Plan para no aborrecer la lectura

21 abril, 2014

Los planes de fomento de la lectura

El 23 de abril se celebra el día internacional del libro. La efemérides tiene un espacio relevante en los colegios y centros educativos.

España es uno de los países occidentales en los que menos se lee y somos un país con muy malos resultados en comprensión lectora en las evaluaciones internacionales.

Lectura

Imagen tomada de Photl.com

Por ello, desde hace muchos años se vienen intentando diferentes planes de fomento y mejora de la lectura. Los planes no solo no mejoran los resultados, sino que cada vez son peores.

Casi todos los colegios tienen “planes de lectura“. En casi todos los colegios nadie ha leído esos planes y duermen en un archivador “el sueño de los justos“. Yo me he leído alguno de esos planes y son para enmarcarlos: las estrategias de fomento o de mejora de lectura son pésimas, hasta tal punto que parecen más bien planes “para aborrecer la lectura“… y además lo consiguen. En muchos centros, además,  el plan está copiado de otro “colegio amigo“, sin ni siquiera haberlo leído y de esta forma el plan para aborrecer la lectura se contagia como un virus.

Cada vez veo más falta de realismo en la escuela y en toda la política y estrategia educativa de nuestro país… pero esto no es de ahora, ya llevamos años así.

Plan para no aborrecer la lectura

Yo les propongo algo más básico, un plan para no aborrecer la lectura. El que tenga este nivel superado que no siga leyendo y busque cosas más interesantes e innovadoras. Estas son las medidas que les propongo:

1. No pedir el resumen del cuento

En muchos colegios españoles, el último año de Educación Infantil (5 años) en 1º y 2º de Primaria tienen como tarea de fin de semana realizar el resumen de un cuento. Esta es una de las mejores medidas para aborrecer la lectura y después, años más tarde, poner en marcha planes para fomentarla.

Los profesores, con toda la buena intención del mundo, me consta, proponen esta tarea. Incluso se sienten muy orgullosos de cómo sus niños hacen esta actividad. Pero no saben (o no quieren saber) la verdad: el resumen lo hacen los padres y para ellos y sus hijos, el resumen del dichoso cuento es la tortura de todos los fines de semana.

Lo importante no es leer el cuento y saborear el placer de leer: lo importante, lo verdaderamente importante, la finalidad de la tarea es… hacer el resumen.

Para no aborrecer la lectura, dejen que lean,  que toquen el cuento, que disfruten de la lectura y no pidan que hagan un resumen a niños que no tienen ni edad ni madurez cognitiva para esta abstracción.

2. Evitar la frustración y fracaso en el aprendizaje de la lectura

En España se enseña a leer ( mejor dicho a decodificar) mayoritariamente en los dos últimos cursos de la Educación Infantil y en 1º de Primaria. Muchos niños lo consiguen sin un gran esfuerzo, pero para otro grupo considerable les supone llevar un ritmo muy forzado de aprendizaje para su madurez y capacidad.

Un grupo considerable de niños no cumplen ni el ritmo ni el calendario de aprendizaje que arbitrariamente se han marcado los profesores (o las editoriales)  y que en ocasiones implica ir a grafema por semana. En estos casos, sin necesidad, el aprendizaje de la lectura se convierte en una experiencia frustrante y estresante para los niños y sus maestros. Podría decirse que frustrados sin necesidad. Es como si estuviéramos obligados a darle de comer a nuestro hijo de 6 meses un entrecot (poco hecho) en cada comida:  el niño y sus papás se sentirían como mínimo frustrados, cuando no algo peor.

Para no aborrecer la lectura, enseñemos a leer (habría mucho que hablar de este tema) pero respetemos el ritmo de cada niño: la experiencia de aprendizaje de la lectura tiene que ser obligatoriamente reforzante.

3. No pedir el resumen escrito de los libros

Lo que antes decía del resumen de los cuentos, se aplica en los demás cursos de Primaria a los resúmenes de los libros. No falla para aborrecer la lectura: pedir un resumen después de leer el libro.

Ya sé que se hace para controlar que se ha leído. ¡Claro, qué buena idea! Lo que ocurre es que volvemos a lo de antes. Hay niños que el libro lo tienen que leer los padres (no los niños) y son ellos los que hacen el resumen, otros lo copian de la contraportada y los más espabilados… lo buscan por Internet.

Ya harán resúmenes más adelante…¡ahora a leer!

4. No obligar a leer determinados libros

Muchas personas aborrecieron la lectura porque se les obligó a leer libros cuyo contenido y forma no era adecuado para ellos ¿les suena?

Es mejor proponer libros, que el profesor los haya leído anteriormente y que tenga certeza de que se adaptan a su capacidad e interés.

5. Comentar los libros con los demás

Una buena estrategia para no aborrecer la lectura es que los niños comenten en clase los libros que han leído. Se trata simplemente de exponer de forma oral qué libro han leído y qué les ha parecido. Esto es mejor que hacer el resumen escrito. Que hablen con libertad sobre lo leído: si obligamos a someterse a un esquema, estamos en la misma situación que en el resumen. Habrá niños que digan dos palabras, otros que digan mil, no importa, que cada uno comente lo que quiera…

Las primeras veces que comentan es posible que no sepan hacerlo, pero ahí está el profesor para ir enseñando estrategias para hacerlo mejor.

6. Que el profesor lea y comente

En otra entrada escribiré sobre los planes de fomento de la lectura… para los profesores.

Ayuda a no aborrecer la lectura que el maestro o maestra comente con sus alumnos qué libro está leyendo o ha terminado de leer. Además de ser ejemplo para ellos, les enseñará de esta forma cómo se puede comentar un libro.

7. Que en casa se lea y se comente

Es otra estrategia para no aborrecer la lectura: el ejemplo de los padres y hermanos que leen. Pero además, que en las conversaciones de las comidas se hable del libro que se está leyendo.

