Trastorno de aprendizaje no verbal y Asperger: diferencias

El trastorno de aprendizaje no verbal (TANV) es un problema todavía poco conocido y diagnosticado, por tanto, que no recibe el tratamiento psicopedagógico adecuado, en muchas ocasiones.

La imagen ilustra la diferencia entre el TANV y el Síndrome de Asperger

Imagen tomada de Morguefile.com

En otra entrada describí las características principales del TANV. Al analizarlas nos vamos a encontrar con muchas similitudes con el S.A. y diferenciarlo es, en ocasiones, una tarea difícil.

EL TANV Y EL SÍNDROME DE ASPERGER

El TANV es un trastorno de aprendizaje cuyos síntomas diana se centran en una alteración de las funciones tradicionalmente atribuidas al hemisferio derecho: orientación espacial, visiopercepción, estructuración espacial, psicomotricidad fina y aspectos pragmáticos del lenguaje.

El síndrome de Asperger en un trastorno generalizado del desarrollo caracterizado por una alteración significativa de la comunicación, de la interacción social y con la presencia de una conducta inflexible.

ALGUNAS DIFERENCIAS

Los indicadores que pueden ayudar a diferenciarlos son los siguientes:

1. Afectación de la comunicación e interacción social

En los niños y niñas con SA las dificultades comunicativas y de interacción social están más afectadas, forma parte del núcleo del problema. Parece que no existe teoría de la mente (capacidad de entender que el otro tiene su propia mente y perspectiva) y tampoco suelen estar presentes conductas que regulan la interacción social, por ejemplo, mirar a los ojos. Las dificultades pragmáticas son más evidentes.

En el caso de los niños con TANV, aunque hay dificultades, no están tan afectadas y no forman parte de sus síntomas diana. Parecen más bien consecuencias del núcleo del problema. Por ejemplo mantienen el contacto ocular, se les puede interrumpir al hablar, respetan el turno de palabra…

En las personas con S.A. otros aspectos del lenguaje como la prosodia, el tono de voz o cierta sensación de pedantería están más acusados. Al contrario, las personas con TANV pueden presentar un todo de voz o prosodia peculiar, pero no tan acentuado como en los S.A.

2. Conducta inflexible

Las personas que padecen SA parece que mantienen una conducta más inflexible, son más resistentes a los cambios y tienen más dificultades para anticipar situaciones novedosas. Suelen presentar con más frecuencia estereotipias, rituales y rutinas.

En el TANV la conducta es más flexible y no suelen encontrarse estereotipias, ni rutinas o rituales. Aunque les cuesta adaptarse a situaciones novedosas e incluso anticiparlas, no hay gran resistencia a estas situaciones.

3. Funciones ejecutivas

Algunas funciones ejecutivas están más afectadas en el caso del SA que en el de TANV. Por ejemplo, los niños con SA tienen muchas dificultades de anticipación, de flexibilidad cognitiva e incluso conductual, de forma que toleran muy mal los cambios en las rutinas diarias. Por su parte, los niños con TANV no presentan como síntomas principales esa afectación de las funciones ejecutivas y no suelen presentar problemas de flexibilidad conductual.

4. Orientación espacial

Las personas con TANV tienen especiales problemas de orientación y estructuración espacial, dificultades motrices, mala letra y dificultades en habilidades como recortar, dibujar… Otros aspectos afectados, parecen ser más bien consecuencia de estas dificultades.

Las personas con S.A. también pueden tener dificultades en estos aspectos, pero no constituyen el núcleo de su problema. además, pueden tener una habilidad especial para recordar itinerarios o recorridos, algo que no es frecuente en los niños y niñas con TANV.

Jesús Jarque García

Puedes seguirme también en las redes sociales

Facebook Twitter Google+ 

7 comments on “Trastorno de aprendizaje no verbal y Asperger: diferencias

  • está algo dispersa la conceptualización, si se nota dificil de diferenciar, pero gracias, me interesa investigar más sobre el tema.

    Reply
    • Estimado amigo o amiga, la verdad es que en realidad no existen los trastornos sino las personas que lo padecen. Las etiquetas diagnósticas son una abstracción para podernos entender y hablar sobre una misma cuestión.

      Reply
  • TANV vs Asperger says:

    Debido a los casos de TANV que se están catalogando como “Asperger” (a falta de categorización propia en los manuales diagnósticos) está comenzando a difundirse la creencia de que todas las personas con Asperger se desorientan en el espacio.

    Este mito, de instalarse, potenciaría aún más las dificultades para conseguir empleo que de por sí ya tienen las personas con Síndrome de Asperger.

    Los TANV, por su parte, tienen mejores habilidades sociales y teoría de la mente (“empatía”), y esto se refleja en el hecho de que generalmente tienen tanto empleos como amigos y pareja, combinación que no suele verse en el asperger (excepto casos leves o que recibieron apoyo y tratamiento de pequeños).

    Aquel TANV que está deteriorado socio laboralmente, generalmente lo está por causas ajenas a su condición en sí (por ejemplo, por un período de depresión, pero relatan haber tenido alguna vez “una vida normal”)

    Además lo TANV no suelen tener auténticos intereses absorbentes (que en el asperger contribuyen al aislamiento y a que sean percibidos como excéntricos).

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Completa la operación matemática * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.