Mi propuesta para mejorar la educación

En este artículo presento una propuesta para mejorar la educación en España, al menos la educación escolar. Acabamos de celebrar unas elecciones municipales y autonómicas y ahora estamos en el punto álgido de los pactos, acuerdos… y se habla de programas.

Mi primera propuesta para mejorar la educación en España, tras las elecciones municipales y autonómicas

Mi propuesta para mejorar la educación

Los políticos y gobernantes, lo queramos o no, tienen la capacidad de legislar y son los protagonistas de un alto porcentaje de que la educación cambie, para bien o para mal.

Con ilusión, quizás con ingenuidad, me atrevo a realizar como pedagogo, mi primera propuesta para mejorar la educación. Si la tienen en consideración, me volcaría en Familia y Cole a escribir algunas más que tengo desde hace tiempo en mi cabeza.

Mi primera propuesta para mejorar la educación

La primera propuesta para mejorar la educación en España no es ese “pacto por la educación” que tanto se ha demandado… es un ideal demasiado lejano a estas alturas en España. Pedir ese pacto es lícito y razonable, pero tal y como están las cosas… parece demasiado ambicioso: vamos a ir poco a poco.

Simplificar la educación

Mi propuesta para mejorar la educación es simplificarla, concretamente simplificar la enseñanza o más en concreto la burocracia que va adosada al proceso de enseñar, bueno en realidad es la burocracia que impide enseñar; me explico.

La realidad actual, al menos en Educación Infantil y Primaria, es que tenemos objetivos generales de la etapa, asignaturas o materias, bloques de contenidos, contenidos, competencias clave (que antes de ayer eran competencias básicas) criterios de evaluación, estándares de aprendizaje evaluables… y lo último, indicadores de logro.

Una cantidad cada vez mayor de apartados para decir lo mismo. Por ejemplo: si queremos decir que los alumnos utilicen correctamente la mayúscula al comienzo de oración, nos podemos encontrar:

  • Contenido: El uso de la mayúscula al comienzo de la oración.
  • Competencia clave: competencia lingüística, escribir con corrección ortográfica.
  • Criterio de evaluación: emplea correctamente la mayúscula al comienzo de la oración.
  • Estándar de aprendizaje evaluable: Utiliza la mayúscula al comienzo de la oración.
  • Indicador de logro: al comenzar una oración, utiliza la mayúscula.

Parece broma ¿verdad? Pero es así: 5 formas de decir lo mismo, eso multiplicado por cientos de contenidos, competencias…

¿Por qué no decimos solo una vez, solo una: “Uso de la mayúscula al comienzo de oración“? A eso me refiero con simplificar la educación.

Programaciones inabordables

Esto supone, por ejemplo, que los profesores tenemos que elaborar (por enésima vez… y parece que no será la última) las programaciones didácticas, donde además de rellenar el contenido de cada uno de esos epígrafes (contenidos, competencias, estándares…) tenemos que incluir las características de la asignatura, del contexto en el que estamos, la metodología, atención a la diversidad, evaluación, los materiales curriculares,  etc, etc, etc…

Las programaciones terminan siendo auténticos tratados o tesis doctorales, donde además, cruzamos y unimos todos los términos para que quede claro que todo está unido: los objetivos de la etapa, con las competencias, con los estándares de aprendizaje. Resultado, que cada programación supera la centena de folios como mínimo.

De esta forma, los profesores estamos dedicando el 90 % de las reuniones, de tiempo de coordinación y de tiempo de trabajo personal en elaborar ese tratado de las programaciones didácticas. Dedicar el 90 % a esa labor burocrática supone que solo pueden dedicar el 10 % del tiempo a preparar las clases de los niños, a elaborar material, a formarse, a corregir cuadernos, etc. El perjudicado es la enseñanza, son los alumnos.

Programaciones no funcionales

Por supuesto, las programaciones no son funcionales y nadie (casi nadie) las sigue en su enseñanza diaria. Es un documento que se imprime, se encuaderna y se guarda hasta que alguien venga a pedirlas, pero no es funcional para el día a día de la enseñanza.

Si sumanos objetivos, contenidos, criterios, estándares e indicadores de logro… el resultado de la suma es inabordable para cualquiera: la memoria de trabajo de un profesor no puede manejar esa información.

