Se deja llevar por los demás

 

Los niños que se dejan llevar por los demás

Imagen tomada de MorgueFile.com

“Nuestra hija de 8 años nos preocupa, no tiene personalidad y se deja llevar por los demás. El otro día, se vio involucrada en un asunto en el colegio. Sus amigas entraron al aula durante el recreo y aprovechando que la clase estaba sola, tiraron al suelo el material de todos los compañeros. Cuando las han descubierto las han castigado, también a mi hija. Pero ella me ha dicho que lo hizo porque las demás se lo dijeron ¿Qué hacemos?”

EN QUÉ CONSISTE

Este es un problema que muchas familias plantean respecto a sus hijos. Algunas, lo hacen como una forma de disculparles, pero otras lo plantean como un problema que quieren atajar cuanto antes.

En el caso de niños de Infantil y Primaria, consiste en dejarse llevar por lo que hacen los demás. Si los demás realizan alguna acción inadecuada, ellos participan también si otro criterio.

También ocurre que los chicos hacen lo que otros, con más liderazgo, le ordenan hacer: “me dijeron que lo hiciera”, es la justificación que suelen proponer.

En realidad no son capaces de decir que “no” a peticiones inadecuadas; en los momentos decisivos, no tienen su propio criterio de actuación y actúan según el grupo decide.

POR QUÉ SE COMPORTAN ASÍ

Las razones que expongo a continuación pretenden explicar el problema, pero no justifican el comportamiento que, desde mi punto de vista, es totalmente inadecuado. Los niños tienen su propia responsabilidad cuando participan en acciones de ese tipo, al menos responsabilidad ética, conductual y educativa. Esto es importante no perderlo de vista.

1. No hay criterio propio

Popularmente se le llama “no tener personalidad”, en realidad significa no tener un criterio propio o autonomía suficiente para actuar. No hay un criterio personal que decide qué debo hacer en cada momento, sino que ese criterio es externo: actúo por lo que dicen o hacen los demás.

2. Falta de asertividad

Otro motivo suele ser una falta de asertividad, la capacidad de defender los propios derechos, la propia actuación y la capacidad de decir “no” a una petición que se considera inadecuada, aunque esa no sea la opción mayoritaria en un momento.

3. Para sentirse aceptado

Por último, algunos niños y niñas, explican que se dejan llevar para sentirse aceptados por el grupo o por el líder. “Si no hago lo que me dicen, no tendría amigos”, es otro de los motivos que suelen proponer.

PAUTAS DE ACTUACIÓN PARA LOS PADRES

El problema es serio. En niños de 4 a 10 años es frecuente y las consecuencias no suelen ser demasiado graves, pero hay que abordarlas. En chicos mayores de 10 años, los efectos pueden ser dramáticos, tanto para ellos mismos, como para las posibles víctimas de sus actos. Por tanto, la cuestión es para tomarla en serio.

1. No justificar la conducta

La actitud de los padres no debería ser la de justificar el hecho: “se dejó llevar”. Si los padres justifican su conducta, eso lo aprenderán sus hijos y se convertirá en la excusa perfecta: “me dejé llevar”.

2. Señalarle su responsabilidad

Los padres deben ayudarle descubrir que él es responsable de lo que finalmente hace, ya que ejecuta las acciones y participa de ellas. Además lo son, aunque los demás hayan participado o se lo hayan ordenado, salvo que sea bajo una coacción.

3. Hacerle ver las consecuencias

Además de señalar su responsabilidad, es bueno hacerle ver las consecuencias que sus actos tienen. “Imagina que te lo hacen a ti”, es una buena fórmula.

También se le puede señalar cómo a veces, los que ordenan hacer las cosas, se libran de las consecuencias y todas las culpas recaen sobre el que las llevó a cabo.

4. Enseñar un modelo alternativo

En niños pequeños, es una ocasión ideal para enseñarles la conducta alternativa, es decir, cómo tendrían que haber actuado en esa situación: qué deberían haber dicho ante la propuesta.

Enseñar un modelo alternativo también implica explicarle cómo tienen que actuar la próxima vez que se presente una situación similar.

A los chicos que explican que si no actúan de esa forma no se sienten aceptados, también tendréis que explicarles qué es la amistad y qué tipos de relaciones más positivas deben procurar.

5. Formar criterios

En nuestra sociedad  cada vez se promueve menos que las personas formen su propio criterio. Se promueve lo “políticamente correcto” y la gente normalmente actúa por lo que hagan los demás. En España a eso se le llamamos “borreguismo” o “¿dónde va Vicente? donde va la gente.” No solemos tener una opinión formada, seguimos lo que dicen aquellos que consideramos “entendidos” en el tema.

Los niños no se libran de esa actitud y desde sus papás, a ellos mismos, a diario viven ese comportamiento: hay terror a ser diferente, a no ser aceptado por “la tribu” o a salirse de la norma.

Las familias tendrían que plantearse educar en la asertividad, saber decir no sin sentirse culpable, formar el propio criterio propio para actuar.

Un buen paso para empezar, además del propio ejemplo, es reforzar positivamente a los niños cuando actúan de esa manera y promover su propia autonomía.

www.jesusjarque.com

Quizás también te interese:

Jesús Jarque García

Puedes seguirme también en las redes sociales

Facebook Twitter Google+ 

7 comments on “Se deja llevar por los demás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Completa la operación matemática * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.