Mi hijo padece un trastorno ¿Qué puedo esperar del colegio?

 

 

La respuesta del colegio a los ACNEE

Imagen tomada de MorgueFile.com

Esta es una pregunta que se plantean las familias con hijos que padecen algún tipo de trastorno o problema infantil de cierta gravedad. Es el caso de los padres que reciben un diagnóstico de retraso madurativo, trastorno por déficit de atención, dislexia o trastorno de aprendizaje no verbal, entre otros muchos.

Qué espera la familia

Una vez que la familia recibe un diagnóstico de ese tipo espera una respuesta del centro educativo. En general, las familias esperan de nosotros los educadores y profesionales:

1º. Conocimiento del problema

Esperan que estemos informados del problema de su hijo, que lo conozcamos y que si no es así, tengamos la actitud de informarnos y conocer las características del trastorno que el niño presenta, al nivel esperado como profesionales.

2º. Se tenga en cuenta la situación

En segundo lugar, las familias esperan que tengamos en cuenta, en la medida de lo posible, las características de su hijo o hija: sus puntos débiles, especialmente.

Estoy implica conocer que hay determinadas situaciones, tareas, actividades en las que su hijo no podrá participar, o requiere una vigilancia especial u otro tipo de medidas.

Esperan que su hijo sea tenido en cuenta, que no sea olvidado.

3º. Adopción de medidas

Las familias suelen comprender la situación: su hijo no está solo y los profesores tienen que atender a otros veintitantos niños más. Además, los recursos personales siempre son escasos.

Lo que suelen esperar las familias es que se tengan en cuenta las dificultades de su hijo y que se adopten las medidas que estén al alcance de los profesores.

En ocasiones esto implica solo pequeños detalles: que se le deje más tiempo para realizar los exámenes, que se permita una evaluación oral, que se esté un poco más pendiente de que el chico apunta los deberes en la agenda, asegurarse de que ha comprendido una explicación, proporcionarle refuerzo y apoyo, alentarlo…

Qué podéis hacer las familias

1. Aportar informes

Lo primero sería aportar los informes de que se dispongan al centro. No se conforme con llevarlo a la dirección, a veces los informes duermen en el cajón de esa mesa y nadie más lo ve. Prepare una copia para el orientador u orientadora y para el tutor o tutora de su hijo.

Entrégueselo personalmente, a ser posible en una pequeña entrevista y dígale que en el informe se explica lo que su hijo padece.

2. Aportar información sobre el trastorno

Aunque no debería ser así, las familias tienen muchos más conocimientos e información sobre el trastorno o dificultad de su hijo que los propios profesionales.

Si es posible, entréguen información al tutor o tutora sobre lo que padece su hijo para que lo lea y tenga en cuenta. No les  den direcciones de internet; si pueden, entréguenselo en papel para que lo lea. De la mayoría de los trastornos existen guías para profesores. Aquí en el Blog “Familia y Cole” puede conseguir algunas.

3. Mantener entrevistas con el tutor o tutora

Pasado un tiempo prudencial, un mes como máximo, soliciten una entrevista con el tutor. Si es posible, procure que el orientador u orientadora esté presente.

La entrevista debería servir paraasegurarse de que se han leído los informes, las orientaciones generales y sobre todo, para que les informen de cómo se va a ajustar la respuesta educativa en el centro: si va a tener apoyo, adapación curricular… En definitiva, qué medidas se van a adoptar.

Después de esa entrevista, deberían procurar mantener entrevistas con el tutor una o dos veces al trimestre, como mínimo, con objeto de hacer un seguimiento de la evolución de su hijo o hija.

4. Mostrarse disponible para colaborar.

Los educadores no deben percibir a la familia como una amenaza, más bien como colaboradores y estar abiertos siempre a implicarse desde el hogar en la intervención de su hijo.

Estén abiertos a pautas de intervención, pero soliciten que sean pautas claras y concretas y que efectivamente se puedan llevar a cabo en el contexto familiar.

5. No pregunten a diario cómo va su hijo.

Los niños con necesidades especiales avanzan muy lentamente: tienen pequeños avances, retrocesos. Su evolución es a medio plazo.

Eviten preguntar diariamente o semanalmente cómo va su hijo, porque la información que les aporten será mínima (su hijo no cambiará de un día para otro) y lo único que conseguirán es desmoralizarse ustedes mismos y angustiar a los profesionales.