Hay dos principios que leí en Joaquín Lorente, autor del libro “Piensa, es Gratis“: “Lo concreto motiva; y el segundo,  la gente solo sigue lo que entiende“. El modelo de programación que tenemos actualmente ni es concreto… ni hay quien lo entienda.

Enseñar no puede ser tan difícil

Mi primera propuesta para mejorar la educación a los políticos que tomáis la riendas de la educación en estos días es que, por favor, os lo ruego, suprimáis una vez más y la definitiva el modelo curricular que tenemos en España desde hace años, que cada vez se complica más.

Ordenen, por decreto, que las programaciones de cada asignatura solo pueden ocupar un folio… y por una cara…

Enseñar no puede ser tan difícil. Las programaciones tienen que señalar de manera muy clara y concreta qué hay que enseñar en ese curso. Los profesores no somos imbéciles y sabemos donde estamos (no necesitamos rellenar un estudio sociológico de dónde está nuestro colegio, conocemos el contexto…) sabemos o deberíamos saber, cómo atender a la diversidad: ¿se piensan que por poner unas palabras muy bonitas y muy buenas intenciones en unas hojas y guardarlas en un armario bajo llave, ya por eso, se atiende a la diversidad del alumnado? ¿O se aplican ciertas medidas metodológicas?

Dejen a los profesores hacer su trabajo: generar actividades, estrategias… y en lugar de pedir papeles…. supervisen que el alumnado adquieren lo programado y que los profesores enseñan.

Programaciones de un folio, por una cara

¿Que no se puede escribir en un folio? Sí se puede. Y en menos. Por ejemplo, la programación del área de Matemáticas de 1º de Primaria se puede resumir, por ejemplo en esto:

  • Identificar, escribir y ordenar los 100 primeros números.
  • Resolver problemas cotidianos donde intervengan las operaciones de suma y resta.
  • Identificar en su entorno el uso básico de las medidas de capacidad, volumen, masa y tiempo.
  • Reconocer las figuras geométricas básicas en el entorno.
  • Comprender las operaciones lógicas de conservación, correspondencia, clasificación, seriación e inclusión.

La de Lengua de 1º de Primaria

  • Ser capaz de describir de forma oral aspectos básicos de una persona u objeto, hechos y sucedidos.
  • Ser capaz de escuchar a los demás y comprender los aspectos básicos del mensaje, en cuentos, explicaciones, audiciones y otros mensajes auditivos.
  • Comprender la lectura de palabras, oraciones y textos, como mínimo de 100 palabras.
  • Expresarse por escrito de manera ordenada y correcta, escribiendo oraciones y textos de al menos 50 palabra.

Podremos discutir los contenidos, incluso los pedagogos más expertos pueden diseñar esos contenidos, pero la idea es esa.

El profesor debe tener claro qué enseñar, los padres también lo pueden tener claro, hasta los niños. El cómo hacerlo corresponde al maestro que es el artista.

Dejar de lado lo superfluo y no duplicar vocablos

Mi propuesta para mejorar la educación incluye dejar de lado discusiones inútiles y seguir inventando vocablos. Los pedagogos, los malos pedagogos, gastan su energía en cuestiones más superfluas: si los objetivos deben ir en infinitivo o en futuro; si los criterios de evaluación deben ir en presente o futuro… el proceso de programación se atranca en esas discusiones bizantinas: y los niños esperando que los expertos se pongan de acuerdo.

También les encanta inventar vocablos (competencias o capacidad; competencias básicas, competencias clave; destreza o habilidad…). ¡Ah! y no digamos de las siglas: eso les fascina

Mi propuesta para mejorar la educación, mi primera propuesta incluye que no se inventen ni dupliquen los “palabros”, que el problema, no es si son galgos o son podencos...

Propuesta barata

Mi propuesta para mejorar la educación, la de simplificar el proceso de planificación de la enseñanza, no tiene ningún coste: no va a alterar los presupuestos de ninguna comunidad autónoma. Al contrario, va a suponer un ahorro en folios, encuadernadoras, toner, electricidad… y tiempo perdido de los profesores, que su tiempo… lo pagamos todos los ciudadanos, no para hacer papeles, sino para enseñar.

Además, es una medida ecológica: se dejarán de talar cientos de árboles para convertirlos en folios inútiles.