8. Celebrar el día del libro: ganas de leer y escribir

Es curioso que en muchos colegios se celebra el día del libro por todo lo alto y “tirando la casa por la ventana“, pero las actividades nada o poco tienen que ver con los libros, la lectura y la escritura.

En ocasiones se trata con un espectáculo que hace pensar que simplemente se trata de un lucimiento y de una “demostración de poderío”, con un coste de tiempo y de esfuerzo de profesores y familias desproporcionado. En muchos casos, se termina… aborreciendo el día del libro y la lectura.

El 23 de abril debería de ser una fiesta escolar sencilla, donde organizar algunas tertulias literarias, que los chicos cuenten sus lecturas favoritas o las familias, donde invitar a algún escritor… algo sencillo que anime a leer y a escribir.

En esta entrada les he explicado algunas estrategias, no tanto para fomentar la lectura, sino más bien para una fase previa: no aborrecer la lectura. Para ello les he propuesto estas estrategias:

  1. No hacer resumir los cuentos en Infantil, 1º y 2º de Primaria
  2. Evitar la frustración y fracaso en el aprendizaje de la lectura
  3. No pedir el resumen escrito de los libros en Primaria
  4. No obligar a leer determinados libros
  5. Comentar los libros con los demás
  6. Que el profesor lea y comente lo que lee
  7. Que en casa se lea y se comente lo que se lee
  8. Que el día del libro sirva para aumentar las ganas de leer y escribir

Puedes encontrar más artículos sobre la lectura en nuestro portal Familia y Cole.

Jesús Jarque GarcíaAutor: Jesús Jarque García Pedagogo, Máster en Psicología y Gestión familiar, miembro de la Sociedad Española de Pedagogía. Máster en Coaching Pedagógico y Educacional. Orientador en Educación Infantil y Primaria. Autor de numerosos libros relacionados con las pautas educativas, la pedagogía y dificultades de aprendizaje. Ponente en cursos y charlas a profesores y familias

¿Qué es la discalculia?

30 marzo, 2014

Discalculia: trastorno del cálculo

La discalculia es un trastorno del aprendizaje que se caracteriza principalmente por una capacidad aritmética significativamente inferior a la esperada a la edad, cociente intelectual y nivel de escolaridad del sujeto que la padece. Podíamos decir, salvando las distancias, que la discalculia es al cálculo, lo que la dislexia es a la lectura. En el ámbito clínico y pedagógico se prefiere usar el término trastorno del cálculo.

Desgraciadamente la discalculia es poco conocida y poco diagnosticada, por lo que en ocasiones, no recibe el tratamiento adecuadado.

Discalculia

Imagen tomada de Photl.com

Características diagnósticas de la discalculia

Según el manual de diagnóstico y estadístico en su 4ª Edición revisada, DSM-IV TR, los criterios diagnósticos de la discalculia son:

a) La capacidad aritmética, medida mediante pruebas normalizadas de cálculo o razonamiento matemático, administradas individualmente, son sustancialmente inferiores a las esperadas en sujetos de edad cronológica, cociente de inteligencia y escolaridad concordes con la edad.

b) El trastorno del cálculo interfiere significativamente el rendimiento académico o la vida cotidiana que requieren habilidades para las matemáticas.

c) Si hay un déficit sensorial, las dificultades exceden a las asociadas habitualmente a este déficit.

Puede que en los niños que padecen discalculia aparezcan afectadas otras habilidades como las lingüísticas, por ejemplo para la comprensión o denominación de términos matemáticos, operaciones, conceptos o decodificación de problemas escritos en símbolos matemáticos. Igualmente pueden estar afectadas habilidades perceptivas, de atención y otras habilidades matemáticas.

La discalculia la padecen alrededor del 1 % de los niños en edad escolar, poniéndose de manifiesto durante el segundo y tercer curso de primaria.

Intervención educativa en la discalculia

El tratamiento de la discalculia pasa por la rehabilitación pedagógica tanto de los síntomas diana como de los factores asociados. Estas son algunas de las pautas básicas que se recomiendan seguir:

1. Valoración psicopedagógica

La primera medida es realizar una evaluación psicopedagógica encaminada a determinar si efectivamente se cumplen los criterios diagnósticos de discalculia. Además, la valoración está encaminada a conocer el nivel de adquisición de las competencias matemáticas, los puntos fuertes del alumno y los puntos débiles que pudieran estar asociados, por ejemplo, estructuración espacial, compresión lectora, etc.

2. Partir del nivel de competencia matemática

La reeducación pedagógica debe partir del nivel de competencia matemática que tenga el alumno. Puede que un niño que padezca trastorno del cálculo esté en 5º curso, pero si su nivel se sitúa en 3º curso, deberá partir de ahí.

3. Aprendizaje manipulativo

Cualquiera de los aprendizajes que se quieran ir abordando, deberían de partir de actividades de un nivel de abstracción menor, especialmente, de un nivel manipulativo. Más adelante pasar a un nivel gráfico y finalmente abordar los aprendizajes en un nivel abstracto.

4º. Centrarse en los aspectos más básicos

Los aspectos más básicos de las matemáticas y del cálculo deberían ser prioritarios en el tratamiento de los niños que padecen discalculia. Por tanto, los conceptos de cantidad, las operaciones lógicas (correspondencia, clasificación, seriación e inclusión) la numeración, el valor posicional de las cifras, las operaciones aritméticas y la resolución de problemas matemáticos.

5º. Abordar los factores asociados

El tratamiento, por último, debe abordar aquellos factores que puedan estar asociados o contribuir a las dificultades. Principalmente la orientación y estructuración espacial, la comprensión lectora, la decodificación y comprensión de símbolos matemáticos.

¿Se cura la discalculia?

La recuperación de la discalculia depende de diferentes factores. Uno de ellos es el grado de afectación neurológica que pueda estar comprometido. Parece que la discalculia está asociada a disfunciones o daños en algunos casos, en el área parietal.

