Elegir colegio

Para muchas familias llega el momento de elegir colegio. En las diferentes comunidades autónomas han comenzado o comenzarán en breve los periodos de matriculación. Como en otras cosas importantes, en España no disponemos de un calendario único, sino que cada comunidad tiene el propio, pero en definitiva, para muchas familias llega el momento de elegir colegio o de cambiar el que tienen. Desde Familia y Cole, te quiero ofrecer algunas orientaciones que puedes tener en cuenta.

Elegir colegio

Imagen tomada de MorgueFile.com

Hace unos años escribí una entrada sobre el tema. En aquella ocasión aposté por dar unos consejos “ideales” o políticamente correctos. En la entrada de hoy voy a ser más realista y creo que os voy a ofrecer unas orientaciones más concretas y funcionales.

Criterios ideales para elegir colegio

1. El proyecto educativo del centro

Para elegir colegio tendría que recomendarte que tuvieras en cuenta el proyecto educativo del centro o el ideario. Ya te expuse mi opinión en otra entrada sobre el proyecto educativo en muchos centros: un documento inaccesible y en el que, en algunos casos, cualquier parecido con la realidad del centro, es pura coincidencia. Desgraciadamente el proyecto no es un buen criterio de elección. Además, no existe realmente una gran diferencia entre los proyectos de los centros: los valores, la metodología, los principios educativos… son los que están en la normativa y han sido aprobados por los servicios de inspección educativa, además en todos los centros dicen, con palabras muy bonitas, apostar por lo mismo.

2. Metodología

La idea de enseñanza o los principios metodológicos por los que se mueve el colegio puede ser un segundo criterio para elegir el centro para tus hijos. Pero como ocurre con el proyecto educativo, una cosa es lo que se dice y otra la que se hace,  hay centros que dicen trabajar con determinada metodología, aunque luego la realidad sea otra.

Además, en esto hay algunas ideas falsas, como que si una metodología es innovadora, resulta ser mejor que la que no lo es. En muchas ocasiones, las innovaciones (a cualquier cosa se le llama innovación pedagógica) obtienen pésimos resultados y lo nuevo no significa que sea mejor.

Para un padre o madre que no es profesional de la educación, es complicado tener un criterio claro para juzgar el estilo metodológico de un centro y es realmente complicado encontrar centros donde haya un estilo metodológico común “del centro”: en España somos mucho de “cada maestrillo tiene su librillo“.

3. El profesorado

Otro criterio ideal sería la profesionalidad y preparación del profesorado. En general, no existen grandes diferencias entre los centros educativos en este aspecto. Mi experiencia es que los profesores son buenos profesionales. Deberíamos mejorar nuestra formación… pero al final, como dice una buena amiga: “nosotros hacemos lo que nos mandan y nos dejan hacer“.

A lo largo de toda la enseñanza, incluida la Universidad, sus hijos pasaran por diferentes manos y verán que ha habido de todo: excelentes, buenos, regulares y…

EL CURRICULUM OCULTO

Desgraciadamente lo que realmente puede marcar la diferencia  entre elegir un colegio u otro, queda en una especie de “caja negra” para las familias, que no se lo suelen plantear, que cuando lo hacen no llegan nunca a conocer. Es eso que los expertos llaman “curriculum oculto“: esas reglas no escritas que todo el mundo descubre y conoce en un centro. Eso que se enseña realmente, aunque no esté plasmado en ningún sitio. Con el curriculum oculto de un colegio, suele ocurrir que, cuando se llega a descubrir, es demasiado tarde.

1. El estilo de dirección

Ya hablaré en otra entrada del liderazgo en la escuela. La dirección de un centro suele marcar la diferencia, porque de ella depende un porcentaje muy alto del funcionamiento del centro, para bien… o para mal. Hay directores y directoras que consideran que el colegio “es su cortijo“. Sería para hablar largo y tendido de este estilo, pero no le vamos a dar “un minuto de gloria” a ejemplos negativos. El problema de este estilo de dirección es que ponen a todo el personal de colegio a trabajar, no por el bien de los niños, sino al servicio de su propio ego. Un amigo lo clava cuando dice que estos directores y directoras lo hacen “Ad maioren suam gloriam.” (para la mayor gloria suya).

En el otro extremo se sitúan estilos de dirección donde las personas son el centro y donde el objetivo a perseguir está muy claro: mejorar la calidad de la educación escolar en ese centro.

2. Qué se premia, qué se castiga

También sería interesante que los padres conocieran antes de matricular a su hijo o hija qué se premia y se castiga en ese centro educativo. Se sorprenderían al descubrir como en algunos centros, conductas adecuadas de los niños, de los profesores y de las familias, sí conductas adecuadas, son castigadas buscando su extinción: conductas como hacer propuestas de mejora, la iniciativa, ser responsable… Mientras que otro tipo de conductas menos adecuadas, por ejemplo, la sumisión, el amiguismo, evitar hacer propuestas… son premiadas y recompensadas.