Colegios piloto voluntarios

Para mi propuesta para mejorar la educación, les propongo que si no les resulta creíble, hagan  el experimento en algunos colegios piloto que se ofrezcan voluntarios. El mío, desde ya, está a su disposición y se ofrece voluntario al experimento de simplificar la enseñanza… y creo que no les van a faltar candidatos.

Tengo más propuestas

Creo que ningún partido político llevaba esta propuesta en su programa. De todas formas, si por un casual, mi primera propuesta para mejorar la educación fuera tenida en cuenta, tengo algunas más para seguir mejorando la educación en España. Pero vamos a ir poco a poco: si la primera no la aceptan… apaga y vámonos.

¿Qué os parece?

Apoyar la propuesta en Change.org

Después de escribir la entrada recibí numerosos apoyos en los comentarios y redes sociales. Me habéis animado a convertirla en petición en Change.org. Así que si la quieres apoyar, pueden firmar en este enlace:

Haz clic para apoyar la propuesta en Change.org.

 

Jesús Jarque García

Puedes seguirme también en las redes sociales

Facebook Twitter Google+ 

70 comments on “Mi propuesta para mejorar la educación

  • Alejandro Aparicio says:

    Hola Jesús. Has dado en el clavo. Creo que lo que dices en este artículo lo pensamos el 99% del profesorado, si no más. Parece mentira que en la era informática, donde se supone que todo está más simplificado, nos hayan convertido a los profesores en simples burócratas. Estoy deseando leer tus siguientes propuestas. Un saludo desde Murcia.

    Reply
  • Totalmente acertado. Tienes toda la razón. Comparto cada punto y cada coma de lo que dices y ojalá tus palabras llegaran y calaran en nuestros futuros dirigentes.
    Habría que añadir algo de lo que ya has hablado en alguna ocasión: la importancia de un pacto de estado en Educación.
    Todos tus artículos me gustan pero en este has dado en el clavo.

    Reply
  • Juan Miguel says:

    Buenas Jesús! Soy Juan Miguel. Estoy de acuerdo como maestro de Infantil. Espero y deseo leer más artículos sobre las propuestas que tú tienes porque en muchas los profesionales de la enseñanza que nos dedicamos a esto pues las apoyaremos y además podemos aportar ideas también.

    Gracias y un saludo

    Juan Miguel

    Reply
  • Juan Miguel says:

    Buenas Jesús! Soy Juan Miguel. Me ha encantado tus propuestas. Estoy de acuerdo con ellas además comparto lo del Pacto por la Educación. Si el futuro de un país es la educación, la sanidad y la investigación, algo se tendrá que hacer. Y la única manera de hacerlo es apoyar iniciativas como la tuya. Yo te animo a que sigas exponiendo en nuevos artículos nuevas propuestas para mejorar la educación.

    Gracias y un saludo

    Juan Miguel

    Reply
  • gaspar román valderrama says:

    Creo que cambiar el sistema de Enseñanza es fundamental para poder mejorar la vida de todos, pues no es solamente para los hijos , sino también de los profesores y padres que estamos sufriendo mucho con el sistema de trabajo, que hace que estén los niños todo el día trabajando y no tienen momentos suficientes para sus juegos, que son imprescindibles para su formación y felicidad.
    Jesús, te admiro y te sigo , por tu trabajo y estudios pedagógicos y espero que sigas aportando tanto, como haces, a la psicopedagogía.
    Espero, como pides, que los políticos escuchen a los que verdaderamente demuestran día a día sus conocimientos y amor a la Educación.
    Un saludo.

    Reply
    • Hola Gaspar. Gracias por tu comentario. La verdad es que no soy un erudito de la Educación: trabajo en una escuela y veo las consecuencias de tanta estudidez: la pedagogía es otra cosa.
      No sabemos si los políticos leerán este artículo: será cuestión de difundirlo. ¡Gracias!

      Reply
  • Chapeau Jesús! Propuesta más que necesaria… sería un gran respiro para nosotros poder atender como se merecen a nuestros queridos alumnos y dejarnos de tanto papeleo que no lleva a nada. Todo mi apoyo.