Pero además, la recuperación depende de la precocidad con la que se inicie, la presencia de otras dificultades asociadas y el acierto en el plan de rehabilitación pedagógica.

En cualquier caso, como ocurre con todas las dificultades, en el caso de la discalculia, la estimulación pedagógica siempre produce mejoras y avances en el aprendizaje.

Puedes encontrar más artículos sobre Educación Primaria en nuestro portal Familia y Cole.

  1. Etiquetas diagnósticas: a favor o en contra
  2. Procedimiento de elaboración del plan de trabajo individualizado
  3. Cuadernos para aprender la numeración

 

Jesús Jarque GarcíaAutor: Jesús Jarque García Pedagogo, Máster en Psicología y Gestión familiar, miembro de la Sociedad Española de Pedagogía. Máster en Coaching Pedagógico y Educacional. Orientador en Educación Infantil y Primaria. Autor de numerosos libros relacionados con las pautas educativas, la pedagogía y dificultades de aprendizaje. Ponente en cursos y charlas a profesores y familias

El TDAH en la escuela: recopilación de entradas y materiales

23 marzo, 2014

Respuesta al TDAH en la escuela

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad, TDAH, presenta tres síntomas diana: el déficit de atención, la impulsividad y la hiperactividad. Se manifiesta sobre todo en el hogar y en el colegio. Por ello, el TDAH en la escuela es uno de los aspectos que ha tenido especial protagonismo en Familia y Cole.

En esta entrada les ofrezco una recopilación de los artículos y materiales que he venido publicando relacionados con el tema.

El reto de responder al TDAH en la escuela

En responder al TDAH en la escuela está el reto: es en este contexto donde más dificultades plantea, donde se convierte para muchos niños en un problema que le impide funcionar con normalidad y donde su presencia marca la diferencia.

Pero para muchos educadores la presencia del TDAH en la escuela es también un desafío, ya que no siempre se encuentran con herramientas y estrategias para hacerle frente con eficacia y profesionalidad.

Por los comentarios y visitas que han tenido, los artículos y materiales que les presento, han sido valorados por la mayoría de los visitantes, por eso, espero que esta recopilación sobre el TDAH en la escuela, pueda resultar igualmente de utilidad para familias y educadores.

Más artículos sobre el TDAH en la Escuela y otras sobre Educación Infantil y Primaria en nuestro portal Familia y Cole.

Jesús Jarque GarcíaAutor: Jesús Jarque García Pedagogo, Máster en Psicología y Gestión familiar, miembro de la Sociedad Española de Pedagogía. Máster en Coaching Pedagógico y Educacional. Orientador en Educación Infantil y Primaria. Autor de numerosos libros relacionados con las pautas educativas, la pedagogía y dificultades de aprendizaje.Ponente en cursos y charlas a profesores y familias

Nuestro hijo tiene terrores nocturnos ¿qué hacemos?

19 marzo, 2014

Tomada de MorgueFile.com

Nuestro hijo de tres años se ha despertado varias noches  gritando y llorando, y cuando le hablamos parece que no nos atiende, después se queda dormido de nuevo. Estamos alarmados ¿Qué le puede ocurrir?

¿PESADILLAS O TERRORES NOCTURNOS?

Su hijo está presentando episodios de terrores nocturnos, algo completamente normal a su edad.

Sin embargo muchas familias confunden dos fenómenos similares: las pesadillas y los terrores nocturnos.

Diferenciarlos es relativamente fácil y es importante saberlo porque, la intervención es diferente.

Pesadillas

Las pesadillas tienen las siguientes características:

  • El  sueño suele ser más largo, tiene un argumento y es  más elaborado.
  • El niño se despierta y acepta ser consolado por sus padres.
  • A la mañana siguiente recuerda el contenido del sueño.
  • Suelen ocurrir en la segunda mitad de la noche en una fase que se conoce como “sueño paradójico”

Terrores nocturnos

Los terrores nocturnos tienen las siguientes características:

  • El niño comienza a gritar o a llorar, normalmente en la primera mitad de la noche, cuando el sueño es más profundo.
  • Durante el episodio, el niño permanece dormido, por eso los intentos de consolarlo no resultan efectivos.
  • El episodio termina con el niño continuando durmiendo con normalidad.
  • Al día siguiente es incapaz de recordar lo sucedido.

PAUTAS A SEGUIR

Deben tener en cuenta que es un fenómeno benigno, que no le produce ningún daño a su hijo y del que no deben preocuparse, en principio. Les aconsejamos seguir las siguientes pautas:

1º. Estén junto al niño mientras dura el episodio, procurando sobre todo que no se haga daño.

2º. Aunque intenten consolarlo lo más probable es que no os reconozca y los intentos de tranquilizarlo sean en vano. Piensen que en realidad su hijo está profundamente dormido.

3º. No hagan esfuerzos por despertarlo. Si lo hacen romperán un ciclo de sueño y se sentirá muy confuso.

4º. Cuando termine el episodio, que puede durar de uno a diez minutos, déjenle dormir tranquilamente.

5º. Si los episodios se repiten con cierta frecuencia, procuren que haga una siesta pequeña de una hora como máximo, para que no llegue tan cansado a la hora de dormir y el sueño no sea excesivamente profundo.

6º. Si los episodios se repitieran con mucha frecuencia (a partir de tres veces a la semana) deberían consultarlo con el pediatra de su hijo.

Espero que estas orientaciones les puedan ser de ayuda en su labor educativa

Jesús Jarque GarcíaAutor: Jesús Jarque García Pedagogo, Máster en Psicología y Gestión familiar, miembro de la Sociedad Española de Pedagogía. Máster en Coaching Pedagógico y Educacional. Orientador en Educación Infantil y Primaria. Autor de numerosos libros relacionados con las pautas educativas, la pedagogía y dificultades de aprendizaje.Ponente en cursos y charlas a profesores y familias


Etiquetas diagnósticas: a favor, en contra

16 marzo, 2014

Entre los orientadores y otros profesionales de la psicopedagogía existe un viejo debate sobre el uso de denominaciones diagnósticas en el caso de niños y niñas con necesidades especiales o trastornos infantiles.

