Cómo se enseñan las habilidades sociales

Cómo se enseñan las habilidades sociales

Imagen tomada de MorgueFile.com

En una entrada anterior expliqué que eran las habilidades sociales y su importancia en la educación de un niño. En esta entrada voy a tratar de exponer, de forma resumida, sobre cómo enseñar las habilidades sociales, os pueden ayudar a los padres y educadores a enseñar esas habilidades a vuestros hijos o alumnos. 

1. SER EJEMPLO POSITIVO

Ya lo saben, los niños aprenden sobre todo por el ejemplo que le dan las personas significativas para él. En este caso, la principal referencia son sus padres. Si el ejemplo es inadecuado… también lo imitarán.

Ellos observan e imitan cómo se relacionan entre ellos papá y mamá, y cómo lo hacen con el resto de personas con las que entran en contacto.

Imitan cómo actuamos con los demás en determinadas circunstancias: al iniciar una conversación, al pedir algo, a reclamar, a expresar nuestro enfado…

El problema es que nos observan e imitan en todo momento, no solo cuando nuestro comportamiento es ejemplar.

Si lo pensamos bien, muchas de nuestras reacciones y patrones de relación con las personas, son una repetición de lo que observamos en las personas significativas para nosotros.

Por tanto, ser un ejemplo positivo en todo momento es la primera medida que pueden adoptar.

2. HABILIDADES QUE SON REFORZADAS

El refuerzo positivo de determinadas habilidades y conductas provocan un aumento de la probabilidad de que estas se repitan. De manera intencionada o no, muchas habilidades sociales de los niños son reforzadas positivamente por las consecuencias que tienen.

Por ejemplo, algunas consiguen la aprobación y el elogio de los demás, que se preste atención; o por el contrario, consiguen obtener ciertos privilegios, como la sumisión de los otros. Son formas de refuerzo que algunas habilidades pueden obtener, aunque sean habilidades inadecuadas.

Pensemos en un niño que habitualmente amenaza a los demás como forma de conseguir las cosas. Comprobará que su conducta es reforzada, porque efectivamente la amenaza tiene consecuencias positivas para él: consigue dominar a los demás.

Por eso, los padres y educadores tenemos que tener especial cuidado en qué habilidades reforzamos en los chicos que tenemos con nosotros, porque es una forma de enseñar habilidades sociales, aunque sea inadecuada.

Podemos reforzar  las habilidades adecuadas con aprobaciones del tipo: “así me gusta que actúes” o “la próxima vez, tienes que hacerlo igual”. Incluso los educadores podemos poner alguna habilidad de ejemplo resaltándola ante los demás: “¿Habéis visto lo que ha hecho Luis? Le ha tirado el cuaderno a su compañero al pasar sin querer, se lo ha recogido y le ha pedido disculpas”

3. ENSEÑANZA DIRECTA

Por un lado, consiste en enseñar directamente cómo se tiene que actuar. Por ejemplo, enseñamos directamente a saludar, a iniciar una conversación, a hacer cumplidos o a expresar que algo nos está molestando.

Pero por otro lado, también es enseñanza directa cuando ofrecemos una habilidad alternativa a otra que es claramente inadecuada.

Por ejemplo, si una niña pega cuando otra pequeña no la deja jugar, le podremos enseñar directamente, otra conducta alternativa a la de pegar.

4. CUENTOS

Los cuentos tienen el don hacerse comprender perfectamente por los niños. Muchos cuentos enseñan algunas habilidades sociales y los niños las pueden interiorizar con más facilidad.

Mi libro Cuentos para portarse bien en el Colegio, contiene varios relatos que enseñan algunas habilidades sociales como ser asertivo, hacer cumplidos o iniciar conversiones para entablar amistad

5. DRAMATIZACIONES O JUEGOS DE ROL

Por último, una herramienta sumamente eficaz, aunque poco utilizada, son las simulaciones o juegos de rol.

Son muy efectivas porque sirven para practicar, poner a prueba y de esta forma adquirir, muchas habilidades sociales. Consiste en crear una situación ficticia en la que tenemos que actuar. Podemos dramatizar cualquiera de las situaciones habituales: el inicio de una conversación, reclamar algo, solicitar participar en un juego, responder a un insulto…

No solo son efectivas para las personas que la realizan, sino también para los observadores participantes que contemplan las escenas.

Los juegos de rol, permiten correcciones de las habilidades y volver a practicar. Parece que las personas que los practican, tienen facilidad para aplicarlo en situaciones reales.

Para realizar dramatizaciones, basta con practicar con situaciones habituales, señalando claramente qué habilidades deben poner en jugo.

RECAPITULANDO

Para enseñar habilidades sociales a nuestros hijos, a nuestros alumnos, podemos empezar por utilizar estas técnicas:

1. Ser ejemplo positivo

2. Reforzar habilidades adecuadas

3. Enseñarlas directamente u ofrecer conducta alternativa

4. Utilizar cuentos

5. Utilizar dramatizaciones o juegos de rol

¿Nos ponemos manos a la obra?

Jesús Jarque García

Puedes seguirme también en las redes sociales

Facebook Twitter Google+ 

14 comments on “Cómo se enseñan las habilidades sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Completa la operación matemática * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.