    Reply
  • Manuel Fdo.León Bailén says:

    Se nota que vives la educación y los problemas que nos causan las políticas educativas de los partidos.
    Pero debemos tener en cuenta que los que legislan o no tienen ni puñetera idea de lo que es la educación y la manipulan a su antojo o, lo que a mi entender es aún peor, son lo que algunos llamamos “DESERTORES DE LA TIZA”

    Reply
    • Estimado Manuel, muchas gracias. Es una pena, pero es así: los que organizan la educación y la escuela, hace años que no pisan una y no saben ni lo que es un niño, ni un maestro, ni 25 niños juntos con un maestro. ¡Así de patético!

      Reply
  • Enhorabuena por tu artículo. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Ojalá fueran así las cosas y sinceramente no sé por qué no lo son. Si no te importa comparto tu artículo en facebook y twitter. Gracias por esas propuestas y consejos que siempre nos aportan mucho.

    Reply
  • Chapó, por fin alguien pone los puntos sobre las íes al sistema tan absurdo que llevamos arrastrando, al currículo tan obsoleto que nos imponen, la gente se cree y los políticos, inspectores y demás, que no han estado en un aula en su vida, que todo ese papelerío inútil va a influir en algo a la hora de dar clase y lo único qUE hace es dar más trabajo para nada…como el nuevo sistema de evaluación de séneca, por dios!! cuanto a rellenar y de los niñ@s quien se preocupa? les da igual.

    Reply
  • Nani Lluch Calomarde says:

    Hola:

    Pues estoy de acuerdo en todo y creo que el 99% de los maestros estamos de acuerdo pero nos vemos abocados a esto sin quererlo. No decimos nunca nada…todo queda entre nosotros, en los pasillos, en las reuniones de ciclo…. yo propongo hacer a traves de una firma online, una demanda a nuestros politicos para que pensaran esta propuesta tuya.
    Muchas veces yo he firmado propuestas que han llegado a buen término.

    Nani Lluch

    Reply
  • Hola. estoy de acuerdo con tus propuestas para mejorar la educación. Es una pena que los gobernantes estén tan alejados de la realidad de las escuelas. En simplificar está la clave.. parece fácil y asumible pero no lo ven… seguimos en contacto

    Reply
  • Más razón que un santo. Eso en cuanto a las programaciones, pero en cuanto a la evaluación… ¡hay que sacarse casi un máster! y yo digo ¿para qué tanto rollo para evaluar a niños de Infantil? Ahora nos tienen locos con las rúbricas y en mi comunidad autónoma nadie se pone de acuerdo si en esta etapa se evalúan competencias. Yo estoy convencida de que no, pero incluso en los proyectos editoriales viene la evaluación de Infantil hablando de ¡estándares de aprendizaje! y competencias básicas, terminología LOMCE para una etapa que todavía funciona con la ley anterior. Esto no hay quien lo entienda. Nos están volviendo locos…

    Reply
  • No puedo estar más de acuerdo contigo. Ahora estamos trabajando la nueva legislación LOMCE y aprendiendo a hacer UDI. No tenemos tiempo ni para ordenar la mesa del aula. Solo el trabajo en casa nos permite preparar la programación del aula.

    Reply
  • José Ángel Arroyo says:

    Jesús, cuenta conmigo. Tenemos un sistema que se vanagloria de la palabra “autonomía”, pero que es cada día más anti-autonomía de los centros y de los docentes. Muchas TIC, mucha era digital… y sin embargo más papeles que nunca. Es inaudito. ¡Mucho ánimo a todos!

    Reply
  • Juan Cruz says:

    Totalmente de acuerdo. La desgracia es que la educación está politizada y cada gobierno que llega desea dejar su “granito de arena”. Despolitizar la educación debería ser un segundo paso.

    Reply
  • Pilar Guirado says:

    Bravo, Jesús. Alto y claro. Totalmente de acuerdo contigo. Los profesores deberíamos dejar de amilanarnos ante los “expertos” y demás “gurús”, entre los que desgraciadamente hay un gran número de psicólogos y pedagogos (yo soy orientadora, conozco desde dentro el tema, y además profesora de ASL en Diversificación, lo que te despeja enormemente la mente). Aún recuerdo tu entrada “en ocasiones veo maestros dando clase”, que también me parecio muy buena. Lo de las programaciones ha llegado a la categoría de esperpento, y es necesario que profesores y maestros se unan para decir alto y claro: no, por aquí no. A todos los compañeros: cuando alguien se os presente como experto en educación, preguntadle en qué colegio está dando clase (si os contesta que da clases en la Universidad, no vale, creedme).