Me refiero a si se deben emplear “etiquetas” diagnósticas para denominar  perfiles como el trastorno del espectro autista, trastorno específico del lenguaje, dislexia o el TDAH, por ejemplo, cuando se evalúa un niño o niña con esas dificultades. En el debate también participan las familias, profesores y quizás, no se lo hemos preguntado, los propios chicos y chicas.

El debate está abierto y en esta entrada les presento algunas de las posturas a favor y en contra. ¿Deben usarse las etiquetas diagnósticas?

EN CONTRA DE LAS ETIQUETAS DIAGNÓSTICAS

Los profesionales y personas que abiertamente se niegan a emplearlas o en el mejor de los casos, las evitan presentan los siguientes argumentos:

1. Peligro de la estigmatización

Ya la palabra “etiqueta” es en sí negativa. Pero el primer argumento que se suele aducir es que las etiquetas diagnósticas estigmatizan al niño o niña portador de ella. De alguna manera decir que alguien padece síndrome de Asperger, Retraso Mental o Discalculia tienen un sentido casi peyorativo que lo marca negativamente.

Si suprimimos las denominaciones diagnósticas, los niños y niñas no quedan señalados.

2. Se centran en el problema

El empleo de etiquetas diagnósticas pone todo el foco en la situación problemática, discapacitante; reduce al chico o chica a ese problema. Parece que decir que un niño o niña presenta trastorno específico del lenguaje, por ejemplo, supone reducir la realidad de ese niño a su problema de comunicación, olvidando otros puntos fuertes, otras capacidades, otras circunstancias de ese niño o niña.

3. Expectativas negativas

Un tercer argumento de las personas que están en contra del uso de “etiquetas diagnósticas” es que su empleo crea expectativas negativas y cierra posibilidades. Si decimos que un niño o niña padece dislexia, por ejemplo, parece que se crea una expectativa negativa, como lo condicionara a no ser capaz, a tener unas dificultades insalvables…

De alguna forma, las etiquetas favorecen ese fenómeno conocido en psicología y educación que se llama “la profecía autocumplida“.

4. Miedo a equivocarse

En muchas ocasiones he oído a profesionales que el argumento es simplemente el miedo a equivocarse: “yo no me pillo los dedos“, que decimos en España. Suspendo el juicio diagnóstico… y así no me equivoco.

5. No existen tales diagnósticos

Por último, otros profesionales simplemente niegan la existencia de tales trastornos: no existe el autismo, el TDAH, el retraso mental… simplemente hay diferentes casos y niños y personas con determinados perfiles de puntos fuertes y débiles.

En resumen, los argumentos en contra del uso de etiquetas diagnósticas son:

  1. Estigmatizan
  2. Se centran en el problema
  3. Crean expectativas negativas
  4. Miedo a equivocarse
  5. No existen tales diagnósticos

A FAVOR DE LAS DENOMINACIONES DIAGNÓSTICAS

Los que están a favor del uso de denominaciones diagnósticas, término menos peyorativo que “etiquetas”, argumentan lo siguiente:

1. Poner un nombre

En el caso que nos ocupa, son muchas las familias que buscaban y necesitaban un nombre con el que denominar lo que a su hijo o hija le ocurre. A muchos nos ha pasado incluso cuando hemos tenido un malestar o una enfermedad y un doctor le ha puesto nombre: lo que me ocurre existe, se conoce y otros lo padecen, luego tendrá algún tratamiento.

Capacidad intelectual límite, trastorno negativista, mutismo selectivo, es la forma de denominar un patrón de dificultades que comparten una serie de características y que padecen otras personas.

2. Una denominación para podernos entender

El uso de la “etiqueta” diagnóstica es la forma resumida de poder entendernos profesionales o familias cuando hablamos de un cuadro de dificultades similar.

Todos los profesionales sabemos que no existen dos niños iguales, igual que no existen dos niños que padecen Síndrome de Down iguales o dos alumnos con déficit de atención idénticos.

Pero cuando establecemos una denominación diagnóstica, podemos decir, de forma escueta y resumida de qué estamos hablando. Esto nos permite buscar información de manera eficaz sobre las características, intervenciones más adecuadas… hasta buscar asociaciones de afectados.

Sin una denominación este “sentido de pertenencia”, no sería posible.

3. Acceso a los recursos y apoyos

Todos sabemos que  en nuestro país, el acceso a recursos y apoyos especializados está asociado a las denominaciones diagnósticas.

Del debate sobre las necesidades especiales hablaré otro día, pero los que nos movemos en la escuela sabemos que un niño o niña dispone de recursos humanos como puede ser un especialista de Pedagogía Terapéutica,  de Audición y Lenguaje y otra serie de medidas, si va avalado por una etiqueta diagnóstica. Puede tener todas las dificultades y necesidades, pero si no hay etiqueta (retraso mental, trastorno generalizado del desarrollo, discapacidad auditiva...) no hay recursos, ni ayudas, ni apoyos. Fuera del contexto escolar ocurre otro tanto de lo mismo.

Por tanto, los argumentos a favor del uso de las denominaciones son:

  1. Es una forma de poner nombre a unas dificultades
  2. Para que profesionales y familias puedan entenderse
  3. Condición para acceder a recursos especializados

MI POSICIÓN

Trabajo como orientador en un colegio público de Infantil y Primaria y voy a posicionarme respecto al debate. Estoy a favor del uso de las denominaciones diagnósticas cuando cumplen una serie de condiciones:

1. Prudentes con los “efectos secundarios

Su uso está condicionado a ser extremadamente prudente con los “efectos secundarios” que se han señalado como argumentos en contra, especialmente la estigmatización, las expectativas negativas y el reduccionismo al problema.

Esto se consigue haciendo un uso adecuado de las denominaciones y no perdiendo de vista lo que son.