3. Los valores

De los valores no se habla… los valores se viven. Algunas familias me han comentado con cierta decepción cómo los valores que se exponían en elaborados carteles en los pasillos y en las aulas de un colegio eran una cosa, y los valores que finalmente experimentaron en sus carnes eran… justamente lo contrario.

4. Las prioridades

Las prioridades de un colegio son dignas de analizar: en algunos la prioridad no es la educación y desarrollo del alumnado, sino otros intereses: el propio ego de la dirección del centro, de los profesores, el ascenso personal, los papeles antes que las personas. En otros casos, la prioridad es la competencia que  hay entre profesores o las diferentes facciones, o bien que la “clientela esté satisfecha”, o mostrar una imagen de colegio tipo Walt Disney: donde no existen ni problemas, ni conflictos, y si los hay se ocultan; en definitiva… todo es idílico.

QUÉ COLEGIO ELEGIR

Siendo prácticos, yo te propongo alguno de estos criterios más fáciles y objetivos de seleccionar:

1. Distancia de casa

Durante muchos años vas a tener que ir y volver al colegio. Mira la distancia porque al final, es tiempo que van a invertir los niños y vosotros como padres. Poder ir andando al colegio es un lujo, que si te lo pueden permitir, vale la pena.

2. Número de alumnos por clase

Clases con 27 o 30 alumnos, están condenadas a tener una atención educativa de peor calidad que si las clases tienen menos niños. Es complicado enseñar y atender clases numerosas por muy experto que sea el profesorado.

3. El precio a pagar

En los tiempos que corren hay que mirar el precio que al final el colegio termina demandando. En esto hay que valorar determinados servicios: comedor, transporte… y otros pagos más o menos voluntarios que se hacen a lo largo del año.

4. Recursos humanos con los que cuenta

Es importante conocer si el colegio dispone de determinados profesionales, como los que ya expliqué en otra entrada: especialistas de pedagogía terapéutica, de audición y lenguaje…

Si cuenta con estos profesionales es importante saber a cuántos niños atiende, porque puede resultar que aunque el profesional esté, a lo mejor no puede atender a tu hijo porque hay “una larga lista de espera”

5. Enseñanza

La mayoría de las familias envía a sus hijos al colegio, sobre todo, para que aprendan las habilidades académicas más funcionales. Como están las cosas, exigir que en un colegio se enseñe a leer, a escribir, a razonar, a calcular y a pensar, no está mal para empezar… 

A veces parece que si un colegio se centra en esos aspectos es un colegio “pasivo” poco dinámico… “arcaico” dicen algunos”. Pero es que hay muchos que confunden un colegio con un parque de atracciones…

Yo miraría este aspecto académico. Ante colegios donde las actividades “extraordinarias” superan a las ordinarias, donde cuando no hay un show, hay dos, uno puede pensar: ¡Qué bonito lo que hacen en ese colegio! Pero yo me pregunto: ¿Pero en ese colegio, cuándo se enseña?

6. Ir y ver…

Siempre te recomiendo que te des una vuelta por los colegios que te pueden interesar: es muy posible que tu intuición no te engañe. Y sobre todo, si vives en poblaciones pequeñas, escuche la opinión de diferentes familias sobre los centros.

De todas formas, ya me decía un padre hace tiempo, que a él la elección del colegio era algo que le preocupaba, pero no le agobiaba. Porque finalmente decía… “de la educación de nuestro hijo nos encargamos sus padres“.

SI NO QUEDA SATISFECHO…

Como en otros aspectos de nuestra cultura occidental, la elección de un colegio no es para toda la vida. Si no quedas satisfecho y encuentras algo mejor… cambia de colegio.

Y por qué no, en otros países existe el llamado homeschooling, que son aquellas familias que han optado por educar a sus hijos en casa o en pequeños grupos organizados. La verdad es que es una opción que no hay que descartar si te la puedes permitir. En España existe un cierto vacío legal al respecto. Pero de este tema hablaremos en otra ocasión.

¿Qué te parecen estos criterios… entiendo que muy personales y subjetivos? ¿Me dices tu opinión?

 

Jesús Jarque García

Puedes seguirme también en las redes sociales

Facebook Twitter Google+ 

13 comments on “Elegir colegio

  • Gracias por esta entrada. Al igual que tú me decanto por las opciones más palpables. La cercanía, el número de alumnos, el ambiente. Soy de las que pienso que el mayor peso en la educación la tenemos como padres en el hogar, en casa, en la dedicación que tengamos al sentarnos con ellos a ver los cuadernos, los libros, al preguntarle que hicieron en el colegio y como ayudarlos, a nuestros chicos. Creo que la atención personalizada no puede sustituirse por nada. Hoy en día la masificación hace cuesta arriba para los maestros dedicarse a atender las necesidades de cada alumno. Y mientras menos sea la edad y el nivel de madures más necesitara el estudiante ese tipo de atención que ya es muy difícil en la escuela. El padre que no lo reconozca no conoce la realidad que se vive en estos tiempos de educación masificada.

