Mi hijo ve porno ¿Qué puedo hacer?

Mi hijo ve porno ¿Qué puedo hacer? Artículo de Jesús Jarque con orientaciones sobre lo que debes hacer si sorprendes a tu hijo viendo pornografía

Acabo de sorprenderlo: Mi hijo ve porno por internet. ¿Qué puedo hacer? ¡Solo tiene 10 años!

Esta es una pregunta que algunas familias me habéis planteado. Otras habéis pasado por una situación similar o vais a pasar próximamente.  

En esta entrada voy a ofrecerte unas pautas básicas de actuación.

Algunos datos sobre el acceso de los niños a la pornografía

Antes de abordar directamente el tema te ofrezco algunos datos respecto al acceso de los niños a la pornografía.

Inicio cada vez más temprano

Según la Agencia Española de Protección de Datos, en un artículo publicado en la sección “Padres e Hijos” del diario ABC, la edad promedio de acceso a la pornografía es de 8 años. Si el promedio es 8 años, quiere decir que hay niños que ya se inician a los 5 o a los 6 años.

Mi hijo ve porno porque es muy fácil acceder

Y es que Internet es una ventana abierta al mundo y en la Red puedes encontrar todo… lo bueno y lo malo y también, la pornografía explícita. Basta con escribir en la barra de cualquier buscador.

Otros niños llegan a la pornografía sin querer: a través de anuncios publicitarios, enlaces que invitan a hacer clic… En muchos casos es complicado de evitar.

Por supuesto, otros llegan por curiosidad, muchas veces lo hacen en grupo animándose a buscar esa información…

También están aumentando entre los más jóvenes las redes sociales que, si bien no estaban inicialmente diseñadas cómo redes pornográficas, cada vez ofrecen más contenido erótico o pornográfico. Además, estas redes utilizan como contenido, el material que suben los propios usuarios. Un tipo de erotismo y pornografía amateur.

La pornografía es perjudicial para los niños

Al margen de consideraciones morales, la pornografía es perjudicial para un niño o niña. Estas son algunas de las razones.

Degrada las relaciones sexuales

La pornografía presenta una imagen degradante de las relaciones sexuales. Muchas contienen un cierto grado de violencia y sometimiento, especialmente de la mujer.

En casi todas, las relaciones sexuales que muestra la pornografía no son precisamente entre dos personas que se quieren.

Son una ficción sobre las relaciones sexuales

En segundo lugar, la pornografía es una ficción sobre las relaciones sexuales. Son una imagen falsa e irreal de las relaciones.

Esta imagen irreal crea falsas expectativas sobre lo que son las relaciones en la realidad. Los niños pueden llegar a creer que las relaciones sexuales deben ser así, en tiempo y forma.

Sin embargo, sabemos que una sexualidad sana y equilibrada no tiene nada que ver con la pornografía.

Inmadurez emocional y cognitiva

Un niño menor de edad, no está preparado emocional ni cognitivamente para enfrentarse a ese tipo de imágenes. No está preparado para soportar el impacto emocional de esa imagen degradante. Entre otras razones, porque a los niños, les resulta complicado diferenciar entre realidad y ficción.

Además, la exposición a pornografía en esas edades tempranas puede provocar aislamiento, adición y comportamientos compulsivos.  

El peligro de querer imitar esas conductas

Es muy posible que, niños y sobre todo adolescentes, lleguen a considerar que las relaciones sexuales deben reproducir estereotipos, roles y conductas similares a las que aparecen en la pornografía y en alguna medida esperen que sus primeras relaciones repitan ese patrón y lo que puede ser peor: exijan que sean así.

El riesgo de que también compartan su imagen

Finalmente, es posible que el acceso a alguna de las redes sociales con contenido erótico o pornográfico que suben los propios usuarios, anime a los niños a realizar sus propias grabaciones y compartirlas con los demás usuarios.

Esto puede tener consecuencias muy perjudiciales para los niños o niñas, entre otras, que esas imágenes circularán para siempre en la Red.

Mi hijo ve porno ¿Qué hago ahora?

Y si mi hijo ve porno, ¿qué puedo hacer entonces?

Pues sin ánimo de ser exhaustivo, te propongo las siguientes medidas.

1º. Hay que tratar de evitarlo

Una primera medida de carácter preventivo es que hay que tratar de evitar que los niños menores se expongan a ese tipo de contenidos.

En primer lugar no pueden acceder hasta que no sean mayores de edad, pero además, deben disponer de un mínimo de madurez emocional y cognitiva y sobre todo un mínimo de educación sexual sana y saludable.

2º. Incorpora un control parental en los dispositivos

Una medida preventiva más concreta es instalar un control parental en los dispositivos que el niño suele usar en casa.

Un control parental es una medida de seguridad que los padres instalan en los equipos y que impiden el acceso a contenidos y páginas que son potencialmente inadecuadas para menores de edad, entre ellas, páginas pornográficas, eróticas y similares.