2. Argumentar los criterios diagnósticos

Las denominaciones diagnósticas se establecen cuando se pueden demostrar que cumplen los criterios diagnósticos. Tan irresponsable es no usarlas por “no pillarse los dedos“, como usarlas a la ligera sin haber investigado lo suficiente.

3. Poner un nombre para entendernos

Las “etiquetas” Son un aspecto más del diagnóstico, en el sentido de que se usa como una forma resumida de nombrar lo que ocurre para poder entendernos y acceder a ciertos recursos.

4. Perfil de puntos fuertes y débiles

Un diagnóstico es mucho más que establecer una denominación. Debe completarse siempre con un perfil de puntos fuertes y débiles del niño  y sobre todo, señalando los aspectos que hay que mejorar.

Pero el debate está abierto. ¿Qué opinas sobre el uso de las etiquetas diagnósticas, estás a favor o en contra?

Jesús Jarque GarcíaAutor: Jesús Jarque García Pedagogo, Máster en Psicología y Gestión familiar, miembro de la Sociedad Española de Pedagogía. Máster en Coaching Pedagógico y Educacional. Orientador en Educación Infantil y Primaria. Autor de numerosos libros relacionados con las pautas educativas, la pedagogía y dificultades de aprendizaje.Ponente en cursos y charlas a profesores y familias


Tabla de puntos para mejorar la conducta

9 marzo, 2014

Rocío Ramos popularizó el uso de las tablas de puntos en su programa Super Nanny. Desde entonces, sois muchas las familias que empleáis esta estrategia para mejorar el comportamiento de los más peques de la casa, con mejor o peor éxito. También se suelen emplear en el colegio. 

Sin embargo, muchas familias y educadores comentan que el método no les funciona. Y es que la técnica de la “tabla de puntos” debe cumplir unas normas sencillas… pero estrictas para que de verdad ayude a modificar la conducta. 

En esta entrada os dejo un material sencillo para que lo descarguen gratuitamente, con las instrucciones de uso y lo puedan usar adecuadamente. 

EN QUÉ CONSISTE

La tabla de puntos es una herramienta de modificación de conducta que se basa en lo que técnicamente se llama “economía de fichas“.

Consiste en seleccionar unas conductas que se van a reforzar positivamente cuando aparezcan asignándole un punto, una pegatina o una “carita alegre“.

Cuando las conductas seleccionadas son reforzadas de forma adecuada, aumenta la probabilidad de que vuelvan a aparecer en situaciones similares.

ERRORES FRECUENTES

A pesar de ser muy fáciles de usar, sin embargo se cae con frecuencia en una serie de errores que disminuyen su eficacia. Estos son los habituales.

1. Conductas genéricas y poco objetivas

Las conductas seleccionadas no son objetivas ni concretas. Con mucha frecuencia se seleccionan en casa o en el colegio comportamientos tales como: “portarse bien“, “ser bueno“… Eso no se concreta en nada y es muy subjetivo. Al final el niño no sabe exactamente cómo tiene que comportarse. En otros casos se seleccionan conductas inabordables para algunos niños: “comer sentado“, “estar callado“…

2. Se valora un periodo muy largo de tiempo

He visto algunos programas que puntuaban el comportamiento de “portarse bien” durante toda una mañana. Un niño pequeño en cinco horas puede portarse bien, mal, muy mal y muy bien. Al final el reforzador se concede por un juicio muy subjetivo y relativo.

3. Se demora el reforzamiento

En otros casos, el reforzamiento, la carita alegre, la pegatina o el punto, se concede muy tiempo después de aparecer la conducta: horas después, días… o se deja de conceder por olvido o desinterés.

4. Otros errores

En otros casos se cometen errores como complicar demasiado el sistema, concediendo cantidades de puntos difíciles de manejar. En otros, las conductas son demasiado pasivas y están formuladas en negativo: no gritar, no saltar, no pegar, no, no… También suele ocurrir que se penaliza de una forma más o menos arbitraria quitando puntos, concediendo puntos que no se tenían que haber concedido, se olvida dar los puntos…

CONDUCTAS

Las conductas deben estar formuladas en positivo y deben ser abordables por los niños. En algunos casos se refuerza parte de la conducta ideal que se quiere conseguir, como una forma de aproximación sucesiva. Estos son algunos ejemplos:

  • Recoger los juguetes
  • Lavarse las manos antes de comer
  • Ayudar a poner la mesa
  • Limpiarse los dientes
  • Pedir las cosas por favor
  • Traer los deberes apuntados del colegio
  • Traer las gafas del colegio
  • Acudir antes de la tercera llamada de atención
  • Estar en el baño a las 8,15 de la mañana
  • Dejar a mamá que se pare a hablar por la calle…
  • Hacer 5 ejercicios de los deberes solo
  • Levantarse de la mesa solo entre plato y plato, etc.

EL MATERIAL

El material que se pueden descargar consiste en una primera página donde aparecen las instrucciones básicas para usar las tablas de puntos correctamente y una segunda hoja donde podéis descargaros una plantilla para usarla directamente en casa.

Las tablas de puntos se pueden emplear con niños y niñas desde los 3 a los 8 años aproximadamente, aunque la edad es algo relativo.

En Familia y Cole podrán encontrar otros materiales y orientaciones sobre la conducta. Espero que este tenga tan buena acogida como los anteriores y les pueda ayudar en su labor educativa. 

Para descargar el material, ingrese aquí.

Jesús Jarque GarcíaAutor: Jesús Jarque García Pedagogo, Máster en Psicología y Gestión familiar, miembro de la Sociedad Española de Pedagogía. Máster en Coaching Pedagógico y Educacional. Orientador en Educación Infantil y Primaria. Autor de numerosos libros relacionados con las pautas educativas, la pedagogía y dificultades de aprendizaje.