    Esta entrada me ha recordado lo tratado en el libro “Charlas sobre educación” de Alain. Tiene párrafos sin desperdicio sobre simplificación de la educación, y escribió los artículos a mediados del siglo pasado…si levantase la cabeza…

    Enhorabuena. Aquí una voluntaria más.

    Reply
  • Un saludo,no soy profesora,soy madre,aunque no entiendo demaciado tu propuesta,que la leeré más detenidamente ,tengo claro que la manera de enseñar y aprender tiene que cambiar,por el bien de todos,especialmente de los niños,es así que cualquier propuesta por el cambio es bienvenida,gracias y cuenta con mi apoyo

    Reply
  • Ángel Crespo says:

    Esto es lo que hemos pensado siempre la mayoría de los maestros y tú lo has explicado fenomenal. Gracias, y pongamonos manos a la obra, esto sólo lo podemos cambiar nosotros.

    Reply
  • Carlos Rubio Naranjo says:

    Estoy seguro de que el 100 %de los docentes están de acuerdo con tus propuestas. Todos/as pensamos lo mismo, demasiado papeleo y a la hora de aplicarlo no nos sirve porque nauframos en ellos. Y a Qué recurrimos?!?!? Justo a lo que propones, a algo más sencillo y concreto que nos pueda orientar de una forma real. Deberían escucharnos a los docentes! !!

    Reply
  • Hola Chico, pues tb estoy de acuerdo contigo, y no digamos si te va a los programas llamados de CALIDAD, para conseguir tener el distintivo de norma ISO. Entonces lo único a lo que queda reducida la programación, es a trasladar lo que pone en un libro o decreto a unas casillas, para que el alumno sepa de antemano para no tener opción a reclamaciones, es como:…- AH¡, se siente, tu ya lo sabías-… Penoso e inútil. Yo soy profesora de FP
    Un abrazo.

    Reply
  • Morena Yanira says:

    Saludos Jesús. aunque vivo en El Salvador, Centro América, comparto tu pensar y sentir..admiro la manera clara con que has expuesto tus ideas…es muy parecido lo que pasa en nuestras tierras..justo esto de cargar a los maestros de acciones burocraticas que liman su labor creativa en el proceso de enseñanza-aprendizaje…gracias por este aporte que con tu permiso, lo socializare ya que es tan acertado.

    Reply
    • Ana Aguilar says:

      ¡Bravo!
      Yo firmaba ahora mismo, Jesús. Nunca había leído un artículo que expresara tan bien lo que pienso (y lo que seguro que piensan el 99% de verdaderos docentes).

      Me uno además a la propuesta de crear una petición online para reunir firmas y que se nos oiga. Lo suyo sería empezar por redactar una petición concreta de lo que queremos partiendo de este artículo. Realizar la plataforma luego es trabajo sencillo. Por último sólo sería darle difusión.

      También me gustaría hacer otra propuesta de mejora (que a lo mejor ya has considerado). Cambiar los planes de formación de las facultades de magisterio por planes que se ajusten a la realidad y quitar a todos esos “expertos en educación que no han entrado en un colegio desde que terminaron su edad de escolarización. No se puede tolerar que estén enseñando a ser maestros gente que no ha sido maestra, gente que vive en el mundo teórico y que no te dicen además en la cara “yo es que no he sido maestro nunca pero soy experto en educación”.

      Vamos a movilizarnos y que esto no se quede en una queja de pasillo.

      Reply
  • Pepa Rosalén says:

    No soy maestra, pero en su día hice el CAP y me pareció un tostón, eso de las programaciones didacticas,…..en fin muy poco practico y por lo que dicen los maestros así es. Efectivamente hay que dejar claros los conceptos mínimos que un estudiante debe alcanzar en cada curso/etapa y dar rienda suelta a la imaginación de los profesores para que lo consigan como ellos crean. De esta manera no dedicarían gran parte de su tiempo a otras cosas que no son enseñar, podrían dedicarse con más atención a los que van un poco más lentos y ayudarles a llegar a esos objetivos por otros caminos e incluso tener tiempo de apoyar a los más avanzados para que no se aburran y se dediquen a marear el resto de la clase. Para que un profesor esté motivado hay que dejarle hacer su trabajo que es enseñar y no rellenar papeles y papeles y luego no tienen tiempo de revisar las libretas de los alumnos que muestra mucho mas de lo que creemos.