En alguna reunión de profesores he tenido la ocasión de comentales: “ninguno de nosotros está exento de tener un hijo, un sobrino o un nieto con necesidades educativas especiales. Simplemente traten a esos alumnos de la misma forma que le gustaría que trataran al suyo” ¿Les parece buena idea?

Jesús Jarque García

Puedes seguirme también en las redes sociales

Facebook Twitter Google+ 

38 comments on “Mi hijo padece un trastorno ¿Qué puedo esperar del colegio?

  • Hola,
    comoa el colegio actue, desde mi punto de vista, depende de tres factores:
    * Los padres y la implicación que demuestren, fundamental
    * De la dirección del colegio y del orientador/a. Muy importante si tiene el puesto fijo o no. Si es como la primera que conocí que cuando le comenté que mi hijo era necesidades educativas especiales y me contestó con: ¿Conoces ese bar de … que tiene unos bocatas de calamares espectaculares?
    * De los conocimientos que tengan los padres para moverse en la administración, tanto la sanitaria como la educativa. Conocer los derechos del niño es fundamental. Conozco casos que llevan supuestamente tres años en lista de espera para que la orientadora les “estudie”.
    Este artículo parte de que el colegio se muestre colaborador, cuando a veces no es así. En el colegio de mi hija, que no de mi hijo, le cambié porque su intención era darle las horas de AL y PT con 7 niñ@s más y en INGLES… alucinante, si tenemos en cuenta que mi hijo es disfásico sintáctico-semántico, Tienen 800 alumnos entre infantil y primaria, ningún niño diagnosticado de altas capacidades. Lo pongo como ejemplo, porque por simple estadística, algún tiene que haber.
    Ese es para mí el principal problema, la a veces tan desesperante falta de interés por parte de los principales.
    Cuando veo algún profesor en la tele de huelga diciendo:NO PODEMOS ATENDER LA DIVERSIDAD, tengo que apagar la tele de la mala ostia que se me pone. Cuando falta un profesor, siempre son los alumnos de necesidades educativas especiales los que pierden, porque será la al o la pt la que se haga cargo de esos casi treinta niños que no tienen tutora.
    Si que es cierto que no debemos preguntar a diario, porque evidentemente, no se pueden percibir avances. Pero las preguntas diarias no tienen que ver muchas veces con avances, sino con que la angustiosa necesidad que tenemos a veces los padres, sobre todo cuando los niños están en infantil de que tengan un ambiente adecuado, acogedor, y sobre todo, seguro. Sabemos que son más frágiles, más débiles que el resto (en la mayoria de ocasiones) y están más “expuestos” que el resto de los niños. Nuestros hijos tienen muchísimas más posibilidades que el resto de los niños de sufrir acoso. Que parece una expresión fuerte, pero mi hijo tendrá de por vida señales en la cara de un ataque que sufrió con un tenedor.
    Que los profesores pongan en marcha un programa especial para evitar este tipo de situaciones para todos los alumnnos y con especial seguimiento para los niñ@s de necesidades educativas especiales, que se lo muestren a los padres. Sería una gran ayuda.
    Saludos,

    Reply
    • Estimado Amigo o amiga: Muchas gracias por tu comentario.
      Escribes verdaderamente sobre tu experiencia y comparto todo lo que dices.
      La verdad es que da gana de imprimirlo y remitírselo a más de uno ¿verdad?

      Con la misma confianza que escribes te comento que este artículo lo he escrito y rehecho varias veces. Las anteriores estaban en un tono similar al tuyo.

      Trabajo como orientador y ya llevo unos cuantos años en esto. Desde mi perspectiva he visto muchas cosas “indignantes” y lo que me pedía el cuerpo es escribirlas aquí.

      Pero forma parte de la “filosofía del blog” de insistir más en los ejemplos positivos y no prestar atención a esas malas prácticas que si yo te contara…

      Además considero que los malos profesionales nunca entrarán en este blog (ni en ninguno educativo) ni se tomarán la molestia de leer, ni actualizarse.

      De todas formas, te agradezco y felicito por tu comentario: creo que nos debe hacer reflexionar a todos.

      Te esperamos por aquí.

