Cinco errores frecuentes en la alimentación infantil

Para la mayoría de las familias la alimentación de su hijo o hija es un aspecto clave en su crianza y en su educación. A lo largo de mi experiencia como orientador me he venido encontrando con una serie de errores y falsas creencias que los padres y madres suelen tener respecto a este tema. Se refieren a familias con niños de 2 a 12 años que son con los que vengo trabajando.

cinco errores alimentación infantil

Imagen tomada de MorgueFile.com

1º. UN NIÑO QUE COME POCO ES PROBLEMÁTICO

El único problema que tenemos con nuestro hijo es que come muy poco“.

Esta frase la he escuchado muchas veces; casi nunca he oído lo contrario. En las edades a las que estamos haciendo referencia (2 – 12 años) el apetito, suele ser un regulador casi perfecto de las necesidades alimenticias del niño . A esas edades, el cuerpo (el cerebro en realidad) pide lo que necesita, salvo que el niño esté enfermo.

Si goza de buena salud y la pauta general a medio plazo de crecimiento de peso y altura está dentro de los valores esperados a su edad, todo va bien. Si tiene dudas consulte a su pediatra.

En este aspecto hay una idea clave: “gordito no significa saludable

2º. EL TIEMPO DE LA COMIDA NO TIENE FIN

Podemos pasar hasta dos horas en la mesa hasta que conseguimos que se lo coma todo

El segundo error es prolongar “hasta la eternidad” el tiempo de la comida, para desesperación de los padres.

La comida tiene un principio y un fin. Parece que media hora es un tiempo razonable para comer con tranqulidad. Cuando el tiempo se cumple se retiran los platos y se recoge, sin enfados ni reproches.

Prolongarlo más allá de ese período no tiene ningún sentido, aunque haya comido poco.

3º. QUE COMA CUALQUIER COSA CON TAL DE QUE TOME ALGO

Le doy cualquier cosa y a cualquier hora, con tal de que coma algo

Es otro error habitual: proporcionar alimento fuera de las horas de comida con tal de compesar las carencias de los platos centrales. Además la situación empeora porque esas alternativas suelen ser alimentos inadecuados: bollería industrial, dulces, batidos… productos muchas veces repletos de calorías y grasas que perjudican su salud a largo plazo.

4º. OFRECERLE UN PLATO ALTERNATIVO

Si no te gusta lo que tenemos para comer, te hago otra cosa

El cuarto error consiste en ofrecerle siempre un plato alternativo a la comida prevista para el resto de la familia.

Si hay un plato de legumbres y el niño o la niña dice que no quiere o no le gusta, allá vamos a prepararle una vez más su plato favorito.

5º. CONVERTIR LA COMIDA EN UN PARQUE DE ATRACCIONES

He hecho de todo con tal de que mi hijo coma, hasta disfrazarme

En muchos hogares el momento de la comida es efectivamente un parque de atracciones: juguetes en la mesa, la televisión puesta, dramatizaciones para que coma, incluso disfrazarse de lo que sea con tal de que la cuchara entre en su boquita.

Con ello se crea un mal hábito y el niño sabe que cuanto más prolongue la situación más atención tendrá y más divertido será la próxima vez.

Quizás he podido caricaturizar un poco la situación, pero les prometo que son los testimonios que cuentan las familias sobre sus hijos. Lo hacen además totalmente desesperados y con una introducción habitual: “Ya no sabemos que hacer para que coma

Seguro que al leer esta entrada muchas familias os sentís identificados y os sentís un tanto culpables. No pasa nada, son errores comunes y sin mala intención.

Ahora les invito a completar la lista de errores y a comentar la que les he ofrecido ¿Qué piensan sobre los errores en la alimentación infantil?

Jesús Jarque García

Puedes seguirme también en las redes sociales

Facebook Twitter Google+ 

17 comments on “Cinco errores frecuentes en la alimentación infantil

  • Lo de poner tiempo para comer es lo mejor. Yo lo hice con el desayuno. Les doy media hora. Si llegadas las 8:30 no han terminado, les levanto de la mesa y recojo todo. Y vaya si se dan prisa en desayunar porque saben que si no lo hacen, se van al cole sin comer y luego pasan hambre.

    Con buenos hábitos no tiene por qué haber sobrepeso. A veces somos los padres los que tenemos que saber comer para poder enseñar a nuestros hijos.