    Reply
  • Nekane Verdejo says:

    Se puede decir más alto, pero no más claro. He sido profesora de infantil durante 15 años y ahora ejerzo como “especialista en audición y lenguaje” y es verdaderamente agotador y la parte mas desagradable de nuestro trabajo. Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que expones. Suerte y ojalá sea atendida tu propuesta.

    Reply
  • ¡Buenos días!

    Yo soy profesora de Educación Secundaria, concretamente, de Lengua y Literatura. Estoy TOTALMENTE de acuerdo con este artículo. En las reuniones de departamento dedicamos muchísimo más tiempo a concretar todos esos vocablos que a lo verdaderamente importante. Añado algo más: nos las vemos y nos las deseamos para impartir un temario inabarcable en solo cuatro horas semanales. Es de locos.

    Reply
  • Me parece perfecto. Lo has explicado muy claro. ¿Vas a llevar esta iniciativa a change.org? Te animo a que así lo hagas. Espero más propuestas como esta.

    un saludo.

    Reply
  • Jesús: muy buena la propuesta!!!
    De la experiencia sabemos que la planificación más productiva es la que logramos al trabajar con los alumnos.
    Si, es bueno saber que el docente debe estar preparado y formado para transmitir conocimientos y obtener buenos resultados.
    Si se fijan objetivos claros y precisos, lograr la buena adquisición del aprendizaje por los alumnos será la mejor recompensa.

    Reply
  • Mi apoyo incondicional. Cordura como la q tú tienes le falta a muchos que intentan meter mano en la educación con palabras y trabajo a los profesores sin saber de que va el tema. Horas perdidas, reuniones inacabadas con la única sensación de haber perdido el tiempo haciendo y rellenando tablas de competencias y demás algoritmos… Para como muy bien dices guardarlo.
    Gracias Jesús por ser voz de muchos.

    Reply
  • Muy de acuerdo. Como docente me he tenido que hacer un curso acelerado para tener una ligera idea de lo que significa cada vocablo, que no hay quién comprenda cada término y sus diferencias. Pero lo pero es que ha restado el tiempo a planificar actividades de gran interés con nuestro alumnado. Firmo y he firmado en el documento que indicas para abolir todo esto y poder dedicarnos a lo que verdaderamente nos gusta, ENSEÑAR.

    Reply
  • Lety Lerma says:

    Hola Jesús, Soy Leticia y te escribo desde Veracruz, México. Con tristeza veo que no sólo en mi país embrollan con eso de las planeaciones didácticas y todo lo que en ella piden; si el trabajo del maestro es simplemente facilitar al alumno la apropiación de saberes dándoles las herramientas apropiadas a sus necesidades. En mi tierra decimos “para que tanto brinco, si está el suelo muy parejo”. Para que el alumnado aprenda no requiere de elaboradas planeaciones. Apoyo tu propuesta y ¡Enhorabuena!

    Reply
  • Voy de material en material, fuente de apoyo, se te agradece. Ahora te leo y desde mi Cd. (en algún lugar de México), sucede lo mismo que en tu país. Las planeaciones de sesiones y por grupo cuando trabajas con la misma materia. Mucha labor de escritorio y papeleo, ¿y la clase?. Saludos.

    Reply
  • ¡No, no y no! Estás muy equivocado Jesús. El que haya ahora competencias clave en lugar de competencias básicas a mí me ilusiona mucho y… ¡va a suponer un vuelco en la educación!

    El que yo tenga una programación en la que aparezca en cinco, seis o siete lugares distintos que los niños van a empezar a escribir con mayúscula y el que me pase horas y horas escribiendo el tocho de las programaciones va a disminuir en muuuuuuuchooooo el fracaso escolar. Por lo menos por lo menos… en un 0%!

    Perdona la ironía, escribo así por no llorar. Me voy a jubilar pronto y aun me tengo que tragar otra reforma. Otra que solo va a servir para enmarañar todo una vez más. Para hacernos perder el precioso tiempo que le podríamos dedicar a preparar más cosas para los niños, a buscar recursos atractivos, a elaborar fichas de trabajo, a… hacer algo realmente productivo.

