto sobre mejora de la conducta solemos estudiar algunos casos y como acuden profesores de ESO, tratamos algunos casos típicos.

Análisis del caso

En la situación de Alex, está claro que estudiar no es reforzante, no consigue nada haciédolo. En realidad lo tiene todo y ponerse a estudiar no le aporta inicialmente nada, al contrario supondría renunciar a lo mucho que tiene.

Incluso sus padres, sin querer y sin mala intención, están reforzando su conducta: “no estudias, te premio con la moto… eso sí para motivarte”.

Tampoco hay una situación de privación. La modificación de conducta, en muchas circunstancias se basa en algún tipo de privación cuya satisfacción puede usarse como refuerzo.

Lo más probable además, es que Alex haya vivido esta historia a lo largo de su vida: ha conseguido las cosas sin esfuerzo y ha aprendido a conseguirlas sin él.

Propuesta de intervención

Si queremos modificar la conducta de Alex y que finalmente estudie, hay que cambiar la situación. En estos casos, lo más efectivo suele ser llegar a un “contrato de conducta”: algunos privilegios (reforzadores) se conseguirán a cambio de los resultados académicos.

Por ejemplo, dinero, recargas para el teléfono móvil, tiempo de salidas, uso de los videojuegos… Solo se disfrutan si consigue resultados en sus calificaciones.

El planteamiento parece muy sencillo y, cuando se lleva a cabo es efectivo, sin duda: la modificación de conducta funciona así. Al crear un estado de privación, los privilegios cobran valor  y obtenerlos suele ser reforzante.

…y sin embargo, no se llevan a cabo

Durante muchos años trabajé en Secundaria y todavía atiendo a algunas personas de confianza con hijos en esta etapa. En más de la mitad de los casos este tipo de programas no se llevan cabo. No se cumplen las condiciones: los padres no refuerzan si se obtiene los resultados; sino que volvemos justo al contrario: primero dan el privilegio (como la moto) para ver si así estudian. Conseguido ya el premio, no vale la pena esforzarse por él.

Las excusas… todas las que queráis: que ya va mejor (cuando no se le ha dado tiempo a modificar la conducta), que ha prometido que va a estudiar, que está estudiando (aunque no haya todavía resultados), que saben que obran mal, pero le da pena, que tienen miedo a que consiga el dinero por otros medio, que tienen miedo a la ira (o violencia) de los hijos… o culpan al “terapeuta”: que esto no da resultado, sin darle el margen de la duda de ponerlo en práctica.

Mi consejo final

A los orientadores, familias o profesionales que desarrollamos este tipo de programas un consejo: si no se va a poder llevar a cabo (por los motivos que sean), mejor no intentarlo, porque suele empeoras las cosas.

Quizás sea una actitud un tanto radical, pero la experiencia y el mismo funcionamiento de la modificación de conducta, es lo que aconsejan.

¿Y tú qué opinas?

Jesús Jarque García

Puedes seguirme también en las redes sociales

Facebook Twitter Google+ 

33 comments on “El caso de Alex

  • Opino que desgraciadamenteen secundaria llega un momento en la vida de algunos preadolescentes en los que el pasotismo se convierte en su estilo de vida y que no podemos hacer nada, o mejor dicho, no conseguimos nada… Algunos con la retirada de privilegios no se arregla nada de nada, al revés acostumbrados a un vida muelle, a su no autoexigencia de nada, puede agravar la situación y dar lugar a enfrentamiento con los padres (basta ver el docudrama “Hermano Mayor”) … Es el momento de plantearse que haga algún cursillo de garantia social o de cualificación profesional y esperar las consecuencias de su nuevo estilo de vida … Sí, he escrito esperar las consecuencias. Muchos al pasar el tiempo retoman los estudios por propia iniciativa… Otros se fueron a trabajar a la obra y ahora estrán sin trabajo y sin formación apuntándose a la esculea de adultos. Enm mi quehacer profesional me encontré en un instituto con una docena de alumnos “rebotados” es decir, sabían que no se graduaban en ESO, repetidores y sin ganas de estudiar y con 15 años lo que no nos permitía meterlos en programs de graantía social hasta los 16… Qué hicimos, organiamos un programa de transición a la vida adulta, orientación laboral, redaccióbn de currículum, matemáticas básicas y útiles, aprendizaje de idiomas etc… Al final salieron del instituto buscaron trabajos precarios pero muy bien remunerados, la construcción sobre todo, y si no hubiera sido por la crisis estarían tan felices. ¿Soy pesimista o soy realista?