      Reply
  • Está muy bien el artículo, para situaciones ideales de padres y colegios que se implican en sus trabajos como educadores. Sin embargo, como dice el comentario de Anónimo, anterior al mío, no todso los padres están bien informados, y peor aún no todos lo maestros lo están ni tienen intención de informarse.
    Los niños NEE en general están desprotegidos incluso dentro de sus colegios, como bien ha explicado Anónimo, cuando falta un profe lo sustituye la seño de AL, la PT o la de apoyo. En el aula no se quedan sin profesor pero los niños de NEE sí. Partiendo de ahí y de la poca imnportancia que se le da a los alumnos de NEE todo se convierte en una lucha contínua para los padres.
    Cuando yo he llevado información y materiales sobre el trastorno de mi hijo a su tutora y PT me han mirado de reojo: no sienta bien, te metes en su terreno,; pero OJO ellas tampoco se preparan por su cuenta para desarrollar su trabajo, cosa que luego repercute en el desarrollo del trabajo en el aula que se les complica por días… lógico, no se han informado y luego se quejan de que el niño no sigue el ritmo y molesta en clase. SI ES QUE NO SABEN MANEJAR LA SITUACIÓN… no saben dirijir su atención, no saben cómo hablarle, no se paran a comprobar si ha entendido o no la consigna, etc. Sé que es complicado con 26 niños más en el aula, pero lo mínimo…. por lo menos que se preocupe de que comprenda algo y no me lo tenga toda la mañana jugando con plasti y haciendo recaditos…

    Reply
    • Estimado Amigo o amiga: gracias por tu comentario. En parte la respuesta que le he dado al visitante anterior es válida para tí también.

      Está bien que dejéis reflejado este tema y que todos tomemos conciencia de esta situación.

      Gracias y te espero pronto por aquí.

      Reply
  • Estimado Amigo o amiga: gracias por tu comentario. En parte la respuesta que le he dado al visitante anterior es válida para tí también.

    Está bien que dejéis reflejado este tema y que todos tomemos conciencia de esta situación.

    Gracias y te espero pronto por aquí.

    Reply
  • macucordoba says:

    Soy madre de tres hijos, mi hija media de 12 años, tiene un retraso mental moderado sin filiar, en 99 por ciento de posibilidad sindrome cromosomatico, aun en estudio. Cuando me di cuenta del trastorno y dificultades de mi hija, tan solo tenia seis meses, y ya me puse manos a la obra, aun sin saber exactamente que pasaba, para mi, para mi familia todo esto era nuevo, aun asi, estudio, investigue e hice todo lo que pude por mantenerme informada, aunque mis comienzos han sido muy duros, al dia de hoy y desde hace mas de cinco años, tengo que decir que mi hija es feliz, que esta integrada, “signifiticativamente curridulada”, como yo suelo decir, pero cuando decidi cambiar de colegio, trasladarme a 50 km, de casa, comenzar una nueva vida, lo hice pensando, en la mejor oferta educativa para ella, no mire nada solo, me interesaba la experencia, y no me equivoque, mi hija al dia de hoy acude a clase a 6º de primaria, eso si intentado conseguir objetivos de 1º de primaria, pero sabeis que???? ES TOTALMENTE FELIZ.

    Reply
  • Soy madre de un niño de 3 años, casi 4, que cursa 2º de Infantil en un centro concertado y que tiene dificultades en lenguaje y atención. Por lo que leo en los comentarios, somos una familia verdaderamente afortunada. Suscribo punto por punto las ideas de Jesús Jarque, pero, además, es así tal cual como hemos actuado con el colegio desde el principio.

    Y la respuesta que hemos obtenido por parte del colegio, también desde el principio, ha sido tremendamente profesional, cercana y de enorme dedicación y preocupación por el niño. Cuando hablo de colegio, hablo de tutora y orientadora de infantil y tengo que decir que somos un equipo. La familia, la tutora, la orientadora y logopeda y el neuropediatra que trata al niño.

    El resultado, cómo no, espectacular. Los problemas de lenguaje van desapareciendo y los de atención se van encauzando. Estoy segura de que pasaremos a Primaria con todo superado, y muy en parte gracias al colegio.

    Reply
    • Estimada María, me alegro mucho de lo que comentas. Existen ejemplos positivos y centros que trabajan bien: el tuyo es uno de ellos y eso se refleja en los resultados: Felicidades!

