No tolera las frustraciones

Tengo una hija de 8 años que no tolera las frustraciones. Desde siempre no soporta ningún tipo de contratiempo. Si algo no sale como ella quería, se pone a gritar y a llorar, si pierde en un juego, si le decimos que no a una petición o un capricho reacciona igual. Así es desde siempre. Ya lo hemos probado todo: desde tratar de satisfacer todo lo que pide y solucionarle cualquier contratiempo, hasta dejarla por imposible. Estamos superados ¡Ayuda!

No tolera las frustraciones

Imagen tomada de MorgueFile.com

Hace poco recibí un correo con este mensaje. Es representativo de lo que le ocurre a muchas familias ya que se trata de un caso típico de baja tolerancia a la frustración. En esta entrada voy a explicar en qué consiste y facilitar unas pautas para abordarlo.

En que consiste que no tolera las frustraciones

Se dice que un niño o niña tiene baja tolerancia a la frustración si pequeñas adversidades le provocan enfado, rabia, tristeza o abandono de lo que persigue y esos sentimientos lo dominan hasta dejarlo  sin capacidad para responder a esa adversidad de manera adecuada.

Son niños que no soportan un “no” por respuesta, pequeños contratiempos, que tienen mal perder o que lo quieren todo “aquí y ahora”.

Por qué se produce

La baja tolerancia a la frustración es sobre todo una conducta aprendida. Es posible que determinados temperamentos predispongan a responder de esta manera, pero generalmente este tipo de conductas cuando se prolongan en el tiempo, son fruto de un proceso de aprendizaje que ahora les explico.

Probablemente a las primeras reacciones de frustración (llantos, gritos, ira) los padres hayan respondido intentando solucionar y satisfaciendo aquello que frustraba a sus hijos. Poco a poco, los padres, con buena intención y sin ser conscientes de lo que hacían, han reforzado esa forma de reaccionar.

Imaginen la siguiente situación: un niño quiere un capricho, algo que no es ni urgente, ni necesario. Los padres se lo niegan o le dicen que tendrá que postponerse. El niño a la negativa de sus padres, se siente frustrado y reacciona de forma desproporcionadamente negativa: grita, llora… los padres entonces ceden y cambian su decisión inicial. Cuando esto se hace repetidamente están “premiando”, reforzando esa forma de actuar. Y está demostrado, que cuando además eso se hace unas veces sí y otras veces no (un reforzamiento variable, se llama técnicamente) la conducta se consolida más aún.

Consecuencias

Un niño con baja tolerancia a la frustración tiene consecuencias negativas siempre. En primer lugar, para él mismo: sufre de manera desproporcionada. Lo que para los demás son pequeñas contrariedades, para ellos son situaciones más dolorosas.

Son niños disruptivos que se adaptan mal a las situaciones sociales, donde todos tenemos que ceder de alguna manera. ¿Se imaginan no ya un adulto, sino un joven que no tolera de los demás un no por respuesta…?

Las consecuencias también la sufren los padres que tendrán que esforzarse más para que su hijo no tenga ninguna frustración. Como me decía un papá que vivía esta situación: “espero que mi hijo no me pida la luna, porque se la tendré que conseguir”

Cómo actuar si no tolera las frustraciones

Si lo pensáis se trata de desaprender una forma de responder, para aprender otra forma más adecuada. Para ello les facilito de manera muy resumida algunas pautas a seguir:

1. Que viva las pequeñas frustraciones

Dejad que vuestro  hijo o hija viva las pequeñas frustraciones de cada día y que aprenda a gestionar esos sentimientos de manera adecuada, no las evitéis constantemente.

2. Evitar la sobreprotección

Evitad la sobreprotección excesiva. Sin poner en riesgo su seguridad, dejad que el niño o niña experimente y que se  equivoque, que aprenda a solucionar sus pequeños problemas. Podéis orientarle, pero no le solucionéis lo que puede hacer por sí mismo.

3. No concederle todos los caprichos

No hace falta explicarlo: todo lo que pida por su boca… no se le puede conceder.

4. No acudir siempre de inmediato

Si llora o protesta por pequeñas cosas, no acudid inmediatamente a consolarlo, ni le presten excesiva atención.

Evite que las cosas se hagan siempre inmediatamente cuando las pidan. Tienen que enseñarle lo que es urgente e importante y lo que no lo es.

5. Decir “no”

Aquello que no sea conveniente díganle que “no”, sin miedo: no se va a traumatizar como piensan algunos. Díganle que “no” sin demasiadas explicaciones e ignorad sus protestas.

6. Cuando esto… lo otro

Utilizad con frecuencia la estrategia de “primero esto… y cuando hagas o suceda esto, entonces lo otro”.

Eseñadle exigiéndole que las actividades se comienzan, se realizan y se terminan: las cosas no se pueden dejar siempre a medias.

7. Ser un ejemplo positivo

Si no tolera las frustraciones, dadle ejemplo de cómo gestionar las frustraciones: cuando vosotros como padres tengáis un contratiempo, verbalizar y reaccionar de manera que seáis ejemplo positivo para vuestro hijo.

8. No cambiar las decisiones

Que las expresiones de frustración del niño (gritos, llantos, insultos, romper cosas) no cambien vuestras decisiones iniciales

9. Ser constantes

Ser constantes: si no estáis dispuestos a actuar… mejor que cedáis antes de que se frustre. Pero si decidís actuar, tenéis que ser constantes: cumplir las pautas unas veces sí y unas veces no suele ser peor aún que no hacer nada.