Síndrome Asperger: guía práctica para el ámbito educativo

2 marzo, 2014

La Asociación Sevillana Síndrome de Asperger, acaba de publicar recientemente, con la colaboración de la Diputación Provincial de Sevilla, una guía titulada Síndrome de Asperger. Guía práctica para la intervención en el ámbito escolar.

Se trata de una publicación que pretende ser un documento práctico para la intervención tanto en Educación Infantil, como Educación Primaria, como en Educación Secundaria.

QUÉ VAMOS A ENCONTRAR

En ella vamos a poder encontrar contenidos tan interesantes como:

Signos de sospecha

Los signos que pueden hacer sospechar a los maestros de Educación Infantil, de Primaria y de Secundaria.

Pautas concretas para problemas concretos

Se tratan de una manera exhaustiva una casuística de problemas que suelen suceder en la escuela y en el instituto:

  • Realización de exámenes,
  • Anotar deberes en la agenda,
  • Los problemas de atención,
  • Los trabajos en grupo,
  • El lenguaje,
  • La relación con los compañeros,
  • El ajuste emocional,
  • El acoso escolar
  • Las estereotipias.
  • Muchos más…

Cada uno se acompaña de una explicación desde el SA y una amplia lista de actuaciones y estrategias que se pueden llevar a cabo.

Evaluación psicopedagógica

Para los orientadores hay un apartado dedicado a la Evaluación Psicopedagógica: cómo llevarla a cabo, necesidades especiales y medidas para afrontarlas.

Anexos

Por último, hay una serie de anexos muy prácticos como los problemas que suelen presentar por asignaturas o diferentes escalas para ayudar a la valoración.

La guía termina con una serie de peticiones que nos hacen las personas que presentan SA. Me quedo con una de ellas:

“Mi vida como Asperger puede ser tan satisfactoria como la tuya “normal”. En esas vidas, podemos llegar a encontrarnos y a compartir muchas experiencias”. 

MI FELICITACIÓN

Quiero felicitar a la Asociación Asperger de Sevilla por el trabajo que han hecho: han puesto calidad en el contenido y en la forma con una presentación muy atractiva. Vale la pena el trabajo realizado y les recomiendo que la tengan muy a mano.

Pero sobre todo se ve que han puesto corazón. Es un honor para mí contribuir a la difusión de este regalo que nos han hecho.

Para descargar la guía: ingresar aquí.

Jesús Jarque GarcíaAutor: Jesús Jarque García Pedagogo, Máster en Psicología y Gestión familiar, miembro de la Sociedad Española de Pedagogía. Máster en Coaching Pedagógico y Educacional. Orientador en Educación Infantil y Primaria. Autor de numerosos libros relacionados con las pautas educativas, la pedagogía y dificultades de aprendizaje.


TDAH: pautas para casa y para el cole

23 febrero, 2014

Tanto las familias con niños y niñas que padecen el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) como los profesores que tienen en sus aulas alumnado con estas características, lo que finalmente buscan y demandan son pautas concretas para mejorar la conducta y aprendizaje de estos niños, en definitiva, buscan estrategias prácticas para darles una respuesta adecuada a sus necesidades.

Con este enfoque el próximo jueves 6 de marzo, impartiré una conferencia en el salón de actos del Campus Universitario de Guadalajara (España) que llevará por título “TDAH: pautas para casa y para el cole“. En esta entrada les informo de los detalles de la misma.

ORGANIZADORES

La conferencia la organiza la Asociación TDA_H de Guadalajara, cuenta con la colaboración de la Fundación Siglo Futuro y está patrocinada por la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales de Castilla-La Mancha.

PROFESIONAL DE LA ESCUELA

Quiero felicitar a la Asociación de Guadalajara por el empeño en ofrecer actividades formativas y de difusión del TDAH. Y especialmente les quiero felicitar por el acierto, desde mi punto de vista, de contar con profesionales de la Escuela.

No suele ser frecuente encontrar en jornadas y conferencias sobre el TDAH a profesionales de la Escuela: suelen predominar del ámbito sanitario (neurólogos, neuropediatras, psiquiatras…) del ámbito clínico (psicólogos) o del ámbito educativo pero muy alejado de lo que es la realidad escolar: universidad, administración educativa.

En este caso la Asociación TDA_H Guadalajara ha querido romper ese hábito y ha querido contar con alguien de la escuela, porque es en ella donde se detecta y se interviene, junto con las familias, con más frecuencia. 

TODOS INVITADOS

A la conferencia están invitados todos los que quieran asistir, ya que la entrada será libre hasta completar el aforo. Pero está especialmente destinada a los miembros de la Asociación TDA_H, a los docentes y orientadores, principalmente de Infantil y Primaria, familias con personas con TDAH, estudiantes universitarios, profesionales del ámbito clínico y sanitario y a todos los interesados en el tema de la conferencia.

CONTENIDO

La Conferencia la he preparado con el enfoque práctico que procuro dar a la mayoría de mis intervenciones. Pretendo ofrecer pautas que sin ser ni novedosas, ni especialmente innovadoras, sí están al alcance de todas las familias y profesores.

Constará de una breve introducción sobre el tema y a continuación pasaré a exponer con la mayor claridad posible las pautas que pueden llevarse en casa y en clase. Estrategias que van en la línea de cómo organizar los cuadernos, dónde ubicar a los alumnos, cómo evaluarlos de manera más eficaz o cómo gestionar la conducta en clase, entre otras. Por otro lado, a la familia se le ofrecerán pautas destinada a afrontar los deberes, el tiempo libre o la gestión de los problemas habituales de conducta.

HORA Y LUGAR

La conferencia será el jueves 6 de marzo de 17,30 a 19,00 horas. Posteriormente habrá un tiempo de coloquio con los asistentes que quieran quedarse.

Será en el salón de Actos del Campus Universitario de Guadalajara, en la Calle Cifuentes nº 28.

Guadalajara es una ciudad muy bien comunicada con Madrid y otras poblaciones importantes. Por ello, les animo a asistir a los que vivan en esos lugares y estén interesados.