      Te espero por aquí.

      Reply
    • Yo estoy en el mismo caso que tú,mi niño tiene la misma edad y problemas similares,la única diferencia es que en nuestro caso no hay tanta respuesta por parte del cole y ahora tenemos que cambiar de cole,para ellos es una carga y vemos que no recibe nada de lo que necesita.Nosotros queremos lo mejor para él,y moveremos lo necesario para conseguirlo y que el niño no se sienta discriminado,violento,triste….Me alegro mucho de que te vaya muy bien,el hecho de leerlo me anima porque la verdad es que esta situación a veces te puede y tienes que sacar ánimo de donde no lo hay.Suerte.

      Reply
    • Hola. Me encuentro en una situación muy parecida a la tuya, con una niña de cuatro años con problemas madurativos. Por lo visto, no consigue los objetivos de un niño de su edad y la han catalogado de NEE. Me gustaría que me dijeras a qué cole estas llevando a tu hijo, que tanto le están ayudando. Yo soy de Madrid, y estuve la semana pasada en el Sagrado Corazón de Chamartín, recomendada por un psicopedagogo y me dio una buenísima impresión. Creo que ayudan mucho a los niños y en el caso de mi hija un buen apoyo el cole y su terapia fuera estos dos años que me quedan de infantil serían cruciales para ponerse al nivel de los demás en poco tiempo. Solo tengo dos puntos por distancia, pues no estoy en el area de influencia, pero tengo esperanzas porque vamos via centro atencion temprana.

      Muchas gracias por tu ayuda y recomendaciones.

      Reply
  • Tengo un hijo de 15 años.Tiene retraso mental moderado y problemas de comportamiento.Ha pasado 7 años en un colegio ordinario público, y fué bastante complicado..Por parte del colegio, puedo decir que la profesora de P.T.E les dedicaba un rato a él junto a 3 ó 4 niños (aunque tambien pasaba tiempo en la Secretaría del cole, al no tener administrativo y supongo que eso le quitaría tiempo para los niños,pero como todo queda entre ellos, poco puedes demostrar).
    Los tutores que le tocaban cada curso, solo conseguimos en 3º (la profesora era interina, pero muy implicada) que le pusiera 1 hoja de deber, para que al día siguiente se la mirase, total eran cosas sencillas, que no llevan más que unos minutos mirarlo, y el niño sentir que se preocupan por él.El resto de los cursos, duraba el tema unos días, y pasaban totalmente, venía a casa sin nada ¿Qué motivación podía tener?Pues nada.
    Con los niños cada vez más problemas, y cada vez que decías algo, siempre con cuidado, ya que sabes que él tiene problemas de comportamiento, te decían: los niños lo respetan,y ahí quedaba todo, y luego tu mismo veías como se le burlaban, y cuanto más mayores más.
    En 6º de Primaria se planteó la cuestión, repetir o Educación Especial, y ya que 6º había sido un caos, decidimos E.E. y buscamos y preguntamos para encontrar uno adecuado para nuestro hijo.Va a uno concertado, verdaderamente está mucho más atendido él y nosotros.Es otro mundo, cuesta asumirlo, pero los profesores están más implicados y realmente les importan los niños con necesidades especiales (también es cierto, que tienen más recursos, menos niños por aula, educadores…).
    Estoy segura,que en otros centros ordinarios también puede funcionar, y que realmente se implican los profesores, pero a nosotros no nos fué bien.

    Cristina

    Reply
  • Estimad Cristina, gracias por compartir tu experiencia. Desgraciadamente lo que comentas suele ocurrir: el caso de tu hijo no es único ni excepcional. Entre todos debemos contribuir a que los niños con NEE sean atendidos adecuadamente y que la integración e inclusión sea real y sobre todo, algo que yo creo muy importante: que no dependa de la buena voluntad, porque eso no es profesionalidad.