    Reply
    • Creo q eso q hicisteis fue mejor q nada. Q es lo q habría ocurrido si siguen en aulas normales. Es realismo con esto ocurre como con las adicciones hast q uno no quiere de verdad salir de su situación no lo hace, no hay refuerzo o ayuda posible.
      Las consecuencias de la vida muchas veces van a favor de la modificación de conducta aunque a veces se pierdan unos años preciosos. Toñi cordero

      Reply
  • Opino que desgraciadamenteen secundaria llega un momento en la vida de algunos preadolescentes en los que el pasotismo se convierte en su estilo de vida y que no podemos hacer nada, o mejor dicho, no conseguimos nada… Algunos con la retirada de privilegios no se arregla nada de nada, al revés acostumbrados a un vida muelle, a su no autoexigencia de nada, puede agravar la situación y dar lugar a enfrentamiento con los padres (basta ver el docudrama “Hermano Mayor”) … Es el momento de plantearse que haga algún cursillo de garantia social o de cualificación profesional y esperar las consecuencias de su nuevo estilo de vida … Sí, he escrito esperar las consecuencias. Muchos al pasar el tiempo retoman los estudios por propia iniciativa… Otros se fueron a trabajar a la obra y ahora estrán sin trabajo y sin formación apuntándose a la esculea de adultos. Enm mi quehacer profesional me encontré en un instituto con una docena de alumnos “rebotados” es decir, sabían que no se graduaban en ESO, repetidores y sin ganas de estudiar y con 15 años lo que no nos permitía meterlos en programs de graantía social hasta los 16… Qué hicimos, organiamos un programa de transición a la vida adulta, orientación laboral, redaccióbn de currículum, matemáticas básicas y útiles, aprendizaje de idiomas etc… Al final salieron del instituto buscaron trabajos precarios pero muy bien remunerados, la construcción sobre todo, y si no hubiera sido por la crisis estarían tan felices. ¿Soy pesimista o soy realista?

    Reply
    • Creo q eso q hicisteis fue mejor q nada. Q es lo q habría ocurrido si siguen en aulas normales. Es realismo con esto ocurre como con las adicciones hast q uno no quiere de verdad salir de su situación no lo hace, no hay refuerzo o ayuda posible.
      Las consecuencias de la vida muchas veces van a favor de la modificación de conducta aunque a veces se pierdan unos años preciosos. Toñi cordero

      Reply
  • Opino que desgraciadamenteen secundaria llega un momento en la vida de algunos preadolescentes en los que el pasotismo se convierte en su estilo de vida y que no podemos hacer nada, o mejor dicho, no conseguimos nada… Algunos con la retirada de privilegios no se arregla nada de nada, al revés acostumbrados a un vida muelle, a su no autoexigencia de nada, puede agravar la situación y dar lugar a enfrentamiento con los padres (basta ver el docudrama “Hermano Mayor”) … Es el momento de plantearse que haga algún cursillo de garantia social o de cualificación profesional y esperar las consecuencias de su nuevo estilo de vida … Sí, he escrito esperar las consecuencias. Muchos al pasar el tiempo retoman los estudios por propia iniciativa… Otros se fueron a trabajar a la obra y ahora estrán sin trabajo y sin formación apuntándose a la esculea de adultos. Enm mi quehacer profesional me encontré en un instituto con una docena de alumnos “rebotados” es decir, sabían que no se graduaban en ESO, repetidores y sin ganas de estudiar y con 15 años lo que no nos permitía meterlos en programs de graantía social hasta los 16… Qué hicimos, organiamos un programa de transición a la vida adulta, orientación laboral, redaccióbn de currículum, matemáticas básicas y útiles, aprendizaje de idiomas etc… Al final salieron del instituto buscaron trabajos precarios pero muy bien remunerados, la construcción sobre todo, y si no hubiera sido por la crisis estarían tan felices. ¿Soy pesimista o soy realista?