AGRADECIMIENTO

El año pasado por estas mismas fechas, tuve ocasión de impartir otra conferencia en esta ciudad invitado por la Asociación TDA_H de Guadalajara. Les agradezco que hayan querido contar otro año más conmigo.

EN OTROS LUGARES

Estaría encantado igualmente de poder compartir en otros lugares de España las pautas y orientaciones que facilitaré desde la experiencia escolar.

PETICIÓN FINAL

Les animo a difundir la noticia. Espero que el esfuerzo de todos por  por organizarla y por asistir valga la pena y ayude a mejorar la calidad de vida de los niños que padecen TDAH y sus familias.

¡Nos vemos en Guadalajara!

Para descargar el cartel: ingresa aquí.

Jesús Jarque GarcíaAutor: Jesús Jarque García Pedagogo, Máster en Psicología y Gestión familiar, miembro de la Sociedad Española de Pedagogía. Máster en Coaching Pedagógico y Educacional. Orientador en Educación Infantil y Primaria.

Enseñar expresión escrita

19 febrero, 2014

Imagen tomada de Photl.com

Muchos de los que trabajamos en el campo educativo, como es mi caso, nos quejamos del bajo nivel que tienen nuestros alumnos de expresión escrita. Pero si miramos más allá de la Enseñanza Primaria, y alzamos la vista a la Educación Secundaria, al Bachillerato, a la Universidad, a los titulados y profesionales, el nivel no es precisamente para estar orgullosos. 

En esta entrada quiero compartir una serie de pautas, actividades y reflexiones sobre la enseñanza de la expresión escrita, en Educación Primaria. 

1. ESCRIBIR ES DIFÍCIL

Aprender a expresarse por escrito es una tarea difícil y complicada para los niños. Requiere, desde el punto de vista cognitivo, muchas operaciones mentales que todavía no están del todo maduras: planificación, anticipación, razonamiento lógico, memoria de trabajo…

Desde el punto de vista lingüístico también es una tarea compleja, porque exige realizar diferentes construcciones, manejar el vocabulario, los tiempos verbales… Con ello quiero decir, que no se extrañen de que les cueste, que no sepan y les resulte difícil redactar y escribir: es que lo es.

2. ENSEÑAR A ESCRIBIR ES DIFÍCIL

Si aprender a expresarse por escrito es complicado, enseñar expresión escrita también lo es. Es una didáctica poco elaborada, complicada de sistematizar y de secuenciar. Escribir no es algo mecánico que se pueda enseñar mediante unos pasos o un protocolo… al final, escribir no deja de ser un arte, y para el arte hay pocas reglas.

Por eso, si no se posee mucha experiencia en la enseñanza, resulta complicado hacerlo con eficacia.

3. VALE LA PENA INTENTARLO

Aunque enseñar expresión escrita es difícil y aprenderla también… sin embargo, vale la pena invertir el tiempo y el esfuerzo: es mucho mejor que hacerlo en otros contenidos que son secundarios en Educación Primaria, como conocer los diferentes sintagmas, los tipos de palabras, los análisis sintácticos o los demás contenidos de gramática. Enseñar a escribir es una manera de contribuir de forma funcional al desarrollo de la competencia lingüística. Creo que nuestro alumnos, primero tendrían que aprender a manejar la escritura… y después reflexionar sobre ella.

Por tanto, si se valora la necesidad de enseñar a escribir, hay que concederle ese privilegio y prioridad frente a otros aprendizajes. Y dejar de lado esos otros aprendizajes, no es un problema: es peor dejar de lado no enseñar a escribir.

4. EL CONTENIDO

Es importante tener presente que se pretende potenciar la expresión escrita, por tanto, otros aspectos deben ocupar un lugar secundario en esta actividad: la caligrafía, la ortografía, los dibujos…  hay que darle la máxima prioridad al contenido.

A ver si va a ocurrir que la expresión escrita de un niño o niña va a quedar relegada, simplemente porque no sabe dibujar y no puede “ilustrar” sus producciones. O que al final, lo que valoremos de los escritos de los niños sean la forma… y no el contenido.

5. RESPETAR EL RITMO Y CAPACIDAD 

También es importante respetar el ritmo y capacidad de cada niño o niña: los habrá más creativos y otros con menos creatividad. Más y menos extensos. Por ello, las instrucciones deberían ser muy abiertas, sin delimitar demasiado las condiciones. Hay también que evitar “teledirigir” hacia un tipo de escritura, favoreciendo siempre la creatividad e imaginación. No se extrañen de que, al no disponer de unas pautas muy marcadas, se sientan perdidos y no sepan qué hacer… posiblemente no están habituados a “tanta libertad”.

Es lo bueno de esta actividad: que se ajusta al ritmo y capacidad de cada uno.

6. APRENDER ESTRUCTURAS

Se puede comenzar ofreciendo algunas estructuras básicas de escritura. Por ejemplo, en un cuento o relato narrativo una estructura tan sencilla como “lo que ocurre al principio”; “lo que ocurre después”; “lo que ocurre al final”. 

Pero todavía mejor es crear esas estructuras a partir de las producciones de los niños. Por ejemplo, si escriben un cuento, mostrar en la pizarra la estructura que han llevado diferentes niños.

7. ABORDAR POCO A POCO ALGUNOS ASPECTOS

Se pueden ir abordando poco a poco algunos aspectos. Por ejemplo:

  • Respetar la coordinación género y número;
  • Evitar la repetición de determinadas palabras;
  • Utilizar diferentes palabras enlace (entonces, después, seguidamente, a continuación…)
  • Emplear diferentes estructuras, en textos narrativos. Por ejemplo comenzar por el final de la historia…
  • Mejorar la ortografía de las palabras.
  • Mejorar el uso de los signos de puntuación.