    Reply
  • Yo sólo quiero comentar que son niños,algunos muy pequeños,que sabemos que arrastran cierta situación complicada,pero que necesitan de mucho apoyo,no de malas caras,mucho castigo,la silla del castigo,en un rincón ,malas contestaciones,malos comentarios de ellos a los otros compañeros de clase…Quizás necesitan de más cariño …

    Reply
  • Muy buen artículo. Lo he leído varias veces, porque aunque soy madre de una hermosa niña con NEE de 10 años y debería saber lo que ella necesita, frecuentemente me encuentro confundida respecto a lo que quiero y “puedo” esperar de los centros educativos, quiero decir que ni yo misma lo tengo claro; ya que todo el mundo quiere opinar al respecto y hay mucha ignorancia voluntaria y dolorosa alrededor de ello. Bajo este contexto el artículo me permite ordenar mis prioridades y describirlas de una manera que no suenen tan imposibles y descabelladas, sobretodo si es para una escuela pública de un país latinoamericano con aulas de más de 40 alumnos, y con orientadores temporales y removibles porque según las autoridades educativas son suficientes para los niños normales.

    Reply
    • Estimada amiga, gracias por tu comentario. A veces puede ayudar lo que uno puede exigir o no. Releo el artículo y la verdad es que se exigen mínimos, pero yo que trabajo en la educación te puedo asegurar que esos mínimos no siempre se consiguen. Ánimo con tu hija

      Reply
  • Muy buen artículo. Lo he leído varias veces, porque aunque soy madre de una hermosa niña con NEE de 10 años y debería saber lo que ella necesita, frecuentemente me encuentro confundida respecto a lo que quiero y “puedo” esperar de los centros educativos, quiero decir que ni yo misma lo tengo claro; ya que todo el mundo quiere opinar al respecto y hay mucha ignorancia voluntaria y dolorosa alrededor de ello. Bajo este contexto el artículo me permite ordenar mis prioridades y describirlas de una manera que no suenen tan imposibles y descabelladas, sobretodo si es para una escuela pública de un país latinoamericano con aulas de más de 40 alumnos, y con orientadores temporales y removibles porque según las autoridades educativas son suficientes para los niños normales.

    Reply
    • Estimada amiga, gracias por tu comentario. A veces puede ayudar lo que uno puede exigir o no. Releo el artículo y la verdad es que se exigen mínimos, pero yo que trabajo en la educación te puedo asegurar que esos mínimos no siempre se consiguen. Ánimo con tu hija

      Reply
  • Hola. Me encuentro en una situación muy parecida a la tuya, con una niña de cuatro años con problemas madurativos. Por lo visto, no consigue los objetivos de un niño de su edad y la han catalogado de NEE. Me gustaría que me dijeras a qué cole estas llevando a tu hijo, que tanto le están ayudando. Yo soy de Madrid, y estuve la semana pasada en el Sagrado Corazón de Chamartín, recomendada por un psicopedagogo y me dio una buenísima impresión. Creo que ayudan mucho a los niños y en el caso de mi hija un buen apoyo el cole y su terapia fuera estos dos años que me quedan de infantil serían cruciales para ponerse al nivel de los demás en poco tiempo. Solo tengo dos puntos por distancia, pues no estoy en el area de influencia, pero tengo esperanzas porque vamos via centro atencion temprana.

    Muchas gracias por tu ayuda y recomendaciones.

    Reply
  • En primer lugar quiero dar un abrazo muy fuerte a todas las familias que entre nosotros nos comprendemos y apoyamos al 100 %, y después decir que lo primero que hago todos los años ya que por desgracia cambiamos de profesores es enviar una carta de presentación al nuevo maestro como si fuera mi hija la que lo escribiera. En esa carta describo su trastorno, TSP, y los rasgos que presenta, actuaciones más notorias y sobre todo rogando su trato con normalidad. Pero siempre hay descerebrados como la que nos ha tocado este año y por suerte se jubila el próximo 31 de octubre que en la reunión general de grupo se le ocurrió decir las siguientes palabras:

    . A dos niñas con problemas de lenguaje las tachó de infantiles y les dijo a sus madres que estában allí que la culpa era de ellos pq le trataban y hablaban como bebes ( sabrá ella), de un niño hiperactivo tb le puso fino igual que a otros dos amigos de él. La s madres de dos niñas que ya tuvieron tutorías ya os conozco pq ya he hablado con vosotras y sólo llamo a los que me dan problemas ( ahí queda eso) y como ya sabéis todos hay una niña que es muy inquieta , no para quieta y me marea mucho ( o algo así) no para de armar y no puedo con ella me supera igual que al niño que se sienta aquí ( un niño minusválido) sus padres siempre llegan tarde y encima tengo que andar subiendole yo a la silla de ruedas.