    Reply
    • Creo q eso q hicisteis fue mejor q nada. Q es lo q habría ocurrido si siguen en aulas normales. Es realismo con esto ocurre como con las adicciones hast q uno no quiere de verdad salir de su situación no lo hace, no hay refuerzo o ayuda posible.
      Las consecuencias de la vida muchas veces van a favor de la modificación de conducta aunque a veces se pierdan unos años preciosos. Toñi cordero

      Reply
  • esta muy bien este artículo! pero creo que deberían leerlo los padres que tienen hijos pequeños, porque no se dan cuenta del daño que pueden hacer a sus hijos, nos cansamos en primaria y en infantil, de avisar a los padres, pero siempre piensan que a ellos no les va a pasar, que sus hijos no son así…! y no se dan cuenta que les estan educando de una manera que la respuesta de sus hijos será la de “Alex”!!
    Gracias

    Reply
  • esta muy bien este artículo! pero creo que deberían leerlo los padres que tienen hijos pequeños, porque no se dan cuenta del daño que pueden hacer a sus hijos, nos cansamos en primaria y en infantil, de avisar a los padres, pero siempre piensan que a ellos no les va a pasar, que sus hijos no son así…! y no se dan cuenta que les estan educando de una manera que la respuesta de sus hijos será la de “Alex”!!
    Gracias

    Reply
  • esta muy bien este artículo! pero creo que deberían leerlo los padres que tienen hijos pequeños, porque no se dan cuenta del daño que pueden hacer a sus hijos, nos cansamos en primaria y en infantil, de avisar a los padres, pero siempre piensan que a ellos no les va a pasar, que sus hijos no son así…! y no se dan cuenta que les estan educando de una manera que la respuesta de sus hijos será la de “Alex”!!
    Gracias

    Reply
  • elizabeth says:

    sii, es muy cierto educar a los hijos duele, uno siempre quiere que no les falte nada, que tengan lo que nosotros nunca tuvimos. pero lo mas importante es que deben entender que todo requiere de un esfuerzo para poder valorar lo que conseguimos.

    Reply
  • elizabeth says:

    sii, es muy cierto educar a los hijos duele, uno siempre quiere que no les falte nada, que tengan lo que nosotros nunca tuvimos. pero lo mas importante es que deben entender que todo requiere de un esfuerzo para poder valorar lo que conseguimos.

    Reply
  • elizabeth says:

    sii, es muy cierto educar a los hijos duele, uno siempre quiere que no les falte nada, que tengan lo que nosotros nunca tuvimos. pero lo mas importante es que deben entender que todo requiere de un esfuerzo para poder valorar lo que conseguimos.

    Reply
  • Wow!!!
    Hoy, estamos frente a problemas que desvelan y preocupan a muchos padres! A veces se hace necesario revisar, analizar comportamientos y actitudes de los adultos para con los hijos,
    . No siempre los bienes materiales, son en el fondo aceptados, de ahi los desbordes que se producen en los adolescentes.
    El afecto,la contención emocional y una buena escucha son recursos a tener en cuenta en estas situaciones.
    La adolescencia, es una etapa difícil y deben atravesarla de la mejor manera posible.No olvidarnos de su significado y de las distintas manifestaciones que dan cuenta de ello.
    El estímulo al estudio,la confianza en su responsabilidad y compromiso harán que poco a poco supere estos vaivenes!

    Reply
  • Wow!!!
    Hoy, estamos frente a problemas que desvelan y preocupan a muchos padres! A veces se hace necesario revisar, analizar comportamientos y actitudes de los adultos para con los hijos,
    . No siempre los bienes materiales, son en el fondo aceptados, de ahi los desbordes que se producen en los adolescentes.
    El afecto,la contención emocional y una buena escucha son recursos a tener en cuenta en estas situaciones.
    La adolescencia, es una etapa difícil y deben atravesarla de la mejor manera posible.No olvidarnos de su significado y de las distintas manifestaciones que dan cuenta de ello.
    El estímulo al estudio,la confianza en su responsabilidad y compromiso harán que poco a poco supere estos vaivenes!