    Reply
  • Buenos dias, Jesús:

    El año pasado tuve que elegir colegio Visité alrededor de 6 coles públicos y uno concertado. Confusión fué el resultado. Que si aquí vamos por “proyectos”, que si aquí somos super liberales, que si aquí el horario empieza media hora mas tarde (implica desayuno si o si). Al final elegimos el que nos salía mas económico y por razones económicas mas cercano a nuestro trabajo. Hablar con otros padres no nos solucionó mucho mas bien nos reafirmó en que los hijos de cada uno están en el mejor colegio del mundo. Por que todos somos muy listos y elegimos muy bien.

    Reply
  • Estimado Jesús.
    En tu artículo propones unos criterios de elección como el número de alumnos o los profesionales con los que cuenta el centro. Le recuerdo que en los colegios públicos son aspectos que nos vienen “dados de fuera”, y por tanto, poco podemos hacer los maestros por mejorarlo, o sí…reprochárselo al Sr. Wert. En cuanto al precio, la escuela pública no cobra ni un céntimo de matrícula. No nos plantearíamos qué colegio elegir si desde las administraciones públicas se lo tomaran wn serio, siendo prioridad de INVERSIÓN y construyendo una escuela de calidad.

    Reply
    • precisamente nos planteamos elegir porque tenemos posibilidad de hacerlo, y yo no quiero que me la quiten!
      Respecto al número de alumnos tienen más la concertada que la pública y, además de la inversión, creo que cada uno de nosotros debería mirar por su profesión y formarnos un poco más, no solo para los sexenios, a lo mejor conseguiamos tener más calidad, que no todo son balones fuera!
      un saludo

      Reply
      • Isabel, creo que no ha entendido mi respuesta o bien la ha malinterpretado. Cuando hablo de inversión, me refiero a dotación de recuros tanto HUMANOS como MATERIALES y no al sueldo de los maestros. En cuanto a su comentario sobre “los sexenios” no voy a entrar, ya que advierto cierta malintencionalidad y una curiosa opinión sobre los maestros de la escuela pública. Usted sola se ha definido. En lo referente a lo de que “no nos plantearíamos ningún criterio de elección”, me refería a que si todos los centros estuvieran bien dotados no nos preocuparía llevar a nuestros hijos a unos u otros, ya sean PÚBLICOS, PRIVADOS O CONCERTADOS.

        Reply
        • pues si crees que la he malinterpretado pido disculpas!
          mi opinión sobre la escuela pública no creo haberla dado, pues considero que hay muy buenos profesionales y he visto maestros como la copa de un pino, llevar a cabo una clase magistral sin casi recursos! solo he intentado decir, a lo mejor no me he expresado bien, que no todo es inversión… y dotaciones… y recursos, … que todos tenemos una responsabilidad, y considero importante estar formados tanto en contenidos como en didactica y metodología, asi que considero que una escuela de calidad debe hacerse entre todos!
          saludos

          Reply
  • Jose Luis Lupiáñez says:

    Por principio mi primera y única elección sería elegir la escuela pública. Dentro de la escuela pública lo más importante de un centro es el profesorado, ya que a la postre es quien tiene la relación directa con los alumnos. Lo malo es que es dificil conocer como funciona el profesorado si no estás dentro del centro (y muchas veces ni aún así). El equipo directivo, su forma de entender la dirección, la participación democrática, el consejo escolar, la asociación de padres, son elementos a tener muy en cuenta. Y todos y cada uno de ellos están por delante en mis prioridades que las instalaciones del centro, y lo digo sin quitarle ni un ápice de importancia a las instalaciones.

    Reply
  • Considero también que la escuela pública es o ha sido hasta ahora la mejor escuela para mi hijo. Afortunadamente está escolarizado en una de ellas y es excelente. Animo a todos los padres que lo deseen que los escolaricen donde deseen ya que la escuela pública no necesita publicidad.

    Reply
  • Gracias por tu información. Actualmente estoy intentando un cambio de colegio para mi hijo de 6 años. Su actual maestra y tutora a su vez está haciendo bulling a mi hijo y a otros más. Junto a otra familia hemos ido al defensor del menor, al de las personas, al del correcto funcionamiento de los organismos públicos, a enseñanza y a inspección y no se ha hecho nada al respecto.
    Se habla mucho del bulling hoy en dia y está muy controlado el tema, pero que pasa cuando eso no es de niño a niño, sino de adulto a niño? Pues pasa que no se mira tanto el tema, pues no es lo “normal”.
    Para mi es mucho mas grave este bulliyng, por que está siendo de adulto a menor, valiendose el profesor de su cargo y la confianza para hacer tanto daño como guste sin poder nosotros, los padres, probarlo.
    A los padres nos está destrozando esto y no podemos nada más que esperar una solución. Por lo pronto nuestros hijos llevan 8 días sin asistir a clase, mientras la profesora con encubrimiento de su directora, sigue maltratando psicologicamente y físicamente a los niños.
    ? Hay alguien que nos pueda ayudar?

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Completa la operación matemática * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.