    Que podríais pensar de una persona así, porque no se le puede llamar profesional.

    Escribe una respuesta…

    Reply
    • Estimada Susana… no me puedo negar a escribirte una respuesta. Lo primero confesarte mi ignorancia: ¿Qué es el TSP? (Siempre es más lo que desconozco que lo que lo poquito que sé).
      Lo que relatas no me sorprende. En Familia y Cole me propuse no desahogarme describiendo los “ejemplos negativos” con los que me encuentro. También me propuse no darles publicidad gratuita. Pero existir, existen.
      Desgraciadamente hay personas con muy poca empatía, además de poca delicadeza y humanidad. En el magisterio hay de todo…
      Como sabes trabajo como orientador. La idea de la carta me parece genial, me ha encantado y creo que, con tu permiso me la voy a copiar. ¿Qué suelo hacer? En algún claustro he comentado que ninguno de los que estábamos allí estábamos a salvo de tener un hijo, un sobrino o un nieto con problemas; que simplemente tratemos a estos niños como nos gustaría que trataran a nuestro hijo, sobrino…
      Es lo único que puedo comentarte Susana… y que no faltes por aquí ni tú ni tus comentarios.

      Reply
  • En primer lugar quiero dar un abrazo muy fuerte a todas las familias que entre nosotros nos comprendemos y apoyamos al 100 %, y después decir que lo primero que hago todos los años ya que por desgracia cambiamos de profesores es enviar una carta de presentación al nuevo maestro como si fuera mi hija la que lo escribiera. En esa carta describo su trastorno, TSP, y los rasgos que presenta, actuaciones más notorias y sobre todo rogando su trato con normalidad. Pero siempre hay descerebrados como la que nos ha tocado este año y por suerte se jubila el próximo 31 de octubre que en la reunión general de grupo se le ocurrió decir las siguientes palabras:

    . A dos niñas con problemas de lenguaje las tachó de infantiles y les dijo a sus madres que estában allí que la culpa era de ellos pq le trataban y hablaban como bebes ( sabrá ella), de un niño hiperactivo tb le puso fino igual que a otros dos amigos de él. La s madres de dos niñas que ya tuvieron tutorías ya os conozco pq ya he hablado con vosotras y sólo llamo a los que me dan problemas ( ahí queda eso) y como ya sabéis todos hay una niña que es muy inquieta , no para quieta y me marea mucho ( o algo así) no para de armar y no puedo con ella me supera igual que al niño que se sienta aquí ( un niño minusválido) sus padres siempre llegan tarde y encima tengo que andar subiendole yo a la silla de ruedas.

    Que podríais pensar de una persona así, porque no se le puede llamar profesional.

    Escribe una respuesta…

    Reply
    • Estimada Susana… no me puedo negar a escribirte una respuesta. Lo primero confesarte mi ignorancia: ¿Qué es el TSP? (Siempre es más lo que desconozco que lo que lo poquito que sé).
      Lo que relatas no me sorprende. En Familia y Cole me propuse no desahogarme describiendo los “ejemplos negativos” con los que me encuentro. También me propuse no darles publicidad gratuita. Pero existir, existen.
      Desgraciadamente hay personas con muy poca empatía, además de poca delicadeza y humanidad. En el magisterio hay de todo…
      Como sabes trabajo como orientador. La idea de la carta me parece genial, me ha encantado y creo que, con tu permiso me la voy a copiar. ¿Qué suelo hacer? En algún claustro he comentado que ninguno de los que estábamos allí estábamos a salvo de tener un hijo, un sobrino o un nieto con problemas; que simplemente tratemos a estos niños como nos gustaría que trataran a nuestro hijo, sobrino…
      Es lo único que puedo comentarte Susana… y que no faltes por aquí ni tú ni tus comentarios.

      Reply
  • Hola, tengo un niño de 3 años con retraso madurativo con carencias en el lenguaje. Estoy buscando un colegio que trabaje bien con niños de NEE. Me podrías decir cual es el colegio al que llevas a tu hija con el cual estas tan contenta? Agradecería tu ayuda.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Completa la operación matemática * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.