    Reply
  • Eva Mª Vicente says:

    Hola Jesus! tengo un niño de tres años y medio con TGD gama autista, y ya no se que hacer con el, solo come potitos y de fruta solo manzana, estoy desesperada, esta muy delgado y me da pena dejarlo sin comer hasta que coma lo que le pongo, pero como tiene este problema no se si hacerlo así.
    Gracias de antemano.
    Un saludo

    Reply
  • Estimada Eva Mª. Manejar el tema de la comida con un niño autista es muy compliado. Si son inflexibles, con la alimentación lo son aún más.

    Te recomendaría el capítulo 10 de un libro: “El niño pequeño con autismo” que está dedicado a este tema.

    Si puedes contactar conmigo (hay un formulario de contacto) te puedo decir cómo encontrar el libro.

    Reply
  • Hola! Acabo de leer la entrada y tengo una duda. Yo de pequeña (y aún hoy, aunque menos) tardaba en comer, no porque no me gustase la comida o porque estuviera haciendo otras cosas, simplemente comer a la velocidad de los demás me sentaba mal. ¿Entiendo que lo de poner un tiempo de comer es para los casos en los que el niño no quiere comer o está haciendo otras cosa o también entraría mi caso?

    Otra cosa que también he aprendido de mi propia experiencia es la forma de cocinar/preparar la comida (no me refiero a adornar los platos, que también es un recurso), recuerdo que en el comedor escolar y en la casa de mis abuelos se cocinaba el pescado en exceso y no podía con él, se me hacía “bola”. Dejándolo unos minutos menos (pero siempre hecho) está más jugoso y,ahora, es una de mis comidas preferidas. Con la tortilla a la francesa me pasaba lo mismo, con sal (o sin nada) me daba angustia, hasta que un día mi abuela decidió ponerle azúcar (solo media cucharada de postre), desde entonces me encanta de esa forma. Creo que el preparar los alimentos de otro modo puede facilitar que el niño o la niña los coman sin que les disguste y he visto que muchos padres no caen en la cuenta de eso, simplemente por el hecho de saber cocinarlos de una determinada forma.

    Reply
    • Estimada Claudia, su comentario es de un sentido común aplastante! Efectivamente sobre el tiempo, el que invertimos la mayoría de los adultos no es modélico, porque comemos demasiado rápido. El tiempo promedio y el ritmo lo marca cada persona. Aquí me refiero a comidas que se prolongan forzando al niño a comer, cuando ya no hay más apetito. Si un niño está comiendo, pero lo hace más despacio y en lugar de 30 minutos necesita 40 o 45, no pasa nada.

      Sobre las formas de cocinar tiene toda la razón. Hay personas (niños también) que su estómago no tolera determinados aliños, texturas, acidez… Pero creo que ha dado usted una muy buena idea: hacer pequeños cambios en las formas de preparación (lo de añadir azúcar mi madre lo hacía al tomate frito para quitar acidez) puede solucionar problemas. GRACIAS.

      No deje de visitarnos!

      Reply
  • Hola! Acabo de leer la entrada y tengo una duda. Yo de pequeña (y aún hoy, aunque menos) tardaba en comer, no porque no me gustase la comida o porque estuviera haciendo otras cosas, simplemente comer a la velocidad de los demás me sentaba mal. ¿Entiendo que lo de poner un tiempo de comer es para los casos en los que el niño no quiere comer o está haciendo otras cosa o también entraría mi caso?

    Otra cosa que también he aprendido de mi propia experiencia es la forma de cocinar/preparar la comida (no me refiero a adornar los platos, que también es un recurso), recuerdo que en el comedor escolar y en la casa de mis abuelos se cocinaba el pescado en exceso y no podía con él, se me hacía “bola”. Dejándolo unos minutos menos (pero siempre hecho) está más jugoso y,ahora, es una de mis comidas preferidas. Con la tortilla a la francesa me pasaba lo mismo, con sal (o sin nada) me daba angustia, hasta que un día mi abuela decidió ponerle azúcar (solo media cucharada de postre), desde entonces me encanta de esa forma. Creo que el preparar los alimentos de otro modo puede facilitar que el niño o la niña los coman sin que les disguste y he visto que muchos padres no caen en la cuenta de eso, simplemente por el hecho de saber cocinarlos de una determinada forma.