    Reply
  • Wow!!!
    Hoy, estamos frente a problemas que desvelan y preocupan a muchos padres! A veces se hace necesario revisar, analizar comportamientos y actitudes de los adultos para con los hijos,
    . No siempre los bienes materiales, son en el fondo aceptados, de ahi los desbordes que se producen en los adolescentes.
    El afecto,la contención emocional y una buena escucha son recursos a tener en cuenta en estas situaciones.
    La adolescencia, es una etapa difícil y deben atravesarla de la mejor manera posible.No olvidarnos de su significado y de las distintas manifestaciones que dan cuenta de ello.
    El estímulo al estudio,la confianza en su responsabilidad y compromiso harán que poco a poco supere estos vaivenes!

    Reply
  • Los culpables son dos: los padres de familia que, con un concepto equivocado del amor, le dieron todo; entonces, para qué se esfuerza, si lo tiene todo. Están formando un drogadicto o un criminal. El otro culpable es el sistema educativo colombiano. Con un currículo recargado de pendejadas: Religión, Etica, Ed Artística, Emprendimiento etc. Son más de doce materias. No se enseña a pensar, analizar, a procesar información. El alumno creativo o crítico, los profesores los persiguen y los sacan del colegio. Son un peligro para su mediocridad. Las universidades no forman pedagogos, forman repetidores mecánicos de conceptos seudocientíficos, que ni ellos entienden. Y si un muchacho logra salir profesional, qué va a hacer? Manejar taxi o regalarse por contratos miserables que les mendigan a los polìticos corruptos y sucios. Aquí tienen trabajo asegurado los religiosos homosexuales, los militares y los delincuentes… ah, y los hijos de papi y mami que estudiaron en la Javeriana o Los Andes.Los demás que se se pudran. Este país con esta clase dirigente ladrona no tiene futuro.

    Rafael

    Reply
  • Los culpables son dos: los padres de familia que, con un concepto equivocado del amor, le dieron todo; entonces, para qué se esfuerza, si lo tiene todo. Están formando un drogadicto o un criminal. El otro culpable es el sistema educativo colombiano. Con un currículo recargado de pendejadas: Religión, Etica, Ed Artística, Emprendimiento etc. Son más de doce materias. No se enseña a pensar, analizar, a procesar información. El alumno creativo o crítico, los profesores los persiguen y los sacan del colegio. Son un peligro para su mediocridad. Las universidades no forman pedagogos, forman repetidores mecánicos de conceptos seudocientíficos, que ni ellos entienden. Y si un muchacho logra salir profesional, qué va a hacer? Manejar taxi o regalarse por contratos miserables que les mendigan a los polìticos corruptos y sucios. Aquí tienen trabajo asegurado los religiosos homosexuales, los militares y los delincuentes… ah, y los hijos de papi y mami que estudiaron en la Javeriana o Los Andes.Los demás que se se pudran. Este país con esta clase dirigente ladrona no tiene futuro.

    Rafael

    Reply
  • Los culpables son dos: los padres de familia que, con un concepto equivocado del amor, le dieron todo; entonces, para qué se esfuerza, si lo tiene todo. Están formando un drogadicto o un criminal. El otro culpable es el sistema educativo colombiano. Con un currículo recargado de pendejadas: Religión, Etica, Ed Artística, Emprendimiento etc. Son más de doce materias. No se enseña a pensar, analizar, a procesar información. El alumno creativo o crítico, los profesores los persiguen y los sacan del colegio. Son un peligro para su mediocridad. Las universidades no forman pedagogos, forman repetidores mecánicos de conceptos seudocientíficos, que ni ellos entienden. Y si un muchacho logra salir profesional, qué va a hacer? Manejar taxi o regalarse por contratos miserables que les mendigan a los polìticos corruptos y sucios. Aquí tienen trabajo asegurado los religiosos homosexuales, los militares y los delincuentes… ah, y los hijos de papi y mami que estudiaron en la Javeriana o Los Andes.Los demás que se se pudran. Este país con esta clase dirigente ladrona no tiene futuro.