Es bastante fácil de instalar. Puedes encontrar muchos tutoriales que te explican cómo hacerlo. Por ejemplo, este es uno de ellos: tutorial instalar control parental Android.

También te recomiendo la página INCIBE, una página oficial con muchos consejos y recursos de seguridad en Internet.

El control parental evitará que los niños lleguen sin querer a estos contenidos.

3º. Navega con ellos

Lo ideal es que los niños no naveguen solos. Si navegas con ellos, es como si pasearas con ellos por el campo. Le enseñas a navegar con seguridad, le ayudas a interpretar información, advertir y evitar peligros… y si nos encontramos con pornografía, informar.

4º.Que naveguen con supervisión

Si no puedes navegar siempre con ellos, al menos que naveguen con cierta supervisión.

Lo que ya sabéis: que no estén solos navegando, que lo hagan en un lugar común de la casa donde puedes ver lo que hace…

5º. Promueve una educación sexual en tus hijos

La educación sexual es una necesidad que tus hijos tienen y que debes proporcionar como padre o madre. No esperes que la escuela lo haga por ti y mucho menos que se adelante la televisión o los amigos de tu hijo o hija.

Es verdad que la educación sexual depende de la “cosmovisión” cultural, ética o religiosa que tenga la familia. Precisamente por este motivo, es la familia la mejor educadora de esa educación sexual.

Es posible que te dé vergüenza como padre o madre abordar ciertos contenidos con tu hijo.

Y también es verdad que no sepas qué decir. Por eso, el primer paso será tener un mínimo de formación. Hay cursos, libros… te recomiendo este La educación sexual de los hijos, pero hay muchos más.

Cuanto antes empieces… más fácil te resultará. Para comenzar, simplemente responde a las preguntas espontáneas y curiosidades que tu hijo, desde bien pequeños te plantean.

No les mientas, no respondas ni con evasivas ni con respuestas irreales. Ellos quieren una respuesta coherente, aunque no entres en detalles.

Si tú nos respondes a sus dudas… otros lo harán por ti.

Y si lo he sorprendido

Si lo has sorprendido viendo ese tipo de contenidos mis recomendaciones son las siguientes:

1º Mi hijo ve porno: no te escandalices

Si sorprendes a tu hijo viendo ese tipo de imágenes no puedes hacer como si no pasara nada, pero tampoco debes escandalizarte, ni enfadarte, ni castigarle.

Tampoco te muestres como si tu hijo fuera un pervertido.  Muéstrate lo más neutral posible y anímalo a dejar de ver ese tipo de contenidos, con una salida como:

—No parece que ver ese tipo de vídeos sea lo mejor…

Pasado un tiempo, unas horas o unos minutos, en un momento de tranquilidad, habla con él o con ella, pero no lo demores demasiado.

2º Comprender su curiosidad

La conversación la puedes iniciar aludiendo a la situación en la que lo has sorprendido y puedes comentarle que entiendes que sienta curiosidad por ese tema.

3º Advertir e informar

Infórmale que la pornografía es irreal, que las relaciones entre las personas no son así… que de alguna forma la pornografía es una mentira.

Por otro lado, infórmale también de los peligros que puede acarrear: adicción, degradación de la mujer, las falsas expectativas en las relaciones sexuales…

También debes adelantarte y advertir del peligro de compartir imágenes propias en redes sociales o internet con este tipo de contenidos: es mejor informar que pecar de ingenuos.

4º Establecer unas normas

Es el momento de recordar unas normas, entra las que están el hecho de no ver pornografía en los equipos de casa, por las razones anteriores.

Si el niño es pequeño, la norma se concreta en que debe ver contenidos apropiados para su edad.

Sin embargo, se le debe advertir que estás abierto a responder y aclarar las dudas que tengan respecto a la sexualidad.

5º Si mi hijo ve porno tengo que poner medidas de control

Si se ha accedido a este tipo de imágenes, es el momento de incorporar y establecer medidas de control parental, al menos en los equipos de casa.

6º Mi hijo ve porno: pregunta a un especialista

Las medidas que te he expuesto, son las medidas más importantes que como padre o madre, puedes adoptar en estas situaciones.

En todo caso, si necesitas información o parece no ser suficiente, puedes consultar con algún especialista que te ayude con esta inquietud: mi hijo ve porno. Por ejemplo, el orientador u orientadora del colegio, puede ser un primer profesional de contacto.

Espero que estas orientaciones te puedan ser útiles en tu labor educativa.

Si lo deseas, puedes descargar estas orientaciones en formato PDF:

Artículo, mi hijo ve pornografía

Puedes encontrar otros contenidos relacionados en alguna de estas entradas:

The following two tabs change content below.

jesusjarque

Contacta conmigo a través de redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Completa la operación matemática * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.