Para saber más

En Familia y Cole encontraréis diferentes entradas y materiales que os pueden ayudar con problemas similares a este de “no tolera las frustraciones”, aquí os dejo algunos, pero hay más:

Jesús Jarque García

Puedes seguirme también en las redes sociales

Facebook Twitter Google+ 

17 comments on “No tolera las frustraciones

  • Pingback:No tolera las frustraciones - Educacion enpildoras.com
  • Hola Jesús.
    Al apartado 8 de no cambiar la decisión (el punto clave) añadiría otro complementario: desviar la atención del niño hacia otro tema que sea de su interés y que ayudará al niño a desconectar de la situación que le produce la frustración.
    La edad del niño también es importante a la hora de decidir qué hacer. En un caso de 8 años, ya se puede entablar una conversación sobre este tema en el momento adecuado, cuando no haya ningún conflicto de por medio y la niña esté receptiva a la conversación. Por último, este sería un buen momento también para avisarle de consecuencias positivas y negativas a hacer lo que se dice.
    Felicidades por tu material. Es muy bueno.
    @Andreutw

    Reply
  • Como hacer cuando uno de los padres está conciente de este actuar y decide cambiar, pero el otro no lo hace y al contrario nos contradicen delante del niño.

    Reply
    • Estimada Martha: la pauta nº 1 es “Acuerdo entre la pareja”. Si no conseguimos ponernos de acuerdo, dejemos las frustraciones del niño y empecemos a “arreglarnos” como educadores.

      Reply
  • Muy completo, muchas gracias por la aportación. Este tema me preocupa mucho como educadora que soy, pero también como madre.
    No sé como lo consigue pero todos su artículos son de mi máximo interés. Me tiene enganchada!!!!!

    Reply
    • Estimada Amiga, muchas gracias. La verdad es que procuro que los temas no salgan de un despacho: vivo entre familias y educadores y pongo por escrito las demandas que me realizáis a diario.

      Reply
  • Elisa Barroso says:

    Gracias Jesus por compartir tanta sabiduria y poner a disposicion de tantas personas tus conocimientos.
    Me interesa mucho el tema del abordaje de la frustacion. En mi caso la peculiaridad es que mi hijo Angel de 6 años tiene autismo y a veces el nivel tan bajo que tiene a la frustacion le genera fuertes rabietas. Hay situaciones que manejamos con tus consejos pero en otras nos vemos desbordados, por ejemplo cuando intenta patinar y se cae, cuando intenta encestar y no lo consigue….¿ que podemos hacer entonces?…

    Reply
  • por favor quisiera que me aconseje que hacer mi hija tiene 6 años llora cada vez que tiene que hacer la tarea , estudiar o cambiarse sola no se como actuar por favor ayudeme

    Reply
  • Hola Elvira, encantado de conocerte. En principio tendrías que ver si consigue algún “premio” por llorar: por ejemplo, que la vistas tú, que le hagas los deberes… Quizás deberías intentar tranquilizarla y decirle que no llore, que pruebe, por ejemplo, vestirse sola y que si no puede… te pida ayuda pero sin llorar.

    De alguna manera que vea que consigue las cosas sin llorar, no al contrario. Por otro lado no sé si tiene problemas de comunicación, si es así, deberíais tratar ese asunto también.

    Un saludo

    Reply
  • Mi hijo de 6 no tolera ningún tipo de frustración: si algo no le sale grita de manera exagerada, llora, se enrabieta y es capaz hasta de ponerse a pegar golpes en las paredes o portazos. A veces es capaz de pegar a sus hermanas en un ataque de rabia. Es extremadamente envidioso del éxito en pequeñas cosas de sus hermanas mayores (7 y 9 años) y eso le genera momentos de rabia descontrolada. Es capaz de dejar de hacer de las tareas del cole si cuando se pone a hacerlas no le sale como él quiere. Generalmente protesta por cualquier contrariedad que le suceda (desde tener que esperar a la hora de merendar hasta que tenga que ir a la ducha él el primero) y llega a convertirse en un drama.

    Sin embargo en casa no somos conscientes de haber sido condescendientes con él a pesar de ser el pequeño de 3 hermanos. Somos bastante exigentes y disciplinados. Pero lo que funcionó en la educación de sus hermanas está claro que con él no ha servido. Suelo hacer oídos sordos de sus protestas, explicarle que a veces las cosas no salen cómo nos gustaría, le he enseñado incluso a contar hasta 10 antes de hacer lo primero que le venga a la mente cuando esté enfadado (ya sea gritar, decir palabrotas o pegar a una de sus hermanas), pero de momento no ha servido. La verdad es que ya no sé cómo debo actuar con él.

    Reply
  • Hola, tengo un niño que hace esos berrinches y llora a gritos, tiene 6 años, el problema es que el hace caso y nosotros como papas no consentimos todo y recibe no de nuestra parte, aunque acepta las normativas reacciona asi a los gritos y llorando a mares en cualquier situación que algo no le agrada aunque realice lo que le pedimos y demás el es obediente pero reacciona asi, no se que hacer porque lo que ustedes proponen ya lo realizamos y con exito, pero sigue. Llorando y gritando, son de mucha ayuda, gracias, saludos

    Reply
  • Hola,
    Tengo un hijo de 7 años, muy bueno y obediente…muy inteligente. le va bárbaro en la escuela…pero ultimamente he tenido problemas… resulta que por cuestiones sencillas como, perder un lapiz, no hacer correcto una letra o pintar un poquito mal un dibujo por citar algo…llora y parece ser un terrible drama… y ya nos tiene cansados y no sabemos que hacer…y las maestras no entienden lo que sucede!
    podrias darme alguna pista para solucionar este problema ? gracias

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Completa la operación matemática * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.