    Reply
    • Estimada Claudia, su comentario es de un sentido común aplastante! Efectivamente sobre el tiempo, el que invertimos la mayoría de los adultos no es modélico, porque comemos demasiado rápido. El tiempo promedio y el ritmo lo marca cada persona. Aquí me refiero a comidas que se prolongan forzando al niño a comer, cuando ya no hay más apetito. Si un niño está comiendo, pero lo hace más despacio y en lugar de 30 minutos necesita 40 o 45, no pasa nada.

      Sobre las formas de cocinar tiene toda la razón. Hay personas (niños también) que su estómago no tolera determinados aliños, texturas, acidez… Pero creo que ha dado usted una muy buena idea: hacer pequeños cambios en las formas de preparación (lo de añadir azúcar mi madre lo hacía al tomate frito para quitar acidez) puede solucionar problemas. GRACIAS.

      No deje de visitarnos!

      Reply
  • Hola soy Hipolita tengo un niño con 14 años, tiene un trastorno llamadoTDAH o (trastorno deficit de atencion con hiperactividad) que desde siempre ha tenido problemas con la alimentacion entre otras cosas ,pero desde que se le puso la medicacion se le ha cerrado casi por completo el apetito y nunca tiene hambre come poquisimo se va al cole com un simple vasito de leche y con eso tira toda lamañana hasta las tres que vuelve ,que tambien come lo mininmo da igual la comida que sea lo mismo pasa en la merienda y la cena no se como hacerle comer aunque se que la medicacion tiene ese efecto secundario no se la puedo quitar como puedo conseguir que coma algo mas o como puedo abrirle el apetito

    Reply
    • Estimada Hipólita, aunque yo no soy pediatra ni médico, veo por la experiencia de orientador que uno de los efectos más comunes de la medicación del TDAH (el metilfenidato) es la pérdida de apetito. No sé si su hijo toma Concerta, Medikinet o Rubifén (que son los nombres comerciales en España).
      Por los chicos que conozco y trabajo con ellos con TDAH las estrategias suelen ser:
      * Intentar hacer la cena, en la que el efecto de la medicación es menor, un poco más copiosa, aunque ya me ha explicado que eso no le da resultado.
      * Consultar con su médico si puede suspender el tratamiento en periodos largos de vacaciones
      * Aumentar la frecuencia de las comidas con menos cantidad: comer más veces al día, pero solo pequeñas cantidades.
      Ya me contará

      Reply
  • Hola soy Hipolita tengo un niño con 14 años, tiene un trastorno llamadoTDAH o (trastorno deficit de atencion con hiperactividad) que desde siempre ha tenido problemas con la alimentacion entre otras cosas ,pero desde que se le puso la medicacion se le ha cerrado casi por completo el apetito y nunca tiene hambre come poquisimo se va al cole com un simple vasito de leche y con eso tira toda lamañana hasta las tres que vuelve ,que tambien come lo mininmo da igual la comida que sea lo mismo pasa en la merienda y la cena no se como hacerle comer aunque se que la medicacion tiene ese efecto secundario no se la puedo quitar como puedo conseguir que coma algo mas o como puedo abrirle el apetito

    Reply
  • Yo tengo dos hijos, uno de 8 años con ligera obesidad y otro de 7 años que es un saco de huesos. La verdad que no se como hacerlo. El pequeño como poco, pero come, aunque su tiempo entre comida y comida es de unas 2 horas. Mi duda es como hacerlo para que su hermano no pase envidia, pues el no se conforma un unos bocados, siente hambre y quiere más. ¿Hay algún sitema? Gracias

    Reply
  • Yo tengo dos hijos, uno de 8 años con ligera obesidad y otro de 7 años que es un saco de huesos. La verdad que no se como hacerlo. El pequeño como poco, pero come, aunque su tiempo entre comida y comida es de unas 2 horas. Mi duda es como hacerlo para que su hermano no pase envidia, pues el no se conforma un unos bocados, siente hambre y quiere más. ¿Hay algún sitema? Gracias

    Reply
  • Hola tengo una niña de 5anos ella en su desayuno y cena come bien. Pero cuando llega la hora del almuerzo no quiere comer porque o le gustan los aliños. Quiere comer es pura pasta ya no se cómo cocinar. Alguien que me Oriente por favor gracias.

    Reply
  • Hola tengo una niña de 5anos ella en su desayuno y cena come bien. Pero cuando llega la hora del almuerzo no quiere comer porque o le gustan los aliños. Quiere comer es pura pasta ya no se cómo cocinar. Alguien que me Oriente por favor gracias.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Completa la operación matemática * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.