    Rafael

    Reply
  • ana maria says:

    Sin duda, en mi humilde opinión de hija, madre y maestra, creo que es imprescindible no tener que llegar a realizar las cosas a través de una motivación extrínseca. Lo importante, sin duda alguna, es hacer que los niños, desde muy pequeños, tengan una motivación intrínseca, sintiendo la necesidad de adquirir sus propios logros sin recompensas externas, y mucho menos materiales.
    Así lo hicieron conmigo y así se lo hago ver a los padres de mis alumnos en las reuniones. Ahora estoy de excedencia para el cuidado de mi hijo, y tengo claro, que en un futuro lo haré así con él.

    Reply
    • Anónimo says:

      PEPE CRÍTICO:

      Estoy de acuerdo que el objetivo es la motivación interior (interna del niño/a). Pero hay que prestar atención a la motivación externa (premios, regalos, alabanzas, felicitaciones…) para que los niños consigan su propia motivación.

      Dar bien dosificados los reforzadores externos es fundamental.

      Si damos alegremente premios materiales ¿qué estamos reforzando? Sus comportamientos egoistas y tiranos.

      En cambio, si valoramos y premiamos (justamente) el esfuerzo de nuestros hijos por mejorar, favorecemos su crecimiento personal (la deseada motivación interior).

      Reply
  • ana maria says:

    Sin duda, en mi humilde opinión de hija, madre y maestra, creo que es imprescindible no tener que llegar a realizar las cosas a través de una motivación extrínseca. Lo importante, sin duda alguna, es hacer que los niños, desde muy pequeños, tengan una motivación intrínseca, sintiendo la necesidad de adquirir sus propios logros sin recompensas externas, y mucho menos materiales.
    Así lo hicieron conmigo y así se lo hago ver a los padres de mis alumnos en las reuniones. Ahora estoy de excedencia para el cuidado de mi hijo, y tengo claro, que en un futuro lo haré así con él.

    Reply
    • Anónimo says:

      PEPE CRÍTICO:

      Estoy de acuerdo que el objetivo es la motivación interior (interna del niño/a). Pero hay que prestar atención a la motivación externa (premios, regalos, alabanzas, felicitaciones…) para que los niños consigan su propia motivación.

      Dar bien dosificados los reforzadores externos es fundamental.

      Si damos alegremente premios materiales ¿qué estamos reforzando? Sus comportamientos egoistas y tiranos.

      En cambio, si valoramos y premiamos (justamente) el esfuerzo de nuestros hijos por mejorar, favorecemos su crecimiento personal (la deseada motivación interior).

      Reply
  • ana maria says:

    Sin duda, en mi humilde opinión de hija, madre y maestra, creo que es imprescindible no tener que llegar a realizar las cosas a través de una motivación extrínseca. Lo importante, sin duda alguna, es hacer que los niños, desde muy pequeños, tengan una motivación intrínseca, sintiendo la necesidad de adquirir sus propios logros sin recompensas externas, y mucho menos materiales.
    Así lo hicieron conmigo y así se lo hago ver a los padres de mis alumnos en las reuniones. Ahora estoy de excedencia para el cuidado de mi hijo, y tengo claro, que en un futuro lo haré así con él.

    Reply
    • Anónimo says:

      PEPE CRÍTICO:

      Estoy de acuerdo que el objetivo es la motivación interior (interna del niño/a). Pero hay que prestar atención a la motivación externa (premios, regalos, alabanzas, felicitaciones…) para que los niños consigan su propia motivación.

      Dar bien dosificados los reforzadores externos es fundamental.

      Si damos alegremente premios materiales ¿qué estamos reforzando? Sus comportamientos egoistas y tiranos.

      En cambio, si valoramos y premiamos (justamente) el esfuerzo de nuestros hijos por mejorar, favorecemos su crecimiento personal (la deseada motivación interior).

      Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Completa la operación matemática * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.