    Estos días están viniendo a visitarnos representantes de diferentes editoriales, cuando acaban ellos de presentarnos todas las novedades, no solo los libros de texto, también todo lo relativo a papeleo, no lloramos pero ganas no nos faltan. Una compañera decía que en las clases se necesitan, al menos, dos maestros, uno que dé clase y otro que vaya anotando en los diferentes documentos qué hace cada niño en cada ejercicio de cada asignatura.

    En fin, no me extiendo más. Solo me queda felicitarte por tu artículo, está perfectamente expresado lo que pensamos y sentimos una buena parte de los maestros y profesores.

    Reply
  • Jesús Rguez. says:

    Tocayo, tienes la razón al 100 por 100. Lo sufro en mis carnes día a día. Soy maestro vocacional y estos últimos 10 años me están quitando toda la ilusión. Todo por unos pedagogos burócratas que cada vez que vienen del baño traen una nueva parida con la que pretenden “arreglar” no sé qué y más bien es justificar que hacen algo, porque para eso están en las consejerías, en los ministerios y en cualquier escondrijo de ratas infames. Los comparo con los lápices chinos, el 90 % del lápiz lo gastas afilando, no escribiendo. Cada programación quincenal parece una autopsia detallada de cada minuto que pasan los niños en las aulas. Si además te toca un inspector de los “exhaustivos”(los hay) prepárate para apuntar hasta cuántas veces estornudaron las criaturas en el aula. ¿se nota que me tienen hastiado? Te felicito y lo publico. ¡Ya basta!

    Reply
    • Un día escribiré sobre los profesores “quemados”; suelen ser los que le importa la educación de verdad… el que no le importa la educación, no se quema con estas cosas. ¡Ánimo Jesús!

      Reply
  • Natalia Medina says:

    Completamente de acuerdo. No es normal que para evaluar a niños de Infantil tengamos hasta 100 páginas de rúbricas, cuando lo que de verdad interesa en esta etapa es que los niños, aparte de unos cuantos contenidos básicos, adquieran hábitos, normas, destrezas y se empiecen a educar en valores. Pero yo añadiría un par de cosas para esta etapa, que aunque no es obligatoria (y debería serlo, ya que el 99,99% de alumnos españoles de entre 3 y 6 años están escolarizados) dejara de ser la “pariente pobre” de la Educación. Esto es muy injusto, pero debido al desconocimiento que la sociedad y gran parte del resto del profesorado tiene del Infantil, se ve como una etapa de puro juego (aunque lo es) donde los maestros y maestras vamos a pasarlo pipa y a tomar café.
    Una de mis propuestas es la de dotar a los centros de personal auxiliar, ya sean técnicos o maestros especialistas, que apoyen la labor en el aula de los docentes de Infantil, independientemente del número de unidades que haya en el centro.
    Otra sería la de reducir la ratio, especialmente en el nivel de tres años, con un máximo de 10-15 niños por tutor y de 15-20 en 4 y 5 años, sin sobrepasarla en ningún caso. No es posible una educación de calidad con 26 alumnos de 3 años en un aula.
    Otra propuesta es que de ninguna manera se hagan grupos mixtos, exceptuando casos concretos como las escuelas unitarias.
    Que se busquen maneras de elaborar protocolos para redactar informes psicopedagógicos a los niños de Infantil, pues nos estamos viendo con niños con problemas que no son debidamente atendidos con la “excusa” de que no se les pueden pasar pruebas porque son muy pequeños y/o porque “eso que tiene el niño es madurativo”, pero cuando llegan a primero de primaria se echan las manos a la cabeza y se corre a elaborar informes para derivar a otros especialistas, para que acudan a clases de apoyo o de PT, a Salud Mental…, pero en esos tres cursos de Infantil se ha perdido un tiempo precioso en cuanto a diagnóstico y tratamiento y encima la maestra o maestro se ha tenido que comer el marrón, incluso a costa de su propia salud.
    Que se dote a los centros de recursos materiales y humanos adecuados y suficientes. Cuando llegué hace tres años al centro donde estoy, en mi aula no había ni un triste puzzle y tuve que llevar material de mis hijas y de sobrinos y gastarme un dineral de mi propio bolsillo para dotar al aula de un material mínimo para empezar el curso con dignidad (eso no lo sabe el señor Marina, supongo). El centro ayudó con lo poquito que pudo. No hay para más. Lo curioso es que a una unitaria del mismo municipio la Consejería de Educación le ha enviado tanto material que todavía lo tienen en cajas sin estrenar desde hace varios años.
    Que se creen escuelas de padres obligatorias y evaluables en cada municipio.
    Otra es la de introducir en toda la enseñanza obligatoria una asignatura sobre normas sociales, respeto, protocolo, urbanidad y civismo y que además se trate de manera transversal en las demás asignaturas.
    Que se dote a los comedores escolares de personal suficiente para que no sean una casa de locos y se forme a ese mismo personal para que no se limite a dar de comer a los niños, sino que también les enseñen unas mínimas normas de urbanidad e higiene en la mesa.
    Estas son unas cuantas propuestas, pero hay más.
    Lo que me repatea es que estén todo el día comparándonos con Finlandia, país con el que no tenemos absolutamente nada en común, aparte del hecho de pertenecer a la Comunidad Europea, donde se destina un importante porcentaje del PIB a Educación, donde el sistema de vida y valores están muy alejados de los nuestros y donde se toma en serio la Educación. Allí tienen un sistema educativo consensuado, aquí cambia según la ventolera del partido político de turno. Allí se forma adecuadamente a los docentes, aquí nos tenemos que pagar de nuestro bolsillo los cursos de formación. Allí se respeta al profesorado, aquí tenemos al señor Marina, al señor Wert, al señor Méndez de Vigo y a otros cuantos iluminados más que no han pisado un aula en su vida, que cuando quieren desviar la atención de otros temas más importantes y/o escabrosos, cuando surgen intereses que pretenden privatizar la Educación Pública y crear otra empresa más para que se enriquezcan unos cuantos, dirigen sus dardos hacia los docentes, porque saben que gran parte de la sociedad nos ve como gandules con un gran sueldo y tres meses de vacaciones.
    Disculpen la perorata, pero hoy estoy muy enfadada con la noticia que ha salido sobre vincular el sueldo de los docentes a los resultados escolares y que encima quieren grabar las clases. Esto es de tontos muy tontos, la verdad.