8. ALGUNAS ACTIVIDADES

Abordar la expresión escrita con textos quizás se puede abordar solo a partir de 3º de Primaria como muy pronto. Antes, es conveniente que practique el hecho de escribir oraciones de cuatro, cinco o más palabras. Es una actividad que se puede ir complicando escribiendo oraciones a partir de una o dos palabras de referencia, escribirla en forma afirmativa, negativa, en pasado, en futuro…

Aunque en otra entrada trataré de ofrecer algunas actividades más concretas de expresión escrita,  ahora les ofrezco algunos de los temas que les gustan escribir a los niños de 3º y 4º de Primaria en adelante. 

  • Que pasaría si fueras un delfín;
  • Cómo sería tu vida si hubieras nacido en la época de los dinosaurios;
  • Cómo sería tu vida si hubieras nacido niño o niña…
  • Describe tu mascota,
  • Imagina cómo te ves dentro de veinte años.
  • Describe a tu abuelo.
  • Describe un día cualquiera de tu vida.
  • Resume para mañana el capítulo que veas hoy de tu serie favorita de dibujos animados.
  • Facilitarle el comienzo de una historia… y que la continúe.
  • Facilitarle el final de una historia y que cuente lo anterior.
  • Contar una historia en la que aparezcan como mínimo unos personajes establecidos: por ejemplo, un policía, una maestra, un cocinero.
  • Contar una historia a partir de unos dibujos.
  • Contar alguno de los cuentos de siempre (Caperucita, Los tres cerditos, el flautista de Hamelin…) de manera diferente

9. LEER SUS PROPIAS PRODUCCIONES

Lo ideal es que los demás puedan leer las propias producciones. Sería una idea estupenda crear un Blog donde colgar todas las redacciones y producciones de los alumnos, para que puedan ser leídas por otros. Representar o dramatizar algunos de las producciones. Algunas de las maestras del colegio en el que trabajo, disponen de un cuaderno donde se escriben las producciones que los alumnos van seleccionando como mejores.

10.  A ESCRIBIR SE APRENDE…

Como casi todas las cosas, a escribir se aprende… escribiendo, así que mucho ánimo desde ahora mismo y a practicar.

***

Espero que esta reflexión, estas pautas y actividades les puedan ayudar en su labor educativa. Estaría encantado de que me contaran sus iniciativas, actividades y experiencias para enseñar a escribir.

www.jesusjarque.com


El B2… de español

16 febrero, 2014

Español B2

¿Quién no ha escuchado decir “sin inglés no tienes nada que hacer; ya para todo piden el B2 de inglés“? El dominio de la lengua inglesa ha pasado de ser algo más o menos minoritario, a ser una exigencia y obligatoriedad que todos estamos asumiendo “sin rechistar” y que cada vez se extiende a más ámbitos.

Hay que conseguir el nivel B2

La competencia en la lengua inglesa, como hablé en una entrada sobre  “las enseñanzas de mi albañil“, se podría basar en la evidencia; en una entrevista de trabajo, por ejemplo se demuestra si realmente se sabe inglés. Pero en España somos mucho de tener “un papel con un sello, y actualmente se exige mayoritariamente disponer del famoso nivel B2 de Inglés. El rumor es la antesala de la noticia, decía José María García, así que el que no tenga ese “salvoconducto“… se quedará “fuera de las murallas”.

Fiebre por el inglés

Pero no voy a hablar hoy de esa fiebre por el inglés que nos ha entrado y que nos están exigiendo. Como cada vez tenemos menos sentido crítico, no voy tampoco comentar si no estaremos sobrevalorando el hecho de conocer esa lengua, tampoco voy a hablar en esta entrada de eso que  con toda la osadía se le llama enseñanza bilingüe, o cómo a cualquier centro se le planta el título de “colegio bilingüe“.

Sobre el español o castellano

Hoy voy a hablar del español, o del castellano, como cada uno prefiera llamarlo que las dos opciones son válidas.

¿Qué pasaría si los niños y niña de Educación Primaria de habla hispana, por supuesto, tuvieran que realizar una prueba para alcanzar el B2 de español? ¿Superarían esa prueba?

¿Y qué pasaría si esa prueba la tuvieran que pasar los alumnos que ya han obtenido el Graduado en Secundaria?

¿Y si tuvieran que examinarse los estudiantes universitarios del B2 de español o castellano en la mitad de sus estudios? ¿Y si lo hicieran al obtener el Grado o la licenciatura? ¿Conseguirían ese nivel de castellano?

¿Y si examinaran del B2 de español a los que acaban de obtener el doctorado? ¿O a los que trabajamos en la enseñanza (me incluyo)? ¿A nuestros profesores de universidad? ¿Nos concederían ese certificado?

¿Y si el examen del B2 de español se le aplicara a los profesionales de nuestro país que tienen titulación superior? ¿Conseguirían el APTO?

¿Y si examináramos del B2 de español a los que ya tienen el B2 de inglés?

¿Y si ya puestos, examináramos a nuestros políticos para ver si tienen el nivel de competencia B2 en español o en castellano? ¿Qué pasaría?

Capacidad del B2 de español

Según el Instituto Cervantes, para el nivel B2 de español acredita la capacidad del usuario de la lengua para:

  • Relacionarse con hablantes nativos con un grado suficiente de fluidez y naturalidad, de modo que la comunicación se realice sin esfuerzo por parte de los interlocutores.
  • Producir textos claros y detallados sobre temas diversos, así como defender un punto de vista sobre temas generales, indicando los pros y los contras de las distintas opciones.
  • Entender las ideas principales de textos complejos que traten temas tanto concretos como abstractos, incluso si son de carácter técnico, siempre que estén dentro de su campo de especialización.

En todo caso, podéis obtener más información sobre lo que se exige en examen de español, ingresando aquí.

No seré yo quien discuta la importancia de dominar el inglés. Tampoco perdamos de vista que el español es la segunda lengua más hablada en el planeta, después del Chino. Que cada uno saque sus conclusiones.

www.jesusjarque.com


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 7.883 seguidores