    Reply
  • Máximo González says:

    Parece increíble, pero esta misma mañana en el claustro que hemos celebrado en mi colegio para acordar la los retoques y cambios que nos exigen en el plan de centro, he empleado la misma expresión de la que te vales en tu contundente y muy clara reflexión: “discusiones bizantinas, estéril cháchara de pedagogos…” Todo surgió cuando una compañera dudó de que se pudieran considerar criterios de evaluación los que otra había planteado, y a partir de ahí tiempo perdido, palabras y más palabras que no llevan a ningún sitio. La realidad es compleja y no se deja encerrar en frasquitos etiquetados como pretenden todos esos expertos que de alguna forma tienen que justificar su sueldo: qué nos importa el uso correcto (según ellos) de sus etiquetas, nos importa tener claro lo que queremos obtener con nuestro trabajo y pasar olímpicamente de su jerga, esa jerga con la que tratan de engañarnos y manipularnos desde sus sillones de modernos hechiceros de la tribu.

    Reply
  • Gracias Jesus por tu iniciativa. Acabo de firmar en change.org. Somos muchos, muchísimos , diría yo, los que tenemos que apoyarte. Pienso si nos hemos vuelto locos o si se ha perdido el oremus en la educación. Hay muchas cabezas pensantes a ver que se puede hacer para mejorar la educación. Pero se teoriza mucho y los que hacen estas leyes absurdas nada saben de la escuela o muy poco. Llevo en el cole 37 años me encantan mis chicos,y cuando los tengo delante te aseguro que sólo pienso como hacer de ellos personas de bien pues son nuestro futuro y hemos de luchar por ellos. Nosotros no somos burócratas, somos MAESTROS yo al menos lo creo así. Un saludo y gracias.

    Reply
  • Olga Castro says:

    Excelente propuesta, pues ya los profesores no tienen tiempo de enseñar, pues se desgastan llenando formas , sacando indicadores y haciendo reportes. El exceso de libros no reutilizables, el exceso de examenes del colegio, del Estaso y de estandares internacionales, no le dejan tiempo a los alumnos para aprender lo concreto, lo necesario. El comercio de libros y de estandares internacionales tienen inundada la educacion. La educacion debe simplificarse!

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Completa la